Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Historia ganadora en la categoría de experiencias de organizaciones

La FAO anunció a las ganadoras de su concurso regional de relatos y experiencias de mujeres rurales y sus organizaciones. La historia ganadora en la categoría de experiencias de organizaciones cuenta cómo la Asociación de Productores las Palmeras (Asolpas) ha contribuido a recuperar la paz en Colombia.

  • Login to see the comments

  • Be the first to like this

Historia ganadora en la categoría de experiencias de organizaciones

  1. 1. Nuestra Asociación de Productores las Palmeras (Asolpas), fue fundada en el año 1993 con 25 socios, siendo en su mayoría mujeres (17 mujeres y 8 hombres), organizada con el propósito de generar oportunidades a partir de proyectos productivos enfocados en el trabajo de la tierra. Desde nuestros inicios, los objetivos han sido los siguientes: • Mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes de la comunidad • La defensa de nuestro territorio • La defensa del medio ambiente • La defensa y desarrollo de nuestra cultura Al iniciar Asolpas nos encontramos con la apatía y en algunos casos resistencia de integrantes de la comunidad ante nuestro trabajo, principalmente porque en alguna medida nos salíamos de sus esquemas. Nuestra actividad como grupo cuestionó en la práctica el papel pasivo y subordinado de las mujeres en la comunidad y también en la propia familia. Fuimos tratadas como personas sin oficio, se nos acusaba de descuidar nuestros hogares y de estar perdiendo el tiempo, hasta el punto de ser apodadas “Las Hermanas Belemitas”, comparándonos con monjitas de la caridad porque nos preocupaba la situación de la comunidad. Cuando no era este reproche, debíamos escuchar de parte de nuestro hijos y también hijas frases como “Mamá, si a vos te pagaran por todas las reuniones a las que vas, seríamos ricos”. No nacimos como un grupo de mujeres, pero el hecho de podernos juntar, salir de la casa, participar en eventos de capacitación y tener intercambio con otros grupos, nos abrió un mundo que hasta ahora había sido desconocido para nosotras: Éramos seres pensantes, teníamos derechos y la obligación de defenderlos. Esta perspectiva se fue abriendo paso en la dinámica de la organización y fue compartida con nuestros compañeros hombres, que al trabajar hombro a hombro con nosotras por lograr el objetivo de mejorar los ingresos y la calidad de vida de nuestras familias, aprendieron rápidamente a valorarnos como personas iguales a ellos. La organización se convirtió en un espacio gratificante y productivo. La energía positiva que nos deparaban los pequeños logros y los aprendizajes profundos que hicimos y seguimos haciendo nos sirvió para enfrentar con éxito las múltiples dificultades y desafíos que hemos tenido todos estos años. Nuestra comunidad de apenas 270 familias ha sido víctima de la ocupación militar de guerrillas y paramilitares, hemos tenido que soportar una migración irregular de casi 3000 personas, mineros que desviaron y contaminaron el Rio Quinamayó, prostituyeron las niñas y difundieron malos hábitos y la cultura del dinero fácil en nuestros jóvenes, además de hacer colapsar todos los servicios comunitarios. Graciasanuestraorganizaciónfuimoscapacesdeexpulsar con acciones de resistencia pacífica, las retroexcavadoras quepretendieronmuchasvecesenhorasdelamadrugada entrar a nuestra vereda y nosotras simplemente con nuestra presencia masiva y decidida en las vías de acceso, logramos hacerlos retroceder. Al igual que algunos de nuestros compañeros, fuimos amenazadas a tal punto que a varias personas de nuestra organización el estado se vio obligado a ponerles guardaespaldas y sistemas de protección. Paralelamente persistimos en nuestros esfuerzos por sacar adelante una serie de iniciativas productivas en las cuales nos habíamos comprometido desde un inicio y a fortalecer y desarrollar nuestras tradiciones culturales y artísticas. Al escribir este recuento rápido percibimos con claridad que este proceso de organización no solamente ha valido la pena por los logros obtenidos y las perspectivas que tenemos por delante, sobre todo nos permitió valorarnos a nosotras mismas como campesinas, como mujeres, como mujeres negras. Historias de #MujeresRurales en América Latina y el Caribe Concurso regional de relatos y experiencias de mujeres rurales y sus organizaciones. mujeres con derechos CATEGORÍA relatos de vida La lucha de la Asociación de Productores las Palmeras colombia historia ganadora
  2. 2. Nuestros logros En lo productivo y empresarial: • Después de tres años de creada Asolpas logramos construir y poner en funcionamiento un trapiche comunitario (empresa transformadora de caña panelera a panela) donde los socios aportamos mano de obra y materiales para lo que hoy es la trapiche comunitario La Palmereña, donde actualmente tenemos la capacidad de producir 28 toneladas de panela al mes. • Tanto el cultivo como la transformación y la comercialización de la panela es de nuestra propiedad. El trapiche genera 11 empleos directos y beneficia a 220 familias productoras. • Exportamos panela granulada orgánica al mercado justo europeo y nuestra marca “La Palmereña”, está posicionada en las principales cadenas de supermercados. En lo étnico-cultural: • Participamos e impulsamos la conformación de consejos comunitarios en el norte del Cauca. • Nuestro grupo cultural “Violines Caucanos” que surgió de nuestra organización obtuvo por 3 veces consecutivas primer puesto y fue declarado fuera de concurso en el prestigioso festival “Petronio Álvarez”. En lo ambiental: • Hemos logrado detener en parte el avance de la minería ilegal, obtener un consenso mayoritario en contra de estas prácticas y protegimos la quebrada Agua Limpia, nuestra principal fuente de agua. Nuestros desafíos • Neutralizar posibles brotes de violencia, que se pueden generar por la presencia de organizaciones armadas en el territorio que en el inmediato pasado controlaron las FARC-EP. • Detener el nuevo avance de la extracción ilegal de oro, detrás de la cual también están los grupos al margen de la ley. • Desarrollar estrategias de adaptación al cambio climático. • Ampliar y profundizar el proceso de diversificación en las fincas campesinas, mejorando la productividad y la rentabilidad de los diferentes renglones productivos tanto agrícolas como pecuarios. • Ampliar y consolidar nuestra presencia y participación en nuestra organización regional ARDECAN y en los espacios gubernamentales tales como el CMDR (Comité Municipal de Desarrollo Rural) y en las instancias previstas en los planes de desarrollo con enfoque territorial (PDET). mujeres con derechos

×