Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
EDUCAR
PARA PROTEGER
GUÍA DE FORMACIÓN TIC
para PADRES Y MADRES DE MENORES DE 3 a 11 AÑOS
* NOTA IMPORTANTE SOBRE GÉNERO:
“Esta guía ha sido redactada tratando de respetar la igualdad de género en el uso del leng...
Índice
3
3
1
2
4
5
6
HUÉRFANOS DIGITALES
Educación en valores ..........................................................11
La int...
HUÉRFANOS DIGITALES
5
Una escena corriente: en un extremo del salón, la abuela se asoma por una
ventana que da a una calle, o quizá a un jardí...
6
ya que, sobre la capa analógica que nosotros hemos conocido y con la que
hemos aprendido a relacionarnos, se ha superpue...
7
1- Huérfanos digitales
• Estilo autoritario: padres que ejercen mucho control pero muestran
poco afecto. La comunicación...
8
su entorno. El ejemplo lo tenemos en el niño al que le dan siempre lo
que quiere sin esfuerzo por su parte, ya sea al pe...
9
1- Huérfanos digitales
Cuando imponemos valores, nuestros hijos aprenden lo que es correcto e in-
correcto por mandato d...
10
Estos valores tienen una enorme trascendencia en nuestras vidas, porque influ-
yen en todas las decisiones que tomamos....
11
1- Huérfanos digitales
Aunque cada persona tiene su propia lista de valores, el entorno sociocultural
en el que nos cri...
12
Gran parte de los esfuerzos de los padres a la hora de educar a sus hijos no
tienen que ver tanto con las destrezas esc...
13
1- Huérfanos digitales
A través de ellas sus relaciones interpersonales se multiplicarán y deberán saber
discriminar aq...
LOS PADRES ANALÓGICOS
15
No te preocupes, no necesitas conocer perfectamente las TIC para educar a
tu hijo en un uso responsable de las mismas. ...
16
Estás viendo una parte del pastel, pero no el pastel entero. Es cierto que los
ordenadores y las TIC en general (móvile...
17
2- Los padres analógicos
Ahora imagina que en lugar de una bicicleta hablamos de un Fórmula Uno. ¿A
qué velocidad y a c...
18
Y no te falta razón. En algunos casos, el uso irresponsable de las TIC puede
llevar a nuestros hijos a situaciones muy ...
19
2- Los padres analógicos
prohibiciones suelen aumentar el deseo de aquello que se prohíbe y ade-
más pueden reaccionar ...
20
Los contenidos a los que tus hijos accedan por medio de las TIC depen-
derán de lo responsables que sean al usarlas, ex...
21
2- Los padres analógicos
En ambos contextos juegan, se relacionan con otras personas, se aprenden
habilidades y destrez...
LOS HIJOS DIGITALES
23
De 2 a 4 años
Los niños empiezan a tener claro lo que quieren, pero no conocen las formas
adecuadas para conseguirlo. E...
24
De 5 a 7 años
El apoyo por parte de los padres es fundamental, ya que su autoestima crece
cuando los padres le reconoce...
25
3- Los hijos digitales
hipótesis y no en hechos concretos. Los juegos se vuelven más competitivos
al tiempo que ganan m...
26
En la relación con las TIC, al igual que en otros tantos ámbitos de la vida,
ocurre de la misma forma. Sin darnos cuent...
27
3- Los hijos digitales
Si se consigue separar los ojos con los que miramos a nuestros hijos de su sexo
podremos dejar d...
28
•	 Futuro desarrollo profesional
	 Las TIC están muy arraigadas en el ámbito laboral por todos los bene-
ficios que sup...
29
3- Los hijos digitales
•	 Antes nos comunicábamos quedando o hablando por un teléfono
fijo; ahora utilizan el teléfono ...
30
Las TIC imponen también un ritmo de consumo sin precedentes: estamos en la
cultura de lo instantáneo. Obtenemos lo que ...
31
3- Los hijos digitales
	 Se lo cuestiona todo: tiene medios para buscar respuestas por sí mis-
mo y valorar si son adec...
32
•	 Teléfono móvil
	 Los teléfonos móviles más utilizados hoy día, los llamados smartpho-
nes, están muy lejos de esos a...
33
3- Los hijos digitales
•	 Tablet
	 Las tabletas tienen las mismas características que un smartphone,
pero no realizan l...
34
____________________
Las TIC son necesarias para el esparcimiento y la socialización de las gene-
raciones actuales de ...
35
3- Los hijos digitales
En el dormitorio
No es conveniente que, de entrada, los niños pequeños tengan un acceso au-
tóno...
36
actividad social. Esto muchas veces es un hábito tolerado, permitido e incluso
fomentado por los propios padres, quiene...
37
3- Los hijos digitales
Una de las primeras cosas en las que debemos educar a nuestros hijos es en
una correcta gestión ...
38
No podemos quedarnos indiferentes ante una actitud así viniendo de una
persona que es social y personalmente inmadura, ...
39
3- Los hijos digitales
E igualmente hay que educarles en responder a las necesidades personales y
no a las necesidades ...
40
Aunque esta guía está destinada a padres de menores de 11 años, hay que
tener en cuenta que el desarrollo social de los...
41
3- Los hijos digitales
¿Qué tecnologías tiene a su alcance? ¿Cuáles de ellas son de su propiedad?
Tampoco deben introdu...
42
ortografía, expresión pobre…) ¿Tiene juegos? ¿Cuánto tiempo pasa jugando
con el móvil? ¿Hace fotografías o grabaciones ...
43
3- Los hijos digitales
forma activa frente al spam, la publicidad, y en general, cualquier mensaje
no deseado? ¿Utiliza...
LOS JUGUETES DIGITALES
45
El teléfono ha de ser más sencillo y simple cuanto más pequeño es el niño. La
primera razón es para que tengan clara su...
46
teléfono sin bloquear a un bolsillo o a la mochila y este empiece, por error, a
hacernos una llamada.
Esto nos puede pr...
47
4- Los juguetes digitales
Debemos crear un clima de confianza con nuestros hijos que les permita mos-
trarnos sin dudar...
48
Existen muchos juegos y otros programas que incluyen en su estructura las com-
pras integradas, que suponen hacer una c...
49
4- Los juguetes digitales
En los últimos años han venido proliferando unos dispositivos muy parecidos a
los smartphones...
50
Los videojuegos y el cine
No todos los videojuegos son iguales, como las películas, por eso hay que pen-
sar en cada ju...
51
4- Los juguetes digitales
El código PEGI (Pan European Game Information)
Todos los videojuegos informan de la edad reco...
52
Tipos de soporte de videojuegos
¿Recuerdas cuando había BETA y VHS? Bueno, pues con los videojuegos
pasa lo mismo. Cada...
53
4- Los juguetes digitales
•	 Ordenador:
	 Al ser tan versátiles, los ordenadores son una buena plataforma para
jugar, s...
54
Conviene que los padres se interesen por saber con quienes juegan nuestros
hijos: si son amigos que conocen personalmen...
55
4- Los juguetes digitales
Tipos de juegos
Según las habilidades que fomentan y estimulan, los videojuegos pueden di-
vi...
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Guia niños extensa
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Guia niños extensa

139 views

Published on

Educar para proteger. Guía de formación TIC para padres y madres de menores de 3 a 11 años. Andalucia

Published in: Education
  • Login to see the comments

Guia niños extensa

  1. 1. EDUCAR PARA PROTEGER GUÍA DE FORMACIÓN TIC para PADRES Y MADRES DE MENORES DE 3 a 11 AÑOS
  2. 2. * NOTA IMPORTANTE SOBRE GÉNERO: “Esta guía ha sido redactada tratando de respetar la igualdad de género en el uso del lenguaje, empleando términos que engloban a ambos sexos cuando ha sido posible. En aquellos casos en los que no se ha encontrado un término adecuado, se ha optado por utilizar el masculino genérico siguiendo las recomendaciones de la RAE por motivos de economía del lenguaje y fluidez del discurso. Por tanto, en todas aquellas ocasiones en las cuales se haga uso del masculino genérico se están considerando a ambos sexos”. CÓMO UTILIZAR ESTA GUÍA Para un mejor uso de esta guía, se recomienda consultar el apartado 6 “Consultas rápidas” para resolver dudas concretas o puntuales. Para profundizar más sobre cualquier otra cuestión, dispone de una información más extensa en el resto de apartados.
  3. 3. Índice
  4. 4. 3 3 1 2 4 5 6 HUÉRFANOS DIGITALES Educación en valores ..........................................................11 La inteligencia emocional y las tic .....................................12 LOS PADRES ANALÓGICOS ¿Qué son para ti las TIC? .....................................................15 ¿Crees que las tic son un galimatías? ................................15 ¿Crees que las tic son una herramienta? ..........................16 ¿Crees que las tic son un juguete? ....................................17 ¿Crees que las tic son una trampa? ..................................18 Las tic son nuevas tecnologías. Ni más ni menos .............20 LOS HIJOS DIGITALES ¿Por qué son “digitales”? .....................................................23 Desarrollo psicológico por edades .....................................23 Educación no sexista y TIC ..................................................25 ¿Por qué necesitan nuestros hijos las TIC? .........................27 Los niños de ayer y de hoy ..................................................28 Los niños digitales ..................................................................30 La casa de los niños digitales ..............................................32 El recreo digital .....................................................................34 ¿Dónde juegan tus hijos? .....................................................35 ¿Cuándo y cuánto juegan tus hijos? .................................37 ¿Cómo juegan tus hijos e hijas? ..........................................38 La pandilla digital .................................................................40 Conoce a tus hijos ................................................................41 LOS JUGUETES DIGITALES El teléfono móvil ....................................................................45 Las tablets ..............................................................................49 Los videojuegos .....................................................................50 El ordenador ..........................................................................57 Internet ...................................................................................59 Navegar por internet ............................................................66 Descargas de archivos ........................................................68 Programas para comunicarse ............................................70 EDUCAR PARA PREVENIR Los padres educando en valores: consejos generales para tratar con tus hijos .....................80 Educar en valores por rangos de edad .............................86 CONSULTAS RÁPIDAS VERDADERO Y FALSO ...........................................................97 CÓMO RESPONDER A... ......................................................102 GLOSARIO DE TÉRMINOS ....................................................106 ENLACES DE INTERÉS ...........................................................124
  5. 5. HUÉRFANOS DIGITALES
  6. 6. 5 Una escena corriente: en un extremo del salón, la abuela se asoma por una ventana que da a una calle, o quizá a un jardín. En el otro, nuestro hijo y su hermana se sientan frente a la pantalla de un móvil, que no tenemos muy cla- ro hasta dónde puede llegar. No necesitamos acercarnos a la ventana para saber lo que se ve desde allí. Ya lo hemos hecho cientos de veces: un cartero que empuja un carrito ama- rillo, una señora paseando a su perrito y un vecino que vuelve de comprar el pan. Pero necesitamos mucha más imaginación para figurarnos qué están viendo en la pantalla del móvil, porque detrás de su “ventana” hay un mundo infinito. La abuela grita al teléfono cuando su hermana llama desde más lejos que de costumbre mientras que nuestro hijo, y no sabemos cómo lo hace, ve vídeos de YouTube con el teléfono móvil. El mundo gira cada vez más deprisa gracias al vibrante impulso de las TIC. Son tecnologías y dispositivos que surgieron después de que naciéramos, pero con los que han nacido nuestros hijos. El mundo ha cambiado bastante desde que teníamos su edad. Jugábamos como ellos, pero los juegos eran diferentes. Estudiábamos como ellos lo hacen, pero nuestros libros eran distintos. Nos relacionábamos con nuestros amigos, pero con instrumentos más simples que los que se usan ahora. El mundo es el mismo pero tiene un aspecto nuevo Huérfanos digitales son aquellos niños de todas las edades que han tenido que aprender a desenvolverse en el uso de las Tecnologías de la Información y Co- municación (TIC) por sus propios medios, ya que no han podido contar con sus padres para aprender cómo hacerlo. La brecha digital que separa a ambas generaciones hace que los padres mu- chas veces no sepan cómo actuar debido a que este campo les es muy des- conocido. Sin embargo, el que desconozcamos muchos de los detalles de las TIC no impide que sigamos cumpliendo con nuestra función principal: educar a nuestros hijos para que sepan desenvolverse con soltura en el mundo que les rodea valiéndose de todos los recursos a su alcance. Si hemos basado nuestra educación en valores sólidos como la responsabili- dad, la ética, la solidaridad, el respeto y la prudencia, tendremos la tranqui- lidad de que nuestros hijos sabrán hacer lo correcto no solo en cuanto al uso que hacen de las TIC, sino en su relación con el mundo en general. “Siembra un pensamiento y cosecharás un acto, siembra un acto y cosecharás un hábito, siembra un hábito y cosecharás un carácter, siembra un carácter y cosecharás un destino”. Samuel Smiles
  7. 7. 6 ya que, sobre la capa analógica que nosotros hemos conocido y con la que hemos aprendido a relacionarnos, se ha superpuesto una capa digital que lo cubre todo y que nos afecta a todos. Sí, también a nosotros, no solo a nuestros hijos. El mundo se ha quedado sin fronteras porque las medidas del tiempo y del espacio han cambiado gracias a la nueva vida digital. Estamos ante la revolu- ción más profunda de la Historia. Una revolución que ya se ha producido y en la que no hay marcha atrás. Y, sobre todo, una revolución de la que ya forma- mos parte y con la que viven y habrán de convivir nuestros hijos. La vida digital ha triunfado porque de ella se obtienen enormes beneficios reales. Pedir a nuestros hijos que no utilicen las nuevas tecnologías sería, por ejemplo, como pedirnos a nosotros mismos que volviésemos a desplazarnos por la ciu- dad montados en animales en vez de ir con vehículos a motor. Nuestro planeta ya es digital. Esta revolución se caracteriza porque la mayor parte de las cosas (y cada vez son más) se hacen a través de las nuevas tecnologías digitales: • La educación. • El ocio. • La comunicación y las relaciones interpersonales. • El comercio. • El trabajo. Gracias a la conexión mundial que tenemos hoy en día, podemos comunicar- nos desde casa con hogares de todos los puntos del planeta o acceder de manera instantánea a todo el conocimiento de la humanidad. Sin embargo no siempre sabemos canalizar el exceso de información a la que tenemos ac- ceso, ni tampoco tenemos un criterio para saber si la fuente que consultamos es digna de confianza. Una mayor información no implica necesariamente un mayor conocimiento, ni que ese conocimiento se aproveche de manera correcta. Los niños y niñas de hoy tienen oportunidades sin precedentes, pero en muchos casos sabemos tan poco de las TIC que no sabemos cómo ayudarles a sacar provecho de ellas. Por otro lado hay que pensar que, aunque estamos en la sociedad del conocimiento, nuestros hijos se enfrentan a los riesgos de siempre, los mismos Más que nunca, el acceso inteligente a la información y a la tecnología dará igualdad de oportunidades a todas las personas.
  8. 8. 7 1- Huérfanos digitales • Estilo autoritario: padres que ejercen mucho control pero muestran poco afecto. La comunicación suele ser unidireccional y las normas son rígidas y no consensuadas. Utilizan el castigo más que el reforza- miento para cambiar las conductas de sus hijos. Tratan de proteger- les y enseñarles la forma “correcta” de hacer las cosas, pero pueden llegar a provocar en sus hijos una pérdida de la confianza en ellos mismos, llevándoles a tomar decisiones evitando el castigo sin desa- rrollar otros criterios. De este modo repetirán las conductas que que- ríamos eliminar en cuanto sientan que el castigo es poco probable que ocurra. El ejemplo lo tenemos en el niño al que se le reprende por jugar a un juego en el móvil sin dar un sentido a dicha riña. En cuanto se encuentre lejos de los padres y tenga ocasión, volverá a jugar porque a su juicio el juego no tiene nada de malo, pero que me vean mis padres con él sí. • Estilo negligente: padres que ejercen poco control y muestran poco afecto. Han “dimitido” de su función educativa y no se implican en sus asuntos. Aunque este tipo de familia pueda mostrarse alegre y vital, los hijos suelen desarrollar una escasa competencia social y per- sonal así como una baja tolerancia a la frustración acompañada de agresividad. El ejemplo lo tenemos en aquellos niños que se rigen por la ley del más fuerte sin que ningún adulto les enseñe a compartir, establecer turnos, a ser generosos y respetuosos… que se nos presentaban a nosotros de pequeños, solo que en un entorno que no conocemos bien. Esto genera en nosotros la incertidumbre de no creernos capaces de prote- gerlos, pero al igual que somos competentes para protegerlos en el mundo analógico, lo somos para hacerlo en el mundo digital: los principios son los mismos, tan solo hay que adaptarse a las formas. _________________________________________________________ Debemos asumir que el medio en el que nos movemos ha cambiado y por tanto lo inteligente es conocer el medio para adaptarnos a él. No es tan com- plicado como puede parecer en un principio. Tan solo tenemos que ser cons- cientes de cómo es nuestro estilo parental en la vida analógica y aplicar los mismos principios al entorno digital. Los estilos parentales se pueden clasificar en función de la interacción de dos variables: el control y el afecto. De la com- binación de ambas obtenemos: Las TIC aportan riesgos y beneficios. Se necesita una revolución educa- tiva para conseguir que únicamente haya ventajas. La información solo puede entenderse adecuadamente a través de un sistema coherente de valores.
  9. 9. 8 su entorno. El ejemplo lo tenemos en el niño al que le dan siempre lo que quiere sin esfuerzo por su parte, ya sea al pedirlo o tras ganar la batalla en una rabieta. Hay veces que los padres nos identificamos claramente con alguno de estos estilos e incluso con varios de ellos, ya que en algunas ocasiones podemos ser más autoritarios, mientras que en otras reconocemos que podemos llegar a ser realmente permisivos. La clave está en que nos mostremos ante nuestros hijos con la mayor coherencia posible (nada de Donde dije digo, digo Diego) y que tengamos claro que nuestra labor educativa está al servicio de ellos, y no de nuestras propias necesidades, debilidades o miedos. _________________________________________________________ Al igual que no tenemos miedo cuando tratamos de enseñar a nuestras hijas e hijos a desenvolverse en el mundo analógico, no debemos tener miedo cuan- do tratemos de enseñarles a desenvolverse en el mundo digital. Con nosotros aprenderán a montar en bicicleta para que se diviertan, pero les prohibimos bajar por las escaleras con ella porque se harán daño. Del mismo modo po- • Estilo democrático: padres que ejercen mucho control y muestran mucho afecto. La comunicación es bidireccional y las decisiones que se toman están fundamentadas y tienen un sentido. Son padres y madres que saben cuándo ser firmes en sus decisiones, pero que incluso en sus riñas son capaces de transmitir afecto. Facilitan el de- sarrollo de la capacidad de autocontrol y la motivación en los hijos al tiempo que aumenta su autoestima y responsabilidad. El ejemplo lo tenemos en aquellos niños generosos y altruistas que desarrollan una buena capacidad de empatía, aceptando la frustración cuando es necesario. • Estilo permisivo: padres y madres que ejercen poco control y mues- tran mucho afecto. Están muy pendientes de las necesidades de los niños, pero las normas son flexibles y permisivas sin que haya una autoridad clara. Los impulsos de los niños y las niñas se toleran y sus deseos se satisfacen rápidamente. Muchas veces los padres se mue- ven de esta forma por compensación (darles a mis hijos lo que yo no tuve) o por una sensación equivocada de que querer a los hijos equivale a darles caprichos y no reñirles. Al final, los hijos que se crían en estos entornos suelen tener escasas habilidades sociales y un po- bre control de sí mismos, sin respeto a las normas ni a las personas de Es necesario adquirir competencia digital para ser ciudadanos completos en un mundo digital.
  10. 10. 9 1- Huérfanos digitales Cuando imponemos valores, nuestros hijos aprenden lo que es correcto e in- correcto por mandato de los padres y madres, pero pierden la oportunidad de asimilar y hacer propios los valores que les proporcionarán los criterios para discernir lo adecuado de lo inadecuado. Este camino da a los padres una falsa sensación de seguridad, ya que están convencidos de que mientras sus hijos obedezcan ciegamente, no habrá ningún problema. Pero como bien sabe- mos, ninguno de nuestros hijos obedece ciegamente para siempre y, cuando tengan edad para cuestionarse su mundo tal y como lo conocen y eso conlle- ve que los viejos valores impuestos no tienen valor alguno, se verán perdidos sin una luz que les oriente acerca de qué es correcto y qué no. Sin embargo, optar por la opción de educar en valores implica que ofrecemos a nuestros hijos nuestro propio sistema de valores de una forma razonada y res- petuosa, permitiendo que dichos valores recalen en ellos y no los vivan como algo impuesto y externo, sino como algo inherente a ellos. Cuando les llegue la hora de cuestionarse el mundo que les rodea, si han hecho una buena inte- riorización de los valores que les hemos transmitido, será mucho más difícil que se desprendan de ellos. demos promover que se lo pasen bien con un videojuego mientras velamos porque se enriquezcan. Esa confianza que tienen los padres respecto a su pro- pia competencia para educar a sus hijos en el mundo analógico pueden (y deben) extrapolarla al mundo digital. El hecho de que nuestros hijos no tengan competencia digital es como si nosotros no hubiésemos aprendido a leer en nuestra infancia. Por eso, los padres que no se involucran en el acercamiento de sus hijos a las nuevas tecnologías los convierten en huérfanos digitales. Sin un referente de comportamiento no sabrán enfrentarse a los dilemas éticos que se les planteen. Serán más propensos a desarrollar hábitos poco saluda- bles y estarán más expuestos a los posibles riesgos. Está en nuestra mano evitar que eso suceda. _________________________________________________________ Como padres que intentamos proteger a nuestros hijos de los peligros del en- torno, podemos adoptar dos actitudes: • Imponer valores. • Educar en valores. En las TIC, como en el resto de las cosas, cuando no hay conocimiento hay superstición.
  11. 11. 10 Estos valores tienen una enorme trascendencia en nuestras vidas, porque influ- yen en todas las decisiones que tomamos. Debemos tener muy claro cuál es el sistema de valores que queremos transmitir a nuestros hijos y cuáles son sus prioridades, sus preocupaciones, sus objetivos y sus creencias. Los valores no se transmiten por instrucción sino por experiencia. No podemos quejarnos de que nuestros hijos no leen si nosotros no leemos, ni podemos decirles que dejen de jugar con el ordenador y que salgan a la calle a jugar si nosotros nos pasamos la tarde entera delante del televisor y no hacemos otras actividades. Las TIC son un medio para realizar y facilitar determinadas tareas, pero no un fin en sí mismas. Solo son vehículos para transmitir mensajes, divertirse, relacio- narse… por lo que no hay que fijarse tanto en el vehículo como en lo que transmiten: el contenido. Por ejemplo, nuestros hijos pueden estar jugando a un juego en el ordenador que puede ser tan educativo para el desarrollo cog- nitivo como lo pueda ser en el mundo analógico un puzzle, un juego de lógica (p.e. Mastermind) o juegos que desarrollan el vocabulario. Las TIC, por sí solas, no conducen a situaciones de riesgo. Es el sistema de va- lores y los hábitos inadecuados con los que se utilizan lo que da lugar a dichas situaciones. Si nuestros hijos utilizan las tecnologías con valores equivocados, lo que hay que cambiar son sus hábitos de consumo y su sentido de la responsa- bilidad, de la conciencia, y de la propia seguridad. La educación en valores está en la base de toda la educación, ya sea para el mundo analógico como para el digital. Las enseñanzas básicas de este tipo que los padres transmitan, servirán pues para ambos contextos. La forma de utilizar la tecnología, adecuada o inadecuada, dependerá en definitiva de los valores que los padres hayan transmitido. A partir de una determinada edad consentimos que nuestros hijos salgan de casa solos, pero antes de eso nos aseguramos de haberles enseñado el camino a casa y a la escuela, a mirar a ambos lados antes de cruzar, a no hablar con extraños y a no pasear por lugares peligrosos. De la misma manera, no hay que tenerle un miedo irracional a que utilicen las TIC, siempre y cuando nos preocupemos de enseñarles a hacerlo de manera responsable y segura.
  12. 12. 11 1- Huérfanos digitales Aunque cada persona tiene su propia lista de valores, el entorno sociocultural en el que nos criamos suele compartir varios de ellos. Seguramente los siguien- tes son algunos de los más compartidos: • Imaginación. • Conocimiento. • Independencia. • Solidaridad. • Colaboración. • Responsabilidad. • Justicia. • Respeto. Si nuestros hijos interiorizan dichos valores y los desarrollan tanto en el uso de las TIC como en sus relaciones con el mundo analógico, les habremos dotado de las herramientas necesarias para desenvolverse en la vida de una forma plena y satisfactoria. La cultura en la que vivimos nos enseña el uso que tenemos que hacer de las herramientas y las cosas. Si algo se utiliza frecuentemente de manera inadecuada, la gente tiende más a “colgar el sambenito” al instrumento que a analizar el uso que se hace del mismo. Esto no solo facilita que se siga utilizando de manera negativa, sino que también facilita que no se pueda ver de otra manera para utilizarlo correcta- mente. Por ejemplo, si solo se piensa que Internet es un sitio donde los delincuentes rondan de manera anónima robando datos y engañando a incautos, nos per- demos la posibilidad de conocer la versión de Internet por la que podemos acceder a información, consultar a expertos, estudiar, comunicarnos con fami- liares y amigos que viajen al extranjero, consultar el tiempo, etc. Ocurriría igual si se tiene la creencia de que la calle está llena de indeseables y que un peligro nos acecha en cada esquina, con lo cual decidimos ence- rrarnos en casa condenándonos a perdernos un mundo maravilloso. Y todo porque hemos mantenido unos valores inadecuados. EDUCACIÓN EN VALORES
  13. 13. 12 Gran parte de los esfuerzos de los padres a la hora de educar a sus hijos no tienen que ver tanto con las destrezas escolares (Lengua, Matemáticas, His- toria…) como con enseñarles a relacionarse y desenvolverse en los distintos contextos de la vida. Muchos de estos aprendizajes se reúnen dentro del término Inteligencia Emocional, y son habilidades que nos permiten percibir, valorar y expresar con exactitud las emociones propias y ajenas así como generar sentimientos que faciliten el pensamiento y la acción. Hay estudios que señalan que los chicos con mejores niveles de inteligencia emocional tienen mayores niveles de confianza consigo mismos, mejores re- laciones con amigos y con sus padres, menores niveles de estrés social y me- nos sentimientos de incapacidad, independientemente de su personalidad. Esta inteligencia que nuestros hijos desarrollan a partir de lo que los padres les enseñamos para su vida cotidiana debe servirles igualmente para des- envolverse en el entorno de las TIC. Si solo se ve la pequeña parte negativa, nos cegaremos en ella y no veremos la realidad, no pudiendo transmitir valores alternativos mucho más enriquecedo- res. La educación a través de un sistema de valores asume que el maravilloso regalo de la información y el conocimiento sin límite, debe ir acompañado de un cerebro estructurado para asimilarlo y relacionarse con él a través de una adecuada inteligencia emocional. En esta nueva sociedad, los padres debe- mos tener claro que el hogar es la institución educativa más importante que existe, cuya labor debe estar coordinada con los esfuerzos del profesorado, capaz de ofrecer un sistema de aprendizaje profesional y motivador. En esta sociedad global y competitiva, hay personas que tendrán una clara desventa- ja con respecto al resto: • Las que nazcan en un hogar sin un sistema de valores coherente y positivo. • Las que no tengan acceso a las TIC. Hay que evaluar la tecnología a través de los valores. Es necesario ve- rificar si las propuestas tecnológicas de las que disponen nuestros hijos satisfacen o no algún valor. LA INTELIGENCIA EMOCIONAL Y LAS TIC
  14. 14. 13 1- Huérfanos digitales A través de ellas sus relaciones interpersonales se multiplicarán y deberán saber discriminar aquello que reciban que sea grato y positivo de aquello que sea ofensivo y evitable, al mismo tiempo que deberán saber transmitir lo mejor de sí mismos sin perder nunca el respeto y la consideración por su prójimo. Nuestros hijos no pueden olvidar que detrás del teléfono, el ordenador, la foto- grafía o el vídeo hay un ser humano al que hay que tratar con la misma digni- dad que si estuviese delante en ese mismo instante. Las TIC, en tanto que son también un elemento que puede facilitar el aprendi- zaje, pueden ser utilizadas para desarrollar las distintas manifestaciones de la Inteligencia Emocional, como pueden ser el control y la expresión adecuada de emociones, liderazgo, asertividad, empatía, toma de decisiones…
  15. 15. LOS PADRES ANALÓGICOS
  16. 16. 15 No te preocupes, no necesitas conocer perfectamente las TIC para educar a tu hijo en un uso responsable de las mismas. Imagina que en lugar de emplear el término “TIC”, empleamos el término “bicicleta”, ¿cual de las dos opciones que siguen te parece más relevante si hablamos de educación? A) Quiero saber cómo funciona una bicicleta. Y haces bien. Si no supieras nada sobre bicicletas, estarías educando de esta manera: — Pues ayer le compré a Carmencita una bicicleta. — ¿Y eso qué es? — No tengo ni la menor idea. Evidentemente, tienes que saber qué son las TIC para poder educar adecua- damente a tus hijos. Pero, si te fijas, no necesitas saber gran cosa sobre su ma- nejo, no tienes que saber pedalear para comprarle una bicicleta a Carmen- cita, como tampoco tienes que ser un experto jugando a videojuegos para comprarles una consola a tus hijos. A menudo, la visión que se tiene de las TIC suele estar desenfocada, motivo por el cual es fácil que podamos confundir el mensaje (aquello a lo que accede- mos gracias a Internet, por ejemplo) con el mensajero (el ordenador o el móvil que usamos para conectarnos a Internet). Por eso, el primer paso es detectar con qué ojos ves las TIC, a fin de saber si tienes una visión clara de las mismas o te mueves ante una realidad un tanto borrosa. Ni que decir tiene que, si adop- tas una mirada clara y sensata ante las TIC, los valores que transmitirás a tus hi- jos sobre un uso responsable de las mismas serán igualmente claros y sensatos, cosa que agradeceréis tanto tú como ellos. Así pues, ¿qué son para ti las TIC? ¿QUÉ SON PARA TI LAS TIC? ¿CREES QUE LAS TIC SON UN GALIMATÍAS?
  17. 17. 16 Estás viendo una parte del pastel, pero no el pastel entero. Es cierto que los ordenadores y las TIC en general (móviles, consolas de videojuegos, etc...) son una herramienta en la medida en que son útiles para desenvolvernos en la realidad, pero también es cierto que son mucho más que eso. Una herramienta es algo que no tiene valor en sí mismo, solo es un medio para un fin. Si no hay un clavo que clavar, un martillo es un artefacto inútil. Ahora piensa en una bicicleta. En teoría, una bicicleta es una herramienta que te lleva del punto A al punto B, y solo eso. ¿Solo eso? ¿Seguro? Por lo pronto, una bicicleta hace al mundo más asequible, ya que te permite ir a sitios a los que antes ni se te habría ocurrido ir y experimentar sensaciones únicas. Y eso no solo cambia tu percepción de la realidad, cambia tu reali- dad entera, la amplifica. De repente, la bicicleta deja de ser solo un medio y se convierte en una extensión de ti mismo, ya que gracias a ella gozas de mayor libertad de mo- vimientos. Si después de un año yendo en bici a todas partes te quedaras sin ella, tu mundo empequeñecería y tú perderías calidad de vida. B) Quiero saber para qué usarán mis hijos una bicicleta. Lo cierto es que el uso que le den va a depender mucho de la edad y de sus intereses. No juegan a lo mismo los niños de 6 años que los de 11. No obstante, existe un punto en común: al principio tus hijas e hijos verán las TIC como un juguete, algo con lo que entretenerse, siendo el tipo de juego lo que variará con la edad. Ellos tienen una facilidad para adaptarse a los distintos dispositivos y juegos que nos asombra y es eso, y no otra cosa, lo que hace que nos refiramos a los niños con el adjetivo “digitales”: demuestran gran naturali- dad para relacionarse con las nuevas tecnologías. Por eso es necesario hablar de educación en valores, de hábitos y actitudes sensatas y saludables, porque si bien las TIC pueden usarse para jugar, en la mayoría de los casos son mucho más que un juguete. No necesitas saber cómo funcionan las cosas para educar sobre un uso responsable de las mismas, solo necesitas saber qué son y para qué se usan. Tú decides en qué orden. ¿CREES QUE LAS TIC SON UNA HERRAMIENTA?
  18. 18. 17 2- Los padres analógicos Ahora imagina que en lugar de una bicicleta hablamos de un Fórmula Uno. ¿A qué velocidad y a cuántos lugares podrías ir en pocas horas en comparación con una bicicleta? Pues ni a la décima parte de los que puedes ir cuando te conectas a Internet. Por eso las TIC son mucho más que una herramienta: son un órgano interno de nuestra sociedad, como el riñón o el hígado. No es algo de lo que podamos prescindir, ya que lo impregnan prácticamente todo y forman ya parte del entramado de nuestra sociedad. Así es como ven tus hijos un ordenador, un móvil, una cámara digital, etc... Para ellos las TIC son un juguete. Y en parte lo son, porque es el uso que le dan en la realidad donde viven. ¿Qué habrías hecho tú si en lugar de un yo-yó hubieras tenido una consola de videojuegos llena de experiencias excitantes y profundamente interactivas? No hay color: el yo-yó pierde por goleada. No obstante, disponer de juguetes tan estupendos no es motivo para estar todo el día jugando, ni que tengan por qué excluir a otros juegos analógicos que también hay que saber utilizar. Además, no podemos pensar que jugar no entraña peligro alguno. Imagina el siguiente diálogo: — Mamá, me voy a jugar al fútbol a la vía del tren. — Muy bien, hijo, que te diviertas. Nadie hace eso y ahí está la clave: ¿CREES QUE LAS TIC SON UN JUGUETE? No se trata de prohibir el juego. Se trata de regular el juego.
  19. 19. 18 Y no te falta razón. En algunos casos, el uso irresponsable de las TIC puede llevar a nuestros hijos a situaciones muy desagradables: contacto con des- conocidos sospechosos que pueden estar suplantando su propia identidad, estafas electrónicas, humillaciones o relacionarse con aprovechados que pretendan confundirlos para su beneficio. Es lo mismo que puede pasar- les en la calle pero con una diferencia importante: los padres nos sentimos competentes para educar a nuestros hijos acerca de qué hacer y cómo defenderse en dichos casos, pero creemos que no sabemos cómo evitarlas en lo referente a las TIC, cuando en el fondo la diferencia no es mucha y solo cambia en la forma. Para evitar este tipo de situaciones es necesario planificar adecuadamente las estrategias que vamos a seguir a la hora de educarlos con respecto a las TIC. De esta manera, ante el hecho de que puedan acceder fácilmente a contenidos inadecuados por Internet, por ejemplo, ¿cuál sería tu reacción? A) Prohibir el uso de TIC: es una medida consistente en un alto nivel de control que, como vimos anteriormente, puede ser la opción elegida por padres que se identifiquen con un estilo parental autoritario. Sin embar- go, aunque te lo propongas, no lo conseguirás. Las TIC son un hecho, no puedes impedir que estén presentes en la vida de tus hijos. Es más, las ¿CREES QUE LAS TIC SON UNA TRAMPA? Más bien se debe lograr la siguiente situación: — Mamá, me voy a jugar al fútbol a la vía del tren. — No, a la vía del tren no, hijo. Vete mejor a la placita y vuelve a las dos que vamos a poner la mesa. Si se lleva haciendo esto toda la vida ¿por qué no lo hacemos también con las TIC?
  20. 20. 19 2- Los padres analógicos prohibiciones suelen aumentar el deseo de aquello que se prohíbe y ade- más pueden reaccionar convirtiéndote en “el malo de la peli” y consiguien- do exactamente lo contrario de lo que te proponías: que accedan a esos contenidos a través de las nuevas tecnologías sin que tú puedas mediar en el proceso, ya que se las ingeniarán para usarlas sin que tú lo sepas. Y el problema de esto no es solo la desobediencia. Lo verdaderamente gra- ve es que estarán perdidos en las superautopistas de la información guiados por la evitación del castigo, pero sin un criterio personal que les ayude a que sea una experiencia provechosa. Así que la pregunta ahora es: ¿Dejarías a tus hijos solos en una autopista? Está claro que no: les dices dónde está el paso elevado y por qué es necesario que crucen por ahí. Con Internet y con las TIC en general sucede lo mismo: si no los educas adecuadamente, los dejas huérfanos, indefensos y desprotegidos. B) Regular el uso de Internet: si bien hay herramientas que te pueden ayudar a regular el tiempo que tus hijos le dedican a la consola o filtros para impedir que accedan por Internet a contenidos adultos que puedan violentarlos, lo cierto es que esas medidas de regulación solo tendrán éxito si logras que estos entiendan qué hacen y por qué, para poco a poco ir interiorizando dichos criterios. La autorregulación es un proceso que va desde fuera hacia dentro: son los padres los que regulan primero desde fuera a sus hijos, estableciendo dónde están los límites que no deben cruzarse, qué contenidos se consideran ade- cuados y cuáles no, y qué consecuencias se derivarán del cumplimiento de las normas establecidas o de su trasgresión. Cuando son pequeños no suelen cuestionar nada y asumirán que eso es así. Será cuando empiecen a crecer y a tener un criterio propio cuando haya que empezar con las negociaciones. Hay que sentarse con ellos y escuchar su punto de vista, sus demandas, para luego dar una respuesta razonable a las mismas que fomente dicha autorregulación. ¿Videojuegos? Por supuesto, pero ¿qué videojuegos en particular? ¿A qué hora del día? ¿Durante cuánto tiempo? La educación empieza por el sentido común. Si adoptas medidas sensa- tas, en las que tus hijos sientan que te interesas por sus necesidades, irás por el buen camino.
  21. 21. 20 Los contenidos a los que tus hijos accedan por medio de las TIC depen- derán de lo responsables que sean al usarlas, exactamente igual que con cualquier electrodoméstico de la casa o que cualquier otra tecnología, como la bicicleta. Si nuestro hijo se levanta cada noche a las dos de la madrugada para zam- parse medio litro de helado de tarta de queso con remolinos de caramelo, lo lógico es preocuparnos por su alimentación y negociar con él cuándo podrá comer helado y en qué cantidad (una bola en el postre del almuer- zo, después de haber comido en condiciones, por ejemplo). De la misma manera, si empieza a despertarse a las 2 de la madrugada pero en lugar de ponerse a comer le da por jugar a la consola, tendremos que pactar de nuevo por un uso responsable de los electrodomésticos de la casa, sean del tipo que sean: “no abras el frigorífico a todas horas para comer cualquier cosa” así como “no pongas la consola a todas horas para jugar a cualquier cosa”. Se ha ido indicando en repetidas ocasiones que aquello que se hace en el mundo digital tiene su homólogo en el mundo analógico. En efecto, las TIC no dejan de ser eso: tecnologías, dispositivos que andan por nuestra vida y la hacen más fácil, como la televisión, la plancha o el teléfono. Incluso electrodomésticos de toda la vida como la lavadora, el frigorífico o el aire acondicionado empiezan a poder conectarse a la red para ser controla- dos desde un teléfono móvil desde cualquier parte del mundo en lo que ahora se denomina domótica. Hablando del frigorífico, imagina que lo llenas de toneladas de helado de cho- colate, dulces y postres en general. A continuación piensa que además tienes el hábito de levantarte cada dos por tres a picotear algo (ahora un pastelito, luego una tostada con una buena porción de mantequilla, más tarde unos churros con chocolate, etc.): no estarías llevando precisamente una dieta sana y equilibrada que contemple buenos hábitos y costumbres a la hora de comer. Y sin embargo a nadie se le ocurre decir cosas del tipo “no, nosotros no tene- mos nevera en casa porque engorda”. Pues bien, con las TIC pasa lo mismo: no tienen la culpa de lo que se haga con ellas y, al igual que el frigorífico, son muy útiles. LAS TIC SON NUEVAS TECNOLOGÍAS. NI MÁS NI MENOS
  22. 22. 21 2- Los padres analógicos En ambos contextos juegan, se relacionan con otras personas, se aprenden habilidades y destrezas, se evitan situaciones de riesgo, se tropiezan y se frus- tran… Sin embargo hay algo que sí establece una diferencia y es que, en el mundo digital, cuando se juega al fútbol a través de una consola no se suda ni se ejercita la musculatura, al igual que cuando charlan con los amigos a través del teléfono no caminan ni se mueven. El estilo de vida sedentario está afectando cada vez más a nuestros jóvenes hasta el extremo de que la obesidad infantil se está convirtiendo hoy día en un serio problema de salud pública según la OMS. Esto nos debe hacer reflexionar aún más sobre la necesidad de que ambos mundos, tanto el digital como el analógico, convivan y sean explorados por nuestros hijos, de forma que las habilidades y destrezas que desarrolle en uno las exprese igualmente en el otro. De este modo nunca se sentirán incompe- tentes en ninguno de los posibles entornos en los que deberán desenvolverse.
  23. 23. LOS HIJOS DIGITALES
  24. 24. 23 De 2 a 4 años Los niños empiezan a tener claro lo que quieren, pero no conocen las formas adecuadas para conseguirlo. Es cuando empiezan a aparecer las rabietas si no se satisfacen sus caprichos y dependiendo de cómo se resuelvan dichas rabietas por parte de los padres, estaremos desarrollando o mermando su tole- rancia a la frustración y sus habilidades interpersonales. Su actitud es muy egocéntrica y solo hay una perspectiva, la propia. Descu- bren que pueden mentir y de esta forma manipular a los mayores, pero no tienen consciencia de que actúan mal. Respecto al juego ya son capaces de elegir con qué juguete jugar (al igual que ya expresan qué prefieren comer) y poco a poco van pasando del juego individual a jugar con otros niños a juegos con reglas. Si se les apoya en sus avances de independencia, se volverán más confiados y seguros de sus capacidades. Si se les juzga o controla excesivamente pueden volverse dependientes y desarrollar una baja autoestima. Nos encontramos ante un hito único en la Historia: la revolución tecnológica ha sido tan acelerada en los últimos quince años que los padres se encuentran en la situación de tener que educar a sus hijos en un ámbito, el de las nuevas tecnologías de información y comunicación (TIC), para el que, en la mayoría de los casos, ellos mismos no han tenido ni la formación ni el tiempo necesarios para adaptarse. Estos niños han asimilado de forma natural su entorno digital. Para ellos las TIC han dejado de ser un capricho, un simple juguete y están completamente integradas en todas las facetas de sus vidas. En este nuevo entorno debemos entender sus necesidades tecnológicas y los usos que ellos hacen de las TIC. Los padres necesitan conocerlas para decidir cómo quieren educar con res- pecto a ellas, ayudar a obtener todas las ventajas y beneficios que aportan y proteger de los riesgos. Pero, sobre todo, necesitan conocer estas tecnologías para poder argumentar y negociar con sus hijos y no sentirse en desventaja ni carentes de autoridad en el proceso educativo. La educación en las TIC no se limita a una cuestión de competencia técnica. Quizá los hijos tengan mucho que enseñar a sus progenitores sobre “cómo” funcionan las TIC, pero son los padres los que deben enseñarles “qué” hacer con ellas, “para qué” utilizarlas y hacerlo de un modo provechoso, responsable y seguro. ¿POR QUÉ SON “DIGITALES”? DESARROLLO PSICOLÓGICO POR EDADES
  25. 25. 24 De 5 a 7 años El apoyo por parte de los padres es fundamental, ya que su autoestima crece cuando los padres le reconocen los grandes avances que logra y se interesan por su día a día. Observan los comportamientos de otros niños para evitar cas- tigos o para obtener recompensas, empezando a discriminar con claridad lo que es correcto e incorrecto. Comienzan a desarrollar iniciativas, inventan jue- gos y se abren a la participación grupal en un contexto que se va ampliando desde la familia al grupo de la escuela y el barrio. Aparecen los juegos en equipo, con reglas claras que todos comparten, des- plazando el egocentrismo típico de la etapa anterior. Si se les estimula y anima, desarrollarán gran seguridad en sí mismos. Si se frustran estas iniciativas con excesivo control, el niño se tornará inseguro. De 7 a 9 años Empieza un periodo de cierta calma donde los cambios que se producen no son tan bruscos. Tienen claros los principios de educación que rigen las rela- ciones sociales y ya tan solo les queda tener que practicarlos. Los amigos in- crementan su protagonismo aunque todavía dichas relaciones se desarrollen, sobre todo, en contextos familiares (dentro de las casas, en zonas de juego próximas al domicilio…). Se desarrolla el pensamiento lógico y con él la capa- cidad de razonar así como un cierto espíritu crítico ante la existencia de cosas imposibles o contradictorias. Los niños a estas edades son muy trabajadores y desarrollan mucho el sentido de orgullo por los logros obtenidos, ya que estos les ayudan a hacerse un lugar entre los iguales. La curiosidad que empiezan a mostrar por el mundo que les rodea es voraz: cualquier objeto que encuentran en la calle les llama muchísi- mo la atención. De 9 a 11 años Continúa siendo un periodo de cierta calma evolutiva pero ya en la antesala de los cambios que se iniciarán con la pubertad y que darán el pistoletazo de salida a la adolescencia. En esta edad quieren agradar a los demás y les gusta ser apreciados por las personas que consideran relevantes en su entorno, fundamentalmente sus padres y profesores, aunque comienzan a considerar relevantes a algunos niños de mayor edad. Cognitivamente son capaces de razonar no solo sobre los objetos y sus relaciones sino sobre las propias rela- ciones entre sí, dando lugar a la construcción de razonamientos basados en
  26. 26. 25 3- Los hijos digitales hipótesis y no en hechos concretos. Los juegos se vuelven más competitivos al tiempo que ganan mayor capacidad de autocontrol tanto de sus impulsos como de su cuerpo en general. Confían en el grupo y son capaces de sentirse integrados y colaborar con la familia, les gustan las relaciones grupales y asumir responsabilidades. En algunos de estos niños, y sobre todo en las niñas, los cambios físicos y/o psicosociales propios de la adolescencia pueden acontecer con mayor cele- ridad, por lo que empiezan a aparecer los típicos problemas de relación pa- terno-filial. La figura del grupo de iguales surge muy potente con referentes de conducta que compiten con los paternos. La buena relación y la confianza de los padres apoyando su autoconcepto y autoestima a lo largo de toda la infancia son esenciales para que nuestros hijos aprendan a enfrentarse a la presión del grupo y la sociedad en general en aquellos aspectos poco saludables como pueden ser la importancia que se da a la imagen personal o al estatus social como fuentes de valor personal. ____________________________________________________________________Si quieres conocer qué tipos de actividades realizan los niños en relación con las TIC a los distintos rangos de edades, echa un vistazo a la página 86. Nadie nace con prejuicios de ningún tipo. Ningún niño tiene de forma innata el impulso ni la intención de discriminar al prójimo en base a ningún criterio. En nuestra sociedad actual hemos empezado (no hace mucho) a ser conscientes de ciertos prejuicios culturalmente mantenidos que no queremos que se sigan transmitiendo a las futuras generaciones, como son los referentes al tipo de raza, religión o país de procedencia de otras personas. En este sentido, hay un esfuerzo consciente y voluntario llevado a cabo por la mayor parte de la sociedad para cambiar nuestras actitudes y educar a los jóvenes en la tolerancia y el respeto a otros seres humanos. Sin embargo, respecto a la discriminación que se realiza atendiendo al sexo de las personas, apenas se está empezando a tener conciencia de ello y queda mucho por recorrer hasta que ello realmente desaparezca de nuestra forma de ver el mundo. Aún hay muchos prejuicios funcionando cuando hacemos una atribución de roles, habilidades y destrezas a hombres y mujeres y mientras que nos esforza- mos por luchar contra ellos en unos ámbitos, en otros los mantenemos de forma casi inconsciente. EDUCACIÓN NO SEXISTA Y TIC
  27. 27. 26 En la relación con las TIC, al igual que en otros tantos ámbitos de la vida, ocurre de la misma forma. Sin darnos cuenta, desde que nuestros hijos se acercan a dichas tecnologías les orientamos a unas u otras actividades en base a su sexo, por ejemplo: • Solemos poner dibujos animados o series de TV que van sobre lu- cha o deportes a los niños frente a los que se centran en las re- laciones sociales y familiares, que consideramos más adecuados para las niñas. • Es más habitual ver jugar a juegos competitivos y violentos a los ni- ños, mientras que los de plataformas y puzzles son más adecuados para las niñas. • Podemos llegar a ser más permisivos con el uso de una TIC con los niños, a los cuales atribuimos mayor competencia para manejar- la, que con las niñas, a las cuales prejuzgamos como más torpes y poco interesadas en las tecnologías. Si nos fijamos, ni uno solo de estos ejemplos (y se quedan muchísimos sin ex- poner) está fundamentado en ninguna evidencia de ningún tipo y responden únicamente al prejuicio adulto (tanto de los padres como de las madres) que se ha ido alimentando a lo largo de generaciones. Siendo conscientes de que, como sociedad, siempre intentaremos avanzar hacia formas de convivencia más justas y satisfactorias para todos los miem- bros que la componen, es nuestra responsabilidad empezar a educar desde ya a nuestros hijos en los valores que conduzcan a ello. Para lograrlo, la mejor opción es ignorar la variable “sexo” siempre que sea posible y pasar de pensar en nuestros hijos como niños o niñas para pensar en ellos como personas. De este modo, se evitan rápidamente razonamientos falsos como “a los niños les gusta jugar al fútbol y a las niñas a las muñecas” y se sustituyen por razonamientos verdaderos del tipo “a unas personas les gusta jugar al fútbol y a otras les gusta jugar a las muñecas… y a algunas les gusta jugar a las dos”.
  28. 28. 27 3- Los hijos digitales Si se consigue separar los ojos con los que miramos a nuestros hijos de su sexo podremos dejar de tratarlos en muchos ámbitos de forma discriminatoria y educarlos en un sentido de la igualdad que tanta falta hace hoy en día. _______ Sería del todo inadecuado permitir que nuestros hijos interaccionen de forma independiente con diversas TIC (como puede ser Internet, la televisión o los vi- deojuegos) que les pueden llegar a transmitir precisamente esos prejuicios que estamos evitando. La programación actual en la televisión suele estar plagada de estereotipos sexistas, sobre todo en lo referente a la publicidad, y hay vi- deojuegos que perpetúan ciertos prejuicios sexistas acerca de las habilidades y competencias de hombres y mujeres. Por último, Internet no deja de ser una ventana al mundo, y si el mundo en el que vivimos es sexista, se verá fielmente reflejado en las redes. A nuestra sociedad aún le queda mucho para eliminar del todo los pre- juicios sexistas, y los padres deben poner todo su empeño para educar a sus hijos sin transmitirles dichos prejuicios. • Alfabetización tecnológica El uso de las TIC es hoy tan indispensable como la adquisición de nociones tan básicas como leer y escribir. Buena parte de las posibi- lidades de actuación que uno tiene sobre la realidad dependen de las capacidades de interactuar con las TIC que posea. • Desarrollo social El núcleo fundamental de las TIC es la comunicación: sirven para po- ner en contacto a unas personas con otras y para conocer la actua- lidad del mundo en que vivimos. Se han impuesto nuevas formas de interacción social que antes no existían (foros, redes sociales, blogs, wikis, etc.) de las que nuestros hijos quedarán excluidos si descono- cen los mecanismos que regulan dichos procesos comunicativos. • Apoyo al aprendizaje Las TIC, y muy especialmente Internet, suponen una fuente inagota- ble de conocimiento que puede ser aprovechada por padres e hijos, tanto para formarse como educadores (los primeros), como para ser educados (los segundos). ¿POR QUÉ NECESITAN NUESTROS HIJOS LAS TIC?
  29. 29. 28 • Futuro desarrollo profesional Las TIC están muy arraigadas en el ámbito laboral por todos los bene- ficios que suponen en cuanto a la comunicación, al trabajo colabo- rativo, a la simplificación de tareas que antes resultaban mucho más arduas… Si nuestros hijos no adquieren a tiempo las competencias necesarias, se estarán cerrando muchas salidas profesionales. • Ocio y desarrollo personal Las TIC ofrecen grandes posibilidades para el entretenimiento y la diversión. Se pueden realizar muchas actividades que, además de ser divertidas, nos nutren en lo personal, algo que nos hace entrar en la dimensión más positiva del ocio. Dada la gran interactividad y la diversidad de información a la que podemos acceder a través de las TIC, estos medios tienen unas enormes posibilidades para realizar ac- tividades de ocio dotadas de un gran potencial educativo. Cuando utilizan las TIC, nuestros hijos, muchas veces sin saberlo, están apren- diendo a la vez que juegan. ______ Las TIC están presentes en muchas de las actividades y tareas que realizamos a diario, y también en aquellas que afectan directamente a la vida de los más pequeños: el ocio, la educación, la comunicación y la forma de relacionar- se con los demás. Las TIC han modificado los hábitos de todos, tanto de los adultos y sus instituciones como de los menores. Sin embargo, la esencia de las actividades que realizaban antes y las que realizan ahora es la misma, produ- ciéndose una evolución acorde a las nuevas tecnologías desarrolladas: • Antes solo jugábamos en la calle en compañía; ahora además jue- gan con videojuegos desde casa. • Antes los libros que podías leer siempre eran de papel; ahora tam- bién se pueden leer directamente en una pantalla. LOS NIÑOS DE AYER Y DE HOY Seguimos haciendo las mismas cosas de siempre, pero de manera diferente.
  30. 30. 29 3- Los hijos digitales • Antes nos comunicábamos quedando o hablando por un teléfono fijo; ahora utilizan el teléfono móvil o el ordenador para estar en con- tacto los unos con los otros y con el mundo. • Antes escribíamos en un cuaderno con lápiz o bolígrafo; ahora utili- zan teclado e impresora. Lo que realmente marca la diferencia es la aparición de un nuevo hábito que antes no existía: el uso de las TIC como fin en sí mismo y no como herramienta o vía para algo más. Este es el cambio al que debemos prestar mayor atención, porque afecta a la esencia de las actividades que realizamos tanto nosotros como nuestros hijos. Existe el riesgo de que el “para qué se realiza” la propia actividad pierda protagonismo frente al “cómo se realiza”. Es algo que empieza a percibirse tanto en menores como en adultos. Cuan- do una persona decide ver la televisión, normalmente responde a un motivo: quiero divertirme viendo una película o una serie, o saber qué ha pasado en el mundo viendo informativos, o ver un concurso el cual sigo con interés… Pero puede llegar el caso en que se pongan a ver la televisión independiente- mente del motivo que les ha llevado a ello, y se quedan mirando la pantalla al tiempo que zapean sin ningún tipo de finalidad. Ocurre de forma similar cuan- do nuestros hijos (o nosotros mismos) jugamos a juegos como simples pasa- tiempos, mientras descuidamos otras actividades analógicas que pueden ser mucho más lúdicas y educativas. Uno de los aspectos centrales de esta guía es que todo lo que se realiza en el mundo digital tiene su correspondencia en el mundo analógico, y en el mundo en que vivimos hoy día no se puede ser competente únicamente en uno de ellos. No podemos concebir a una persona que pueda elaborar un currículum impe- cable y una carta de presentación asombrosa en Prezi, pero no sea capaz de afrontar una entrevista de trabajo cara a cara, al igual que es difícil de encon- trar hoy en día a una persona que no tenga problemas para convivir armonio- samente con sus vecinos pero se niegue a tener un teléfono o algún dispositivo tecnológico que le permita comunicarse con otras personas.
  31. 31. 30 Las TIC imponen también un ritmo de consumo sin precedentes: estamos en la cultura de lo instantáneo. Obtenemos lo que queremos aquí y ahora porque lo tenemos todo al alcance de la mano. Mientras que a un adulto eso le supone una enorme ventaja para alcanzar sus objetivos, el niño debe acostumbrarse a valorar lo que tiene, a tener paciencia, a decidir qué quiere y qué no quiere, y a esforzarse cuanto sea necesario para conseguir sus objetivos. Si no se les enseña desde pequeños a tolerar y aceptar la frustración conce- diéndoles todos los caprichos sin límites ni condiciones, muy probablemente terminen tiranizando a todas las personas que les rodean. _______Si quieres reflexionar sobre los hábitos de juego de los niños de hoy en día, echa un vistazo a las páginas 34 - 40. Las TIC permiten que se pongan en contacto personas de extremos opuestos de la Tierra, pero paradójicamente, es fácil caer en un consumo cada vez más individualista y aislado de las mismas (ej: los juegos del móvil como pasatiem- pos, el reproductor de MP3 en una reunión familiar…). Cuando el niño es pequeño, es el momento de enseñarle a integrar la tecno- logía como una faceta más (y no exclusiva) de sus experiencias en el mundo analógico, las cuales debe desarrollar igualmente para potenciar sus relacio- nes en y con el mundo real. Buena parte de su proceso de socialización cultural se producirá a través de esta tecnología, lo que puede traer consigo muchas ventajas y algunos riesgos que hay que prevenir. • Virtudes que hay que potenciar Es menos crédulo y más curioso si desde pequeño se le ha enseñado a tener su propio criterio. Tiene acceso a más información (y es consciente de ello). LOS NIÑOS DIGITALES
  32. 32. 31 3- Los hijos digitales Se lo cuestiona todo: tiene medios para buscar respuestas por sí mis- mo y valorar si son adecuadas o no. Tiene mayor capacidad de procesar información audiovisual. Ha nacido y crece con las TIC para las que posee enormes aptitudes, mucha intuición y una gran capacidad de adaptación. • Riesgos que hay que prevenir Tendencia al consumismo ilimitado, lo que les lleva muchas veces a desear dispositivos que sustituyan al que ya tienen por la imagen social que otorgan, o caer en el consumo de bienes que tienen pro- gramada una corta vida útil para obligar continuamente a comprar nuevos equipos (obsolescencia programada). • Individualismo Egoísmo, falta de solidaridad, carencia de empatía, intolerancia a la frustración… Valora poco lo que tiene y lo que puede costar conseguirlo. • Pérdida de perspectiva humana Muchas veces las TIC ponen una distancia entre nosotros y aquello que observamos que hace que nuestra capacidad de empatía se vea alterada, como ocurre cuando somos testigos a través de las TIC de casos de ciberbullying o cualquier otra forma de injusticia con la que nos podamos encontrar. _________ Hay que evitar que las nuevas tecnologías nos aíslen de la realidad. Las TIC nos permiten disfrutar más de esta realidad, de una manera más com- pleta y satisfactoria. Nos relacionamos con personas, no con máquinas. Para evaluar hasta qué punto conoces los hábitos de tus hijos, te propone- mos un test en la página 41.
  33. 33. 32 • Teléfono móvil Los teléfonos móviles más utilizados hoy día, los llamados smartpho- nes, están muy lejos de esos aparatos primeros con los que podías hablar y mandar SMS. Hoy en día son auténticos ordenadores con capacidad para navegar por Internet, crear textos y hojas de cálcu- lo, capturar y editar tanto fotografías como vídeos, utilizar servicios de mensajería instantánea, jugar a videojuegos, navegar con GPS… Y además siguen haciendo llamadas y enviando SMS. En un pequeño aparato como la palma de tu mano que aglutina teléfono, orde- nador, cámara digital, reproductor de MP3, GPS. Les concede una intimidad y un espacio propios que antes no tenían. • Televisión Las televisiones de hoy día tampoco son como las que conocimos de pequeños. Ahora, gracias a la TDT y a los canales vía satélite, la cantidad de contenidos televisivos a los que pueden acceder nues- tros hijos son enormes y muy variados. Pero además de esto, las nue- vas televisiones, llamadas SmartTV, están conectadas directamente a Internet. A través de ellas se puede navegar y utilizar aplicaciones como si de un smartphone o tablet se tratase. LA CASA DE LOS NIÑOS DIGITALES • Ordenador Otorga infinitas posibilidades de ocio, pero también acceso ilimitado a cualquier ámbito del conocimiento y enormes posibilidades comu- nicativas si está conectado a Internet. Es una puerta al vasto mundo digital, al cual nuestros hijos tienen que acceder sabiendo cómo des- envolverse para sacarle el máximo provecho, al igual que salen a la calle sabiendo cuándo cruzar por un semáforo o cómo reaccionar ante un desconocido. Como ocurre con el MP3/MP4, el ordenador puede utilizarse como dispositivo de almacenamiento de archivos multimedia (audio, ví- deo) que pueden haber sido adquiridos de forma ilícita. • Videoconsola Las consolas para videojuegos han creado hábitos de juego diferen- tes que potencian el consumo individualizado y el placer por activi- dades cada vez más sedentarias. Las hay portátiles o domésticas, las cuales necesitan de una televisión o un proyector para poder utilizarse.
  34. 34. 33 3- Los hijos digitales • Tablet Las tabletas tienen las mismas características que un smartphone, pero no realizan llamadas de teléfono ni envía SMS a través de los operadores de telefonía ya que no utilizan el sistema GSM. Algunas tablets utilizan una tarjeta SIM, pero solo para conectarse a Internet y de esa manera sí pueden realizar llamadas a través de diferentes aplicaciones de VoIP. • Reproductor MP3/MP4 Pequeño dispositivo que permite reproducir música (MP3) o vídeos (MP4). Hoy en día es frecuente que estas funciones se realicen con un smarthphone. Si no se regula su uso de forma razonada y razonable, puede contribuir al aislamiento del niño y a dificultar el desarrollo de habilidades interpersonales. Conviene igualmente concienciar a los niños sobre los problemas legales y sociales derivados de utilizar de forma ilícita contenidos sujetos a derechos de autor.
  35. 35. 34 ____________________ Las TIC son necesarias para el esparcimiento y la socialización de las gene- raciones actuales de niños y adolescentes, motivo por el cual es necesario establecer una relación con ellas idéntica a la que mantenemos con las ac- tividades que nuestros hijos desempeñan en el mundo físico. Fomentar una comunicación abierta y natural en torno a las TIC supone que además de la frase “¿qué has hecho hoy en el colegio?” conviene introducir la de “¿qué has hecho hoy en Internet?”. El recreo, entendido como el conjunto de actividades y hábitos de ocio de los niños, y la pandilla, tienen ahora una ubicación virtual además de física. Eso implica la ruptura de las limitaciones de tiempo y espacio: la red de relaciones que pueden establecer es mayor que nunca. EL RECREO DIGITAL • Cámara digital También suelen venir integradas en los teléfonos móviles, quedando los aparatos específicos de vídeo y fotografía digitales para usos que indican una afición algo más seria. Nuestros hijos son una generación primordialmente audiovisual, dándole mayor importancia que nunca a la imagen sobre cualquier otra cosa. Este aspecto es de vital importancia en la educación de nuestros hijos desde que son pequeños ya que, sin una adecuada guía por parte de los padres, esta cultura de la imagen puede provocar daños muy serios a su autoestima cuando sean adolescentes. Que el valor de una persona pase por el juicio de otros acerca de su cuerpo, como si de un mercado de ganado se tratase, no deja de ser una mentira basada en los cánones de belleza y en los valores de “eterna juventud” que la industria trata de venderles a nuestros hijos. Esto deben aprenderlo desde muy pequeños y son los padres las personas idóneas para enseñarles que la valía de una persona va muchísimo más allá de su sim- ple físico.
  36. 36. 35 3- Los hijos digitales En el dormitorio No es conveniente que, de entrada, los niños pequeños tengan un acceso au- tónomo a las TIC, igual que no los dejamos salir solos de casa. Deben entender que eso es algo que deben ganarse progresivamente a través de la confianza y que ésta empieza por comprometerse a un uso responsable y seguro de la tecnología. El dormitorio siempre se configura como el espacio de privacidad del individuo. Si los niños disponen de un espacio privado para jugar, deben saber que es un espacio puntual y que sus padres deben acceder a él cuando lo requieran. ________________________________ Es importante que no perciban las normas o consejos de sus padres como imposiciones sin sentido, sino como enseñanzas útiles similares a las que les dan para salir solos a la calle: mirar a ambos lados antes de cruzar, no andar por lugares solitarios, no hablar con extraños, ser siempre educa- dos y respetuosos... ¿DÓNDE JUEGAN TUS HIJOS? En la sala de estar Es el sitio más adecuado para que los niños pequeños disfruten de las TIC, por- que desde siempre se les educa en compartir su uso con más personas y en que tengan una comunicación fluida con sus progenitores sobre ellas. También es importante que se acostumbren a negociar con los demás sobre el tiempo y el horario de uso, ya que hay que combinarlas con otras actividades propias de un espacio común. No ponemos las TIC aquí solamente para controlarlas, sino también para com- partir su uso. Si les enseñamos adecuadamente, el niño se controlarán solos progresivamente. Además aprenderán algo importante: que no hay que en- cerrarse o esconderse para hacer uso de las TIC. Y a esto debemos los adultos enseñar también con el ejemplo. Ya cuando sean mayores y empiecen a reclamar su intimidad personal, será el momento de buscar sus espacios privados.
  37. 37. 36 actividad social. Esto muchas veces es un hábito tolerado, permitido e incluso fomentado por los propios padres, quienes no siempre tienen los recursos y ha- bilidades necesarias para hacer que sus hijos se sientan integrados y partícipes de una situación social y utilizan las TIC a modo de “anuladores” de niños. En estas situaciones es muy importante predicar con el ejemplo y ser congruentes con nuestros hijos. No podemos pretender que no jueguen con el teléfono en una situación social cuando muchas veces somos los primeros en estar, aún en situaciones sociales, manipulando el móvil mientras desatendemos la reunión. En la casa de un amigo Es conveniente conocer la actitud con respecto a las TIC que adoptan los pa- dres de los amigos de nuestros hijos: a qué tienen acceso, cuál es el nivel de supervisión… del mismo modo que nos preocuparíamos de qué comen en sus casas o de qué película ven. Todo esto en un clima sano de compartir impre- siones con la otra familia sin juzgarles. En la calle Las videoconsolas portátiles han sido las TIC más utilizadas por nuestros hijos hasta la irrupción de los smartphones, los cuales son hoy por hoy la principal TIC que utilizan para jugar fuera de casa. Se prestan a que los niños los utilicen en la calle, el patio del colegio o en reuniones con otros niños, de manera que su uso sustituya a otras actividades de socialización e interacción con los demás. Si se permiten estas conductas, podemos estar potenciando su aislamiento ya que no le estamos dando al mundo analógico la importancia que realmente tiene. La calle ha de ser un espacio para hablar, gritar y cantar, para pasear, saltar y correr, y los padres deben ser los primeros en fomentar estos hábitos aunque no siempre sea fácil ni cómodo. Cada vez es más común ver a niños sentados con sus padres en la terraza de un bar o en una reunión familiar jugando con el teléfono móvil de algún adulto, cuando no es nada recomendable que el juego individual aísle de la
  38. 38. 37 3- Los hijos digitales Una de las primeras cosas en las que debemos educar a nuestros hijos es en una correcta gestión de su tiempo en relación a las TIC. Es fundamental que los acostumbremos a desarrollar hábitos saludables, cuya base es ser capaces de combinar la tecnología con todo tipo de actividades. Es innegable que las TIC despiertan una enorme atracción por encima de mu- chos otros juegos y formas de ocio, pero es nuestro trabajo conseguir despertar el interés de nuestros hijos por otras actividades. Cuando impedimos que uti- licen un videojuego, no debemos hacerlo únicamente como un castigo, sino como una costumbre sana que da tiempo para hacer más cosas. Si consegui- mos llenar ese tiempo “robado al videojuego” por una actividad que les guste y les enriquezca, habremos triunfado. Lo más conveniente resulta siempre pactar con los niños la gestión de su tiem- po, de manera que todos tengan la conciencia de estar adquiriendo com- promisos y haciendo concesiones para recibir o ganarse algo a cambio. Hay que tener en cuenta tanto el aspecto cuantitativo de esa gestión de tiempo (cuándo juegan, durante cuánto tiempo seguido), pero también el cualitativo (en qué momento del día pueden jugar con la consola: por ejemplo, después de haber terminado los deberes o de haber ordenado la habitación). ¿CUÁNDO Y CUÁNTO JUEGAN TUS HIJOS?
  39. 39. 38 No podemos quedarnos indiferentes ante una actitud así viniendo de una persona que es social y personalmente inmadura, cuando indirectamente se pueden estar sembrando las semillas de la violencia, la discriminación o el me- nosprecio por sus semejantes. Es nuestra obligación como padres enseñarles a discriminar lo correcto de lo incorrecto y actuar en consecuencia haciendo un buen uso de la empatía. ______________________________ La ecología Hay que educar en un consumo responsable, consciente y sensato de las TIC. Igual que les enseñamos a nuestros hijos a no dejar el grifo abierto, hay que conseguir que se acostumbren a no dejar el ordenador encendido cuando están fuera, o la música o el televisor cuando se van a dormir. Hay hábitos, muy numerosos y muy diversos, relacionados con el juego que los padres deben esforzarse por conocer y corregir. Al fin y al cabo, el juego es el mecanismo por el cual aprendemos a relacionarnos con nuestro ámbito fami- liar, material, social y cultural. Los hábitos que adquieren y desarrollan los niños durante su tiempo de juego serán también los hábitos y costumbres que apli- quen luego a otras actividades de su vida diaria. Señalamos a continuación algunos aspectos a los que hay que prestar especial atención: Los comportamientos violentos o poco respetuosos Hay que evitar que los niños, que se encuentran en pleno desarrollo del sentido de la ética, se comporten en su relación con las TIC de un modo que no apro- baríamos en la vida real. Es cierto que las repercusiones que estos comporta- mientos tienen en el mundo virtual (ej: un videojuego) pueden ser menores que en la realidad, pero a menudo ellos carecen aún de la madurez necesaria para establecer esa diferencia. ¿CÓMO JUEGAN TUS HIJOS E HIJAS? El comportamiento de nuesto hijo en el videojuego no afecta a los perso- najes de la pantalla, sino a ellos mismos: los actos de los niños reflejan y a la vez refuerzan sus ideas, actitudes, sentimientos y valores.
  40. 40. 39 3- Los hijos digitales E igualmente hay que educarles en responder a las necesidades personales y no a las necesidades de la moda. Sustituir un dispositivo que funciona perfec- tamente por otro más nuevo solo por estar acorde a la moda es una irrespon- sabilidad que hace del nuestro un mundo insostenible. La ergonomía y los hábitos posturales Como padres siempre procuramos darles a nuestros hijos una buena educa- ción física acerca de aspectos cotidianos como pueden ser las posturas más saludables o las formas de realizar ciertos esfuerzos y movimientos de la vida diaria: formas de cargar peso, cómo prepararse antes de realizar ejercicio fí- sico, posturas adecuadas en una silla… Esto debe tenerse en cuenta igual- mente cuando manejen cualquier dispositivo, ya que es muy frecuente que nuestros hijos estén, por ejemplo, sentados delante del ordenador con una postura dañina para su espalda, o concentrados en el teléfono con la cabeza colgando del cuello. Antiguamente nuestros padres se preocupaban (con razón) del excesivo peso que tenían nuestras mochilas escolares cuando las llenábamos de libros y cua- dernos; hoy en día con las mochilas con ruedas estos problemas se han re- ducido. Del mismo modo, en la medida en que eduquemos a nuestros hijos en buenos hábitos posturales y fomentemos un sano ejercicio físico estaremos mejorando su calidad de vida en todas sus vertientes. La atención y la memoria Muchos juegos de ordenador entrenan a los menores en su concentración. Los vemos absortos, como si estuviesen en otro planeta (un planeta digital) y nos sorprendemos de que se concentre en la pantalla pero tal vez no lo haga delante de los libros. Están acostumbrados a recibir muchos más estímulos que nosotros, y no solo por las TIC, sino también por el cine y la televisión. Por eso se aburren ante lo que para ellos es poco estimulante y se concentran en aquello que les interesa. Ese juego que les divierte ahora, les entrena para la concentración, la memoria y la constancia siempre y cuando les proporcione- mos el andamiaje adecuado para ello. Pero igualmente desde pequeños de- bemos enseñarles a concentrarse en otras actividades analógicas para evitar que su atención dependa del estímulo que se les presente, de forma que esté más ligada a su voluntad y control.
  41. 41. 40 Aunque esta guía está destinada a padres de menores de 11 años, hay que tener en cuenta que el desarrollo social de los niños con respecto a las TIC es paralelo a su desarrollo social en la realidad. A partir de los 10 años comenza- rán a establecer vínculos cada vez más estrechos con sus iguales y de forma cada vez más independiente, tanto en el mundo real como en el virtual. Para cuando llegue ese momento, hemos de estar familiarizados con las TIC como herramientas de socialización: los servicios de mensajería instantánea, las redes sociales, las comunidades virtuales, los juegos online, los blogs, los fo- ros, las wikis, y la web 2.0 en general. En el capítulo 4 de esta guía haremos un recorrido por todas esas herramientas. Es muy importante la comunicación, pues se trata del principal mecanismo de protección para estar al tanto de las actividades de nuestros hijos. Es el mo- mento de “dejarlos solos”, lo que no significa “abandonarlos”, sino dejar que pongan en práctica por sus propios medios todo aquello que han aprendido de nosotros. LA PANDILLA DIGITAL Para esto, de nuevo, nuestro ejemplo como padres será fundamental. No po- demos animar a nuestros hijos a leer un libro con entusiasmo si nunca nos han visto hacerlo a nosotros, o animarles a divertirse en la calle si nosotros tampoco lo hacemos. De igual manera hay que tener en cuenta que debemos tener especial cuidado en subir fotos de menores a las redes sociales para que ellos puedan seguir nuestro ejemplo, ya que, los menores muchas veces falsean datos para obtener perfiles en las redes. Si conseguimos que se desenvuelvan en ambos contextos nos podremos tran- quilizar al haberles dotado de las herramientas y conocimientos necesarios para garantizar su seguridad y bienestar. Y por otro lado, es importante que sepan que seguimos ahí para asesorarles y ayudarles en cualquier momento, igual que lo hacemos en su relación con el mundo real. _______________ La mejor manera de conocer la relación que tienen nuestros hijos con las TIC es preguntárselo directamente y observar. Tenemos que acostumbrar- nos a preguntarles a qué han jugado hoy en la videoconsola igual que les preguntamos qué han hecho en el colegio.
  42. 42. 41 3- Los hijos digitales ¿Qué tecnologías tiene a su alcance? ¿Cuáles de ellas son de su propiedad? Tampoco deben introducirse en el mundo de la comunicación con sus igua- les a través de las TIC si no son competentes para comunicarse en el mundo analógico. El procedimiento idóneo consiste en que nuestros hijos desarrollen unas magní- ficas competencias sociales a partir de su relación con nosotros y sus iguales y, a medida que las TIC van apareciendo como elemento de socialización en sus vidas, poner en práctica dichas habilidades pero en un contexto digital en vez de analógico. Nunca un contexto debe sustituir al otro. _________________ Si quieres saber más sobre las TIC como herramienta de sociabilización, puedes ir directamente al capítulo 4 a partir de la página 45. Proponemos a continuación un ejercicio de reflexión para que nos pare- mos un minuto a analizar hasta qué punto conocemos a nuestros hijos y cuánto sabemos de su relación con las TIC. CONOCE A TUS HIJOS Ordenador Teléfono Móvil Videoconsola Reproductor de MP3 Cámara digital, Tablet, Otros
  43. 43. 42 ortografía, expresión pobre…) ¿Tiene juegos? ¿Cuánto tiempo pasa jugando con el móvil? ¿Hace fotografías o grabaciones de vídeo o sonido? ¿Descar- ga contenidos (vídeos, fotos, música) de algún sitio, o los intercambia con sus amigos? ¿Lo utiliza como reproductor de música? ¿Lo conecta al ordenador? ¿Tiene o utiliza Bluetooth? Si tiene videoconsola ¿Qué tipo de jugador es tu hijo? ¿Juega todos los días, o de forma casual? ¿Le gusta algún juego en particular? ¿Cuántas horas seguidas juega? ¿Combina los videojuegos con otros tipos de ocio y entretenimiento? ¿Suele jugar solo o acompañado? ¿Juega online? ¿Con quién lo hace? ¿Qué tipo de videojue- gos prefiere? ¿Dónde consulta información sobre las novedades del merca- do? ¿Quién decide cuáles se compran? ¿Cuál es el contenido de los videojue- gos que tiene? ¿Qué valores transmiten? ¿Qué le aportan? ¿Qué videojuegos intercambia con sus amigos? ¿Conoces el código PEGI, que identifica los con- tenidos no aptos para menores en los videojuegos? ¿Durante cuánto tiempo diario utiliza nuevas tecnologías? ¿Cuánto tiempo lo hace a solas? ¿Cuánto de ese tiempo está dedicado al ocio? Si tienen un teléfono móvil ¿Lo lleva siempre encima? ¿Lo apaga por las noches? ¿Tiene el móvil a mano o activo mientras estudia? ¿Lo lleva al colegio? ¿Respeta las normas de uso que dictan el colegio? ¿A quién tiene entre sus contactos? ¿A quién da su número de teléfono? ¿Cuál es su consumo? ¿Cuántas llamadas realiza al día? ¿Cuánto duran? ¿Envía SMS? ¿Utiliza el lenguaje típico de los SMS? (faltas de Ordenador Teléfono Móvil Videoconsola Reproductor de MP3 Cámara digital Tablet Otros _____________ _____________ _____________ _____________ _____________ _____________ _____________
  44. 44. 43 3- Los hijos digitales forma activa frente al spam, la publicidad, y en general, cualquier mensaje no deseado? ¿Utiliza programas de mensajería instantánea (Whatsapp, Line, Telegram…)? ¿Lo hace mientras estudia, o mientras realiza otras tareas en el ordenador? Navegación por Internet ¿Qué páginas visita más a menudo? ¿Pertenece a foros o redes sociales? ¿Tie- ne un blog, o un myspace? ¿Qué pseudónimos o “nicks” utiliza para navegar por Internet? ¿Cuánta información personal comparte con el resto de usua- rios? ¿Cómo reacciona ante contenidos inapropiados para su edad, o que le incomodan? ¿Hablan alguna vez sobre ello? Apoyo educativo ¿Qué tipo de tareas necesitan realizar con el ordenador? ¿Qué fuentes de información utiliza? ¿Tienen espíritu crítico y de contraste? ¿Sus trabajos son de elaboración propia o los copian de otras otros autores? ¿Usan el corrector ortográfico de los procesadores de texto? Si utilizan el ordenador ¿Qué actividades realizan con él? ¿Tiene webcam? ¿Sabe cómo utilizarla con seguridad y responsabilidad? ¿Tiene algún filtro de contenidos o algún control parental? ¿Sabe utilizar los motores de búsqueda correctamente? ¿Utiliza a menudo el ordenador para ver vídeos de series o películas? ¿Lo hace por su cuenta o en compañía? ¿Descarga contenidos de forma ilícita? ¿Alguien con- trola los contenidos que descarga? Utiliza videojuegos instalados en el ordena- dor o juegos online? ¿Cuál es el contenido de esos juegos? ¿Cuánto tiempo le dedica? Comunicación ¿Con quién se comunica? ¿A través de qué dispositivo? ¿Cuánto tiempo le dedica al día? ¿Sustituye a otras vías de comunicación (ej: teléfono)? ¿Por qué vías ha conocido a la gente con la que más se relaciona? ¿Son amigos de su vida real, o personas que ha conocido por Internet? ¿Tiene cuentas de correo electrónico? ¿A quién le da la dirección? ¿Quién le escribe? ¿Reacciona de
  45. 45. LOS JUGUETES DIGITALES
  46. 46. 45 El teléfono ha de ser más sencillo y simple cuanto más pequeño es el niño. La primera razón es para que tengan clara su función, pero también para que no se convierta en un objeto de deseo para unos o de frustración para otros. Las distracciones, pérdidas y robos hacen que lo más recomendable sea la senci- llez y la austeridad. Los teléfonos más adecuados para los más pequeños son los que se parecen a los diseñados para los ancianos, que utilizan tecnología sencilla y teclas gran- des. Hay muy pocas razones que justifiquen que un niño de once años pueda navegar por Internet desde su teléfono móvil por lo que, si el teléfono tiene dicha capacidad, debería bloquearse o bien desde el propio terminal o bien a través de nuestra compañía de telecomunicaciones. Los teléfonos móviles actuales, incluso los más sencillos, tienen excelentes op- ciones de seguridad que hay que aprender a utilizar. Después de grabar en ellos los números de teléfonos de padres y familiares cercanos, éstos deben ser El teléfono móvil debe ser una herramienta de seguridad para los niños meno- res de 11 años, y no un juguete, aunque ellos lo traten así. Además de llamar y escribir mensajes, los nuevos smartphones son ordenadores en toda regla y las precauciones en su uso deberán ser las mismas, e incluso mayores, ya que es más sencillo hacer un uso inadecuado del teléfono por sus dimensiones y movilidad. La mayoría de los servicios que ofrecen los teléfonos hoy día son prácticos y fá- ciles de usar, pero algunos pueden dar lugar a situaciones violentas si no se uti- lizan bien. Los teléfonos móviles son una magnífica herramienta de seguridad para nuestros hijos, ya que gracias a ellos siempre nos pueden localizar cuando lo necesiten y que nos permiten estar siempre en contacto. Esto cobra importancia cuando tenemos en cuenta la situación de dificultad de muchas familias hoy en día en las que es importante estar en contacto: familias divididas, monoparentales, con personas dependientes a su cargo o familias que han padecido malos tratos suelen tener más razones para que sus hijos utilicen responsablemente el teléfono móvil desde pequeños. El teléfono móvil Hemos de enseñar la utilidad básica del teléfono antes que los juegos o la música que pueda incorporar. Deben aprender a diferenciar lo esencial de lo accesorio en todas las facetas de la vida. Deben entender, como con el resto de las tecnologías, que se trata de un medio y no de un fin.
  47. 47. 46 teléfono sin bloquear a un bolsillo o a la mochila y este empiece, por error, a hacernos una llamada. Esto nos puede provocar, cuanto menos, un susto al ver la llamada nuestros hijos sin que dejen ningún mensaje. Pero otro susto que conviene evitar es el de la factura telefónica: es muy importante inculcarles desde pequeño sentido común y moderación en todo lo relacionado con el consumo. Si se opta por un contrato en lugar de por una opción prepago, conviene fijar con la operadora un límite de gasto para los números que utilicen nuestros hijos. Este es un buen medio para desarrollar el autocontrol y las habilidades de administración y consumo responsable de los recursos por parte de nues- tros hijos. Al igual que tendrán que aprender a gestionar responsablemente su asignación semanal o el dinero que puedan manejar en un momento dado, tienen que aprender a gestionar los límites de consumo establecidos para el uso del teléfono. Este aprendizaje es vital para la vida adulta, ya que si nuestros hijos crecen con el concepto de que los recursos son ilimitados y no tienen por qué privarse de nada, estaremos sembrando las semillas que darán lugar a adultos egoístas, impulsivos e irresponsables. asignados a teclas rápidas que facilitan que el niño pueda realizar una llama- da con facilidad. Igualmente deben aprender a utilizar el número de emer- gencias de toda Europa: 112. Este número funciona siempre, incluso con el teléfono bloqueado, y nuestros hijos deben saber utilizarlo en todos los sentidos. Respecto al bloqueo del teléfono, hay terminales que para poder desblo- quearlos es necesario introducir el número PIN, un código de seguridad que sirve para evitar que nadie que no conozca dicho número pueda activar la SIM del teléfono. Sin embargo, hay terminales que si no introduces el PIN no puedes realizar lla- madas, pero sí utilizar otras funciones del teléfono. Por ello conviene que, si el teléfono lo permite, se utilicen otros sistemas de seguridad para evitar un uso fraudulento o accidental del mismo (patrones de desbloqueo en la pantalla, reconocimiento facial, contraseñas…). Una vez que hayamos asignado el número PIN y cualquier otra medida de seguridad al teléfono, se debe bloquear la opción de modificarlos sin una cla- ve previa que solo conoceremos los padres, de forma que ellos no lo puedan cambiar. Es necesario concienciarles en el uso del bloqueo de teclado para evitar llamadas involuntarias, o bien programar el bloqueo automático del ter- minal si esta opción está disponible. Es frecuente que, por ejemplo, echen el
  48. 48. 47 4- Los juguetes digitales Debemos crear un clima de confianza con nuestros hijos que les permita mos- trarnos sin dudar los mensajes SMS que reciben en sus teléfonos móviles si no están seguros de cuál es su origen o su propósito. Algunas normas de uso de teléfonos móviles para niños Si recibe mensajes o llamadas molestas de alguien que no conoce, puedes instalar en su teléfono un bloqueador de llamadas mediante el que defines qué números pueden entrar y qué números serán rechazados. Si su teléfono dispone de Bluetooth, este sistema deberá estar desconectado cuando no se esté utilizando para evitar cualquier tipo de intrusión a través de ese medio. Otro de los elementos de seguridad que podemos utilizar si nuestros hijos ma- nejan un smartphone son los programas de localización por GPS, los cuales nos podrán indicar con una precisión aceptable dónde se encuentra nuestro hijo en cada momento. Estos programas pueden ser utilizados sin problemas durante la infancia sin ne- cesidad de hacerlo a escondidas, ya que en un primer momento ni los niños ni las niñas tienen motivos para mantener su localización en privado y estarán encantados de saber que de esa forma también les estamos cuidando. Será más adelante, a medida que vayan ganando autonomía personal y de- manden una mayor intimidad, que el uso de estos programas deberá ser re- negociado. No deben dar su número de teléfono a nadie que no conozcan. Tampoco deben dar el número de sus amigos ni pasar las fotos de nadie. No deben contestar los mensajes de nadie que no conozcan. Hay mensajes que son legales, como los de quienes ofrecen tonos, salvapantallas o infor- maciones de interés que se convierten en una desagradable trampa. Son actividades que la ley tolera, pero que están al margen de la justicia y de la ética empresarial. No debería aceptar llamadas de números ocultos. Si el que llama tiene alguna razón para ocultar su número, seguro que es alguien que no llama a tu hijo o que no tiene las mejores intenciones. No deben aceptar llama- das de personas que no conozcan (es decir, que no están en la agenda de contactos).
  49. 49. 48 Existen muchos juegos y otros programas que incluyen en su estructura las com- pras integradas, que suponen hacer una compra de algún elemento del juego o de la aplicación con un solo clic si no se tienen configuradas adecuadamen- te las opciones de seguridad en el pago. No es raro que nuestros hijos pequeños jueguen con nuestros teléfonos y les aparezcan banners comerciales que invitan a hacer alguna compra, y si no tenemos bien asegurado que no se puedan realizar gastos sin introducir una clave de autorización previa podemos encontrarnos alguna sorpresa desagra- dable. Por ello, si el teléfono tiene asociada alguna tarjeta de crédito para el comer- cio electrónico, los padres deben asegurarse de tener la configuración de se- guridad más adecuada a sus circunstancias. No se deben dejar los terminales al alcance de los niños sin contraseñas o claves, ya que, además, se puede acceder a internet desde los smarphones. En la actualidad están muy activas las estafas con los mensajes Premium: con cualquier excusa (un mensaje, un vídeo, una supuesta participación en un concurso…), te invitan a introducir tu número de teléfono para poder benefi- ciarte de algún contenido, pero sin mostrar claramente la letra pequeña en la que se indica que se te van a enviar mensajes a tu teléfono por los cuales vas a tener que pagar. La Policía Nacional recomienda hacer uso del sentido común y la “descon- fianza racional” ante ofertas “increíblemente buenas” o mensajes de fuentes desconocidas o no fiarse de los chollos e investigar en la red para comparar y descubrir posibles trampas. Es tarea de los padres enseñarles a discriminar este tipo de comportamientos para que puedan actuar en consecuencia, siendo además un aprendizaje que les valdrá para evitar futuras estafas a lo largo de su vida. En referencia a los gastos que se pueden cargar en un teléfono, hay que tener especial cuidado cuando hablamos de los smartphones, ya que muchos invi- tan a los usuarios adultos a introducir un perfil completo, incluyendo un número de tarjeta de crédito para realizar compras online o pagar por aplicaciones.
  50. 50. 49 4- Los juguetes digitales En los últimos años han venido proliferando unos dispositivos muy parecidos a los smartphones pero con pantallas notablemente más grandes. Son las lla- madas tablets o tabletas, dispositivos similares en todas las características a los teléfonos móviles inteligentes pero que no pueden hacer ni recibir llamadas mediante operadoras de telefonía, aunque sí pueden utilizar programas de mensajería instantánea, VoIP o videoconferencia si están conectadas a Internet. Las tablets permiten, por el tamaño de la pantalla, servir de dispositivos en los que visualizar contenidos como textos, vídeos, gráficos... y están siendo utili- zadas en numerosos centros educativos como medio de conexión entre los materiales didácticos de los docentes y los alumnos. En estos centros, el profesor da acceso a los alumnos de su clase a los conteni- dos de su asignatura que se encuentran almacenados en alguna plataforma virtual. Estos contenidos ya no tienen la forma de los clásicos libros de texto, con dibujos o fotografías, sino que pueden incluir vídeos explicativos, esque- mas en tres dimensiones, archivos de audio… y todos estos recursos son fácil- mente accesibles por el alumno a través de las tablets, las cuales se convierten así en una gran herramienta que facilita el aprendizaje. No hay que perder de vista que, además de todo el potencial que tienen como herramienta educativa, las tablets utilizan los mismos programas que los smartphones, por lo que también pueden utilizarse para navegar por Internet, utilizar programas de mensajería instantánea, jugar… siendo un ordenador en toda regla. Por ello se debe tener exactamente la misma actitud que si de un móvil se tratase y velar por que el uso que se le da en cada momento sea ade- cuado, responsable y prudente. Las tablets
  51. 51. 50 Los videojuegos y el cine No todos los videojuegos son iguales, como las películas, por eso hay que pen- sar en cada juego particular al que acceda nuestro hijo. Los videojuegos, hoy por hoy, generan más dinero que la industria cinematográfica y muchos de ellos han costado decenas de millones de euros. No son una tontería, son una nueva forma de entretenimiento y expresión artística, como el cine o la literatu- ra, solo que lleva muy poco tiempo y la gente todavía no lo ve así. Hay videojuegos que son meros pasatiempos, planos y sin trascendencia, pero otros suponen una auténtica saga en la que se desarrollan los distintos perso- najes y las aventuras que recorren forman un entramado argumental complejo que puede asemejarse a los establecidos por otras sagas cinematográficas o literarias. Reiteramos la idea de enseñar a nuestros hijos a disfrutar tanto de una buena aventura en los videojuegos como en una película o en los libros. Desde siempre ha existido la dicotomía acerca de si son buenos o malos en términos absolutos, pero este planteamiento tan rígido no es realista, ya que como tantas otras cosas en la vida, depende de muchos factores. Sería como preguntarnos si el cine es bueno o malo, o si los juegos de mesa son buenos o malos. Debemos desterrar la concepción que existe de que del videojuego es un pro- ducto orientado exclusivamente al público infantil, ya que hay videojuegos para todos los públicos y edades, igual ocurre con las películas. Por este moti- vo es muy necesario saber a qué juegan nuestros hijos. Si en un videoclub les dijéramos a nuestros hijos que escogieran una película y nos vinieran con una película para adultos, reaccionaríamos inmediatamente y no dejaríamos que la alquilasen. Si, por el contrario, trajeran una película de animación infantil no tendríamos ningún problema. Con los videojuegos pasa lo mismo, los hay de todo tipo. Por eso es muy importante seleccionar aquellos que se ajustan a su edad y que no les van a ofender o violentar con situaciones para las que no están preparados. Los videojuegos
  52. 52. 51 4- Los juguetes digitales El código PEGI (Pan European Game Information) Todos los videojuegos informan de la edad recomendada para la que están hechos, así como de los contenidos que en ellos se encuentran. Gracias al código PEGI, formado por una serie de iconos que podemos encontrar en la carátula de cualquier videojuego, nos ayudará a determinar si este es apto o no para nuestros hijos. Los videojuegos también se pueden caracterizar por poseer distintos tipos de contenido que pueden llegar a ser ofensivos o violentar a nuestros hijos: CALIFICACIÓN INDICADOR Más de 3 años Más de 7 años Más de 12 años Más de 16 años Más de 18 años CONTENIDO INDICADOR Violencia Sexo o desnudez Terror Drogas Juegos de azar/Apuestas Lenguaje soez En línea (Online) Discriminación
  53. 53. 52 Tipos de soporte de videojuegos ¿Recuerdas cuando había BETA y VHS? Bueno, pues con los videojuegos pasa lo mismo. Cada juego se lleva bien con una máquina determinada, de manera que si quieres usar un juego de ordenador en una consola, sería como intentar ver una película VHS en un video BETA. Y dicho esto, veamos qué tipo de máquinas usan tus hijos para jugar a videojuegos. • Videoconsolas: Están hechas para jugar, y son la mejor opción para jugar en casa o fuera de ella, ya que son plataformas con un ciclo de vida muy largo y con un gran repertorio de juegos de todo tipo. - De sobremesa: son las consolas más potentes, y requie- ren estar enchufadas a un televisor o a cualquier tipo de pantalla externa. - Portátiles: son consolas de bolsillo, y están pensadas para poder jugar en cualquier parte. Antes de que los menores tengan acceso a contenidos con estas caracterís- ticas hay que pensar si les va a hacer algún bien, o si es más probable que les afecte negativamente. No hay que evitar el medio ni rechazar al mensajero, sino hacer un pequeño trabajo de exploración previo para determinar su ido- neidad. Hay que tener en cuenta que los niños no evolucionan de manera idéntica, pero sí de forma muy parecida, y por eso sabemos aproximadamente lo que es o no es recomendable para su edad. Los padres tienen la última palabra, porque son ellos quienes mejor conocen a sus hijos y saben si están o no listos para procesar y beneficiarse de esos contenidos. No hay que ver a los videojuegos como un enemigo, ya que como hemos visto no es más que un medio, una herramienta con una función. Es el mal uso de los mismos lo que hay que evitar, y al igual que no utilizaremos un martillo para cortar un filete, no debemos permitir que se utilicen los videojuegos como un pasatiempo estéril. Muchas consolas de videojuegos adoptan medidas de seguridad tales como mo- deración en las partidas de tipo online o mecanismos de regulación y cómputo del tiempo empleado para jugar, mecanismos que conviene que los padres co- nozcan y sepan cómo utilizarlos para una mejor experiencia lúdica de sus hijos.
  54. 54. 53 4- Los juguetes digitales • Ordenador: Al ser tan versátiles, los ordenadores son una buena plataforma para jugar, si bien no tan específica como las consolas. En todo caso, su mayor problema radica en que, para poder jugar a juegos de mu- cha calidad visual, es necesario contar con un equipo muy potente (y caro). • Teléfono móvil/Tablet: Los teléfonos móviles poseen un gran abanico de juegos, si bien estos estaban orientados en un principio a un público casual como pasa- tiempos, hoy en día hay muchos pensados para el desarrollo intelec- tual a todas las edades con juegos que desarrollan la memoria, la atención, la orientación espacial… así como diversas competencias más académicas como pueden ser las matemáticas, la lengua o los idiomas. Tipos de jugadores Existe una amplia clasificación de los distintos tipos de jugadores (gamers en su argot), pero una que suele encontrarse con frecuencia en los distintos foros es la siguiente: • Hardcore gamer: También conocidos como pro-gamers, para estos jugadores los vi- deojuegos no son un pasatiempo o un entretenimiento ligero, sino una afición seria. Demandan juegos de gran calidad visual y tienden a invertir buena parte de su ocio en jugar a la consola o el ordena- dor. Ser un jugador hardcore no es malo en sí mismo. Como siempre, la clave está en la moderación, en el hábito saludable. En todo caso, este tipo está más expuesto a encontrar juegos de contenidos no convenientes a su edad, motivo por el que es muy importante hablar con ellos de su afición. Además de la frase “¿A qué has jugado hoy en el cole?” podría ser conveniente añadir “¿A qué has jugado hoy en la consola?”. • Casual gamer: Los llamados “casual” (casuales, ocasionales), son aquellos que en- tienden los videojuegos como un pasatiempo ligero, algo con lo que divertirse, pero sin que les suponga una gran exigencia o dificultad. Los juegos orientados a este público fomentan más una jugabilidad basada en la interacción social y la compañía física, mientras que los juegos hardcore priorizan juegos de acción complejos que requieren de una gran habilidad para su dominio.
  55. 55. 54 Conviene que los padres se interesen por saber con quienes juegan nuestros hijos: si son amigos que conocen personalmente, o si son conocidos de otros amigos, si son personas amables y respetuosas, si nuestros propios hijos se com- portan de forma educada y respetuosa cuando juegan online… Existen medi- das de moderación en este tipo de partidas que nos conviene conocer a fin de evitar que los niños puedan entrar en contacto con jugadores de tipo troll (que usen un lenguaje malsonante, que los molesten, etc.…). Otra variable del modo multijugador son las partidas cooperativas o compe- titivas utilizando el modo de pantalla dividida. En estos casos los jugadores se encuentran físicamente juntos jugando con un único dispositivo pero cada uno con un mando, quedando la pantalla dividida en dos mitades (o cuatro), cada una de las cuales corresponde a un jugador. Este tipo de partidas implican un contacto personal a la hora de compartir la experiencia de juego, lo que las hace más completas en un primer momento. Algunas videoconsolas portátiles permiten conectar unas con otras, generan- do un tipo de partida multijugador en la cual los y las participantes están cada cual jugando con su propia consola, pero físicamente unos junto a otros. • Professional gamer: Es un jugador con unas habilidades para jugar fuera de lo normal. Su nivel le lleva a poder participar en competiciones oficiales e incluso a trabajar para compañías desarrolladoras de videojuegos. Estas per- sonas pueden llegar a hacer de su afición una profesión. Tipos de partida A cada videojuego se juega de una manera. Unos están pensados para ser jugados solos (partida de tipo individual), mientras que otros se centran más en opciones multijugador (partida de tipo cooperativa o competitiva). Por su- puesto, la tendencia actual es incorporar en cada juego ambas opciones, de manera que sea el jugador quien elija qué tipo de partida quiere tener. Una partida multijugador cooperativa o competitiva puede desarrollarse de forma online, de modo que jugamos con o contra otra/s persona/s, pero cada una desde su consola u ordenador. Es frecuente en estos casos que los juga- dores mantengan el contacto a través de micrófonos con los cuales pueden charlar en tiempo real para coordinar las acciones del juego.
  56. 56. 55 4- Los juguetes digitales Tipos de juegos Según las habilidades que fomentan y estimulan, los videojuegos pueden di- vidirse en tres grandes grupos: impulsivos, reflexivos e imaginativos. Muchos juegos combinan estas tres tipologías, logrando así experiencias más ricas y variadas. • Impulsivos: Se basan en una interacción continua con el juego. Los jugadores se ven inmersos en una acción continua en la que tienen que hacer que su personaje se mueva y actúe continuamente frente a los obs- táculos y enemigos que puedan salirle al paso, estimulando sobre todo la percepción espacial y la coordinación psicomotriz, así como procesos de atención múltiple (la capacidad para atender a varios estímulos o actividades a la vez). • Reflexivos: Estos juegos se basan en la continua estimulación de las facultades intelectuales como la lógica y la planificación estratégica. El tipo de juego no es tan frenético como en el caso de los juegos impulsivos, proponiendo desafíos que se deben evaluar metódicamente a fin de poder superarlos. • Imaginativos: Son juegos basados en el fomento de la creatividad y la imaginación, a menudo por medio de historias en las que el jugador o jugadora se ve inmerso. Es habitual que esta categoría se relacione mucho con las otras dos, si bien hay géneros que la explotan especialmente, como los juegos de rol o de aventuras.

×