Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
Ensayo de Economía Ambiental: Aproximaciones teóricas y realidades latinoamericanas.
Guamán C, Luis1
Maestrante en Gestion...
drástica con la contrarrevolución neoclásica, que en la región de Suramérica representaba el
avance irrefrenable del neoli...
Flujos de materiales de la economía
Lo que entra en la economía como insumo, sale después transformado como residuos (Mart...
Figura 2. América Latina y el Caribe: cambios en el valor y el volumen de exportaciones e
importaciones (tasa de crecimien...
La economía ecológica como alternativa de desarrollo sostenible
El marco de la economía ecológica humana ayuda a identific...
Casos de estudio
Impacto social y económico en el uso de Biocombustibles en Latinoamérica.
Los biocombustibles, representa...
Así tenemos que en la siguiente figura se detalla la evolución del consumo de biocombustibles
en américa latina y el Carib...
relacionados a la producción, manejo, industrialización y comercialización de los
biocombustibles.
Además, se establece la...
La producción de biocombustibles a gran escala podría exacerbar la ya intensa competencia por
el uso de suelo que existe e...
del 72% de sus necesidades energéticas Dufey, (2010). Incluso Ecuador, pese a ser un país
exportador de crudo, es un impor...
11(33). 102 – 109. Recuperado de:
file:///C:/Users/Luis/Downloads/Econom%C3%ADa,+ambiente+y+sustentabilidad.pdf
6. Banco I...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Conceptos de Economía Ambiental.

3,442 views

Published on

Es un ensayo bibliográfico, que busca aportar con un marco conceptual que nos permita desarrollar una economía verde en América Latina.

Published in: Environment
  • Login to see the comments

  • Be the first to like this

Conceptos de Economía Ambiental.

  1. 1. Ensayo de Economía Ambiental: Aproximaciones teóricas y realidades latinoamericanas. Guamán C, Luis1 Maestrante en Gestion Ambiental, Universidad Internacional Sek del Ecuador Resumen. El presente documento, ha sido elaborado con el único objetivo de establecer un debate ampliado sobre las teorías del desarrollo que se han creado en la historia económica a nivel mundial y definir un modelo de desarrollo más amigable con el ambiente; el autor hace una recopilación bibliográfica de diversos autores especialistas en el tema de economía ecológica y se establecen los principales postulados teóricos que han sido desarrollados en diferentes épocas y escenarios como cumbres internacionales. El lector encontrara una síntesis de la evolución de la economía ecológica o economía ambiental y así establecer un criterio personal sobre si es o no importante abordar los actuales problemas de contaminación ambiental que se generan por el actual modelo económico vigente a nivel global; por otro lado se aborda el tema de desarrollo sostenible, el cual pretende garantizar la provisión de los recursos que actualmente se demandan y puedan ser usados para las generaciones futuras. Finalmente se establece algunos estudios de caso donde se describirá de manera general la situación de algunos sectores productivos y comerciales en la región latinoamericana y así establecer los puntos de partida para la profundización de lo que trata la economía ambiental. Palabras claves: economía, economía ecológica, sostenibilidad, desarrollo, ambiente, problemas globales, contaminación ambiental, agroecología. Introducción. El deterioro y agotamiento de los recursos naturales ha sido ignorado por muchos economistas a nivel mundial (Miguez y Toriz, 2006), por otro lado Martínez Alier (1991), manifiesta que la relación entre actividad económica y flujo energético ha sido menospreciada por el análisis económico por largo tiempo. Es así que según Brow, L (2001) afirma que el mercado no está reconociendo los conceptos ecológicos básicos de rendimiento sostenible, y peor aún respeta los balances naturales; por otro lado Pierce (1985) hace énfasis en que la economía neoclásica se ha dedicado al refinamiento, expansión y las implicaciones de pensar al medio ambiente como una mercancía. Resulta inevitable a través de una actividad económica generar costos a terceras personas que no intervienen en el proceso productivo, pueden incluir impactos en la salud, productividad y recursos naturales, Panayotou et al (2003). El tema ambiental y su relación con el desarrollo, ya se venía discutiendo desde la CEPAL en la década de los 70, como ejemplo palpable fue el pensamiento de Osvaldo Sunkel y Pedro Paz, que manifiestan en su libro El subdesarrollo latinoamericano y la teoría del desarrollo (1970); es significativo destacar que en la CEPAL, el interés por lo ambiental se acorto de manera
  2. 2. drástica con la contrarrevolución neoclásica, que en la región de Suramérica representaba el avance irrefrenable del neoliberalismo. (Falconi, 2014). Para diferenciar entre economía convencional o neoclásica y economía ecológica, podemos mencionar que la primera analiza los precios, los bienes y servicios desde una perspectiva empresarial y así remunerar los factores de producción (tierra, trabajo y capital); en el otro escenario tenemos que la economía ecológica, ve al planeta tierra como un sistema abierto a la entrada de energía solar, con ello genera entradas de energía y materiales (Martínez J y Roca J 2001). Metabolismo de la sociedad. Las necesidades humanas provocan las innumerables demandas de consumo de materiales y energía, de ahí que se puede discernir el flujo de materiales y energía requeridos para sostener un modelo económico. Expresado de otra manera, Georgescu – Roegen (1997), introduce el término de “metabolismo social”, el cual hace referencia a la estrecha relación y dependencia que existe entre la economía y medioambiente, asociándola a un sistema orgánico donde la extracción de recursos naturales nutre los sistemas y permite su funcionamiento. Según Falconí, F (2014) la base fundamental del metabolismo social es la no existencia de una economía circular cerrada; es decir la economía se abre a la extracción de recursos y producción de residuos y energía disipada. Los efectos que genera este metabolismo social son devastadores para especies no humanas, las próximas generaciones y la gente literalmente pobre. El metabolismo en una sociedad literalmente rica, no puede sostenerse sin obtener recursos naturales a precios bajos por parte de proveedores de materias primas, por otro lado a nivel global se maneja la capacidad de exigir pagos de la deuda externa, la misma que permite a los países de primer mundo, forzar a los países pobres o en desarrollo, la exportación de recursos naturales o materias primas a precios más módicos para la transformación en economías altamente industrializadas, Martínez, J (2009). La economía por lo general recibe recursos y genera residuos. Según Joan Martínez (2009) los principales métodos de estudio para el metabolismo social son en primer lugar la contabilidad de los flujos de energía y materiales (Figura 1); la contabilidad de la apropiación humana de la producción primaria neta (HANPP), ya que al crecer la HANNP disminuye seguramente la biodiversidad, y finalmente el cálculo del agua virtual (cantidad de agua necesaria para crear determinado producto). Figura 1. Modelo básico de contabilidad de flujo de materiales Fuente: Eurostat ENTRADAS Extracción domestica Importación ECONOMÍA ACUMULACIÓN DE MATERIALES SALIDAS Exportaciones Emisiones y residuos
  3. 3. Flujos de materiales de la economía Lo que entra en la economía como insumo, sale después transformado como residuos (Martínez 2009). El análisis sobre el uso de recursos de las economías más ricas a nivel global, es liderado por varios países, entre los cuales se encuentran inmersos el Wuppertal Institute de Alemania, el World Resoureces Institute de Washington, y otras instituciones de Holanda y Japón. El objetivo que persiguen es cuantificar el conjunto de materiales procedentes de la naturaleza, uno de los indicadores que manejan es el peso total de los materiales (incluyendo los combustibles fósiles) requerido para una actividad económica. Uno de los aspectos más importantes que aborda el análisis, es el flujo de materiales directos que se intercambian como mercancías (carbón, hierro, alimentos, etc), sino también los flujos indirectos de materiales (materia removida en la extracción de carbón u otros materiales, erosión por actividad agrícola, entre otros). El problema que se presenta en la economía de los materiales, según Brow, L (2001), es la utilización de grandes cantidades de energía. En Estados Unidos por ejemplo, a nivel de la industria del acero se utiliza grandes cantidades de electricidad, suficiente como para iluminar 90 millones de hogares del mismo país. Los materiales empleados en la economía moderna se conforman en tres categorías. La primera comprende metales como el acero, aluminio, cobre, cinc y plomo. La segunda categoría incluye minerales no metálicos, tales como piedra, arena, grava, caliza y arcilla, los cuales se utiliza en la construcción de autopistas, carreteras, edificios y construcción de concreto; a este grupo también se anexa minerales como el fosfato, potasa y cal, generalmente utilizados en fertilización agrícola. El último grupo, lo comprenden las materias primas de origen orgánico, madera, lana, algodón, cuero, entre otros. Brow, L (2001). Finalmente el mismo autor propone la desmaterialización de la economía a través de nuevas tecnologías que no dependan de materiales, por ejemplo el uso de telefonía celular en países en desarrollo evitaría una inversión millonaria en millas de cables de cobre, ya que la red seria satelital. Crecimiento y desarrollo económico en la Región. El crecimiento y desarrollo económico, guardan una diferencia sustancial en economía; el primero hace referencia a los incrementos en el nivel agregado de producción, en tanto el segundo hace énfasis en los aumentos generados de la producción per cápita, Field (1995). Una de las problemáticas que se presenta entre los dos polos económicos es, precisamente que el crecimiento económico sugiere el incremento de la actividad económica sin que se presente ningún cambio implícito en las Instituciones económicas de un País, en cambio el desarrollo económico incluye un paquete más amplio de transformaciones institucionales, tecnológicas y sociales. La globalización para los países de América Latina y El Caribe representa una oportunidad de crecimiento económico y reducir significativamente la pobreza, a través de la explotación de sus recursos naturales que demandan las grandes potencias a nivel global (BID 2008). Por otro lado Martínez y Roca (2001) señalan que un desarrollo sin crecimiento pondría límites al mercado y a la globalización. Los acuerdos intrarregionales y de libre comercio con países como los Estados Unidos, ha logrado generar mayores flujos internos y externos de bienes y servicios en la región, tal como se demuestra en la (figura 2).
  4. 4. Figura 2. América Latina y el Caribe: cambios en el valor y el volumen de exportaciones e importaciones (tasa de crecimiento anual). Fuente: BID 2008 El aumento de la demanda global de productos básicos, refleja un crecimiento de los precios en los mercados globales, así lo afirma la Organización de las Naciones Unidas (2008), por ejemplo durante el tercer trimestre del año 2007 los precios de aceites vegetales y oleaginosas registro un incremento del 163% con respecto al año 2000, así mismo ocurrió con las materias primas agrícolas 64%, minerales y metales 222%, y petróleo crudo 159%. El presente fenómeno económico, representa una oportunidad para los países en desarrollo que siguen dependiendo de la exportación de materias primas y productos básicos. La situación antes descrita, constituye un incremento en los ingresos económicos para los países de América Latina y el Caribe, como se puede apreciar en la (figura 3). Figura 3. América Latina y el Caribe. Crecimiento del producto interno bruto en el periodo 2000 – 2007. Fuente: CEPAL 2008 Martínez y Roca (2001), destacan que los crecimientos de PIB (instrumento de medición del crecimiento económico) implican aumentos considerables en el uso de energías y materiales, es justamente en este punto donde la economía ecológica plantea la necesidad de establecer ¿cuál sería la relación entre crecimiento económico y gastos de materiales y energías? Las presiones que se ejercen por la explotación de los recursos naturales en la región Sur, se ven agravadas por el crecimiento acelerado del urbanismo (PNUMA 2007).
  5. 5. La economía ecológica como alternativa de desarrollo sostenible El marco de la economía ecológica humana ayuda a identificar cuatro explicaciones de las incertidumbres que rodean a la globalización, Roy, A (2008). En primer lugar la globalización representa un proceso extremadamente complejo y difícil de establecer una medición del modelo. En segundo lugar la variedad de criterios de las personas en relación a la globalización hace que surjan distintas interpretaciones. En tercer lugar, las personas pueden tener agendas ocultas que disfrazan el verdadero significado de la globalización. Finalmente se establece una diferencia entre percepción y entendimiento de la globalización, lo cual permite profundizar los conflictos generados por la globalización. Roy E. Allen en su libro titulado “Human Ecology Economics” (2008), afirma que se ha generado una intensa controversia sobre el debate de que si la globalización permite el desarrollo de los países. ¿La globalización estimula o inhibe el crecimiento económico? Como ejemplo se cita el caso de China, el cual ha experimentado un rápido crecimiento en los últimos años, para luego enrumbarse en una política de liberalización de mercado. Sin embargo se hace énfasis en efectos secundarios que pueden generar una depreciación en el desarrollo de un país, por las múltiples inequidades que se genera en este modelo económico. Es así que surge la economía ecológica, la cal se define como la ciencia de la gestión de la sustentabilidad (Hauwermeiren 1999). Entre las características más importantes que presenta la economía ecológica, tenemos: 1. Plantea el uso de recursos renovables, a un ritmo que no exceda su tasa de renovación. 2. Se enfoca en la conservación de la diversidad biológica y hace énfasis en que los residuos, solo se generan en una magnitud que el ecosistema pueda asimilar. 3. Da importancia a la sostenibilidad ambiental en economía. 4. Aborda los conflictos ecológicos. 5. Reconoce la importancia de desarrollar indicadores biofísicos. Por otro lado, el concepto de economía verde no es un concepto nuevo, ya en el año de 1989 se introdujo el termino por parte de Pearce et al en su libro “Blueprint for a Green Economy” PNUMA 2009 propone desarrollar un nuevo paradigma económico, el cual promueva la demanda y la oferta de productos y servicios amigables que mejoren le medioambiente. La economía ecológica critica la economía tradicional por la valoración que le da al medioambiente y las formas de cómo afronta los problemas ambientales. Así tenemos, según Costanza (1996) argumenta que no hay que considerar la economía ecológica como un cambio de paradigma; la economía ecológica incorpora ideas, herramientas y enfoque de varias disciplinas. La trandisciplinaridad de la economía ecológica va más allá de abordar netamente a la economía y a la ecología, aborda leyes físicas como la primera y segunda ley de la termodinámica, en la cual existe una estrecha relación entre materia y energía y ayuda a comprender básicamente cómo funciona el comercio internacional, puesto que requiere de un flujo incesante de materias primas.
  6. 6. Casos de estudio Impacto social y económico en el uso de Biocombustibles en Latinoamérica. Los biocombustibles, representan una fuente potencial de energía renovable, la cual podría generar nuevos e inmensos mercados para productores agrícolas, Serna, F et al (2011). No todos los biocombustibles, resulta viable producirlos, ya que por lo general existe un impacto ambiental y un elevado costo social. A inicios del siglo XX la producción de biocombustibles se ha incrementado a un ritmo de 10% anual, llegando a una producción de 90187 millones de litros de biocombustibles, Brow (2009) de esta producción el 82% corresponde a bioetanol y 18% a biodiesel. La participación de los biocombustibles en el sector transportista, es del 1,5% del combustible total empleado por el sector. En algunos países, para obtener bioetanol se ha recurrido a maíz, caña de azúcar, razón por lo cual se los considera cultivos energéticos o feedstocks, así mismo las oleaginosas como soja y aceite de palma, es así que los biocombustibles representan una oportunidad económica para países de Latinoamérica y el Caribe. El desarrollo de los combustibles es visto como una oportunidad de generar seguridad energética, por una clara disminución de la importación de combustibles fósiles y el consecuente ahorro de divisas Duffey, (2011). Existen claras oportunidades de desarrollo rural a nivel latinoamericano, por antecedentes como Brasil. Existe una clara evolución del consumo de los Biocombustibles, según la Agencia Internacional de la Energía en su publicación del 2006, tal como se detalla en el siguiente gráfico: Fuente: IEA 2006 Por otro lado, tenemos que las perspectivas de elaboración de biocombustibles para la región latinoamericana son diferentes en relación al mercado mundial y su dotación de recursos naturales para el desarrollo de este combustible alternativo.
  7. 7. Así tenemos que en la siguiente figura se detalla la evolución del consumo de biocombustibles en américa latina y el Caribe. Evolución reciente de los consumos de gasolina y diésel en AL y C. Fuente: Coviello 2008 Se prevé que Brasil continuará siendo el principal exportador de bioetanol. Sin embargo, productores de bajo costo en otras partes del mundo podrían surgir como exportadores importantes. En cuanto a países de America Latina y el Caribe la iniciativa BioTop es más bien cauta, y considerando la satisfacción de las metas internas existentes en cada país (ver Capítulo 4), establece que sólo Brasil tiene la capacidad de abastecer su demanda interna y externa en forma simultánea y, por tanto, permanecer como un exportador sustancial a escala global. El 85% de la producción global de biocombustibles se sigue concentrando en EEUU y Brasil. En el caso del biodiesel, el líder global indiscutido es la UE. Así en los países de la región, más allá de Brasil que posee una amplia experiencia en la producción de bioetanol y biodiesel, sólo Colombia (bioetanol y biodiesel) y Argentina (biodiesel) poseen en la actualidad, desarrollos significativos en su industria de biocombustibles. La participación de la producción de biocombustibles en el resto de los países de América Latina y el Caribe aún es muy modesta. Los costos de producción, la capacidad de generar co-productos y el desarrollo del concepto de biorefinería son importantes temas a discutir. Los costos de producción surgen como un tema crítico. Si bien las tecnologías de primera generación se encuentran bien establecidas, la competitividad de los biocombustibles es hoy fuertemente cuestionada y sólo la producción de bioetanol en base a caña de azúcar en Brasil es competitivo frente a la gasolina. A nivel Ecuador, la política respecto a los biocombustibles se encuentra en una etapa temprana de desarrollo (BioTop, 2009a). La normativa está conformada por los Decretos Ejecutivos N° 146 y N°1.495, y las Leyes 2006-57 y 2007-85, la misma que establece el Consejo Nacional de Biocombustibles, cuya función es definir las políticas, planes, programas y proyectos
  8. 8. relacionados a la producción, manejo, industrialización y comercialización de los biocombustibles. Además, se establece la calidad, precio y volumen de los derivados del petróleo y de los biocombustibles. Junto con esto, existe un fondo (FEISEH) que busca impulsar proyectos de inversión en el sector de los hidrocarburos. Más allá de los respectivos costos económicos domésticos de estas políticas, también se ha alertado de los impactos y distorsiones que éstas pueden crear en otras partes del mundo Dufey, (2006). Por un lado, los mandatos de penetración de países consumidores importantes como los EE.UU y la UE, debido a que ellos se satisfacen parcialmente a través de importaciones de terceros países, implican cambios en el uso de tierras y producción en otras partes del mundo, Tyner, (2008). Estos cambios en uso de tierra y en las decisiones de producción conllevan a su vez a impactos ambientales y sociales diversos, los cuales también deben ser atendidos. Por otro lado, la existencia de subsidios, tarifas y normas técnicas también afectan los flujos de producción y comercio en terceros países y además constituyen costosas barreras al comercio, especialmente para aquellos países en desarrollo que pudiendo ser más eficientes en la producción poseen una menor capacidad financiera para apoyar su industria. Una de las principales motivaciones tras la promoción de los biocombustibles a nivel global es su supuesto mejor desempeño ambiental en relación a los combustibles fósiles a lo largo de su ciclo de vida. Sin embargo, como este capítulo expone, los vínculos entre los biocombustibles y el medio ambiente son complejos y puede resultar una variada combinación de impactos positivos y negativos que se deben considerar. El debate sobre el balance energético uno de los primeros temas que surgió en el contexto del debate ambiental sobre los biocombustibles. Comenzó a mediados de la década de los 70 cuando los biocombustibles comenzaron ser considerados como posibles sustitutos de la gasolina fósil en EE.UU. En particular, se enfocaban en la crítica de los primeros estudios realizados, principalmente enfocados en el bioetanol en base a maíz en los EE.UU, que entregaban resultados negativos del valor neto de la energía producida. A fines de los años 80, debido al interés de EE.UU. en reducir la polución y promover el uso de los biocombustibles, el tema de los balances energéticos volvió a tomar fuerza (Shapouri et al., 2002). Actualmente, aunque el enfoque está más bien asociado a las resultantes emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) los balances de energía también son considerados.
  9. 9. La producción de biocombustibles a gran escala podría exacerbar la ya intensa competencia por el uso de suelo que existe entre la agricultura, bosques y uso urbano. Por ejemplo, se estima que Brasil al año 2013 necesitaría incrementar sus cultivos de caña de azúcar en 3 millones de hectáreas (actualmente cuenta con unos 5,7 millones) para poder cumplir con la demanda interna y externa de bioetanol (Costa, 2006). La mayor preocupación proviene del efecto sustitución o de los cambios de uso indirecto de la tierra. Se refieren a la sustitución de pastizales o cultivos que se van haciendo menos rentables en relación a la caña de azúcar, y se van desplazando hacia tierras marginales o protegidas, con importantes impactos sobre la biodiversidad local. Actualmente, cerca del 2% de la irrigación de agua es utilizada para la producción de biocombustibles (Dufey et al., 2007). El uso de agua es de vital importancia, tanto durante el período de cultivo de los feedstocks como para el procesamiento de los biocombustibles. Así, la disponibilidad de agua, si bien ha sido un tema poco relevado en la problemática ambiental de los biocombustibles, actualmente surge como un factor limitante de la producción de los biocombustibles. Impactos ambientales de la producción de biocombustibles pueden ser significativos y variados. Los impactos ambientales asociados a los biocombustibles varían significativamente dependiendo del tipo de feedstock, método de cultivo y zona geográfica en cuestión. A nivel general, probablemente el impacto ambiental más significativo proviene de la fase de producción del cultivo energético, donde se relevan como los impactos de mayor cuidado los resultantes de cambios en el uso de la tierra, tanto en términos de emisiones de GEI como la expansión de la frontera agrícola y sus potenciales efectos sobre ecosistemas sensibles, así como la disponibilidad de agua en algunos contextos. Los avances en la frontera agrícola como resultado de la producción de biocombustibles surgen como un tema sensible considerando que la región de América Latina y el Caribe dispone de abundantes recursos forestales, representando el 22% de la superficie boscosa mundial, y nueve países de América Latina están incluidos dentro de la lista total de diecisiete países mega-diversos de Naciones Unidas: no menos de 10 países tienen, por lo menos, 1.000 especies de árboles cada uno. La fuerte dependencia de combustibles fósiles ha llevado a que muchos países gasten parte importante de sus reservas en moneda extranjera en importaciones de combustibles fósiles. Este es un tema de especial relevancia en los países en vías de desarrollo, ya que limita su disponibilidad de recursos para enfrentar otras necesidades de desarrollo. Numerosos países de America Latina y el Caribe son importadores netos de energía. Por ejemplo Chile, importa cerca
  10. 10. del 72% de sus necesidades energéticas Dufey, (2010). Incluso Ecuador, pese a ser un país exportador de crudo, es un importador neto de diesel, abasteciendo entre un 40% a un 45% de la demanda local con importaciones – aproximadamente 10 millones de barriles en el año 2006 (Sepeda, 2006). En Costa Rica las importaciones de petróleo también son relevantes, alcanzando un 5,6% del PIB durante el año 2007 (Murillo, 2007). Finalmente, uno de los temas que se encuentra actualmente en debate se refiere a las bondades de emplear la biomasa para quema directa y así producir bioelectricidad en lugar de procesarla para producir biocombustibles. A pesar de que el rendimiento energético de cada cultivo sea considerable y que los balances presentados sean positivos, recientes estudios apuntan a que producir bioelectricidad directamente es más eficiente energéticamente que producir biocombustibles líquidos, y que, además, se generan menos emisiones de gases efecto invernadero (Campbell et al., 2009). Lo anteriormente expuesto ha generado una nueva discusión en torno al uso final que se le debe dar a los cultivos energéticos actualmente utilizados para la producción de biocombustibles líquidos. Al finalizar el presente trabajo, puedo concluir personalmente que la producción de biocombustibles puede ser factible, siempre y cuando el espacio físico no atente contra la seguridad alimentaria y no altere el uso de suelo para productos agrícolas que tienen que estar en la canasta básica de los hogares; por otro lado tenemos la economía ambiental nos ayuda a comprender el impacto social, económico y ambiental que se puede desarrollar con un proyecto de biocombustibles en el cual por indicadores meramente macroeconómicos, los países pueden ver una oportunidad de crecimiento económico, los elevados costos ambientales sin lugar a duda pueden llegar a ser muy elevados y solo se generarían externalidades negativas. Referencias bibliográficas 1. Banco Interamericano de Desarrollo (2008). Desarrollo sostenible: medioambiente, cambio climático y energía. Oportunidades para el dialogo y la cooperación entre la Unión Europea y América Latina y El Caribe. Washington. Autor. 2. Gudynas, E. (S.F). Debates on development and its alternatives in Latin America: a brief heterodox guide. 3. Mayoral, F. (2009) Deuda externa y economía ecológica: dos visiones críticas. ISBN: 978-9978-67-198-6 4. Acosta, A (2009) La maldición de la abundancia. ISBN Abya-Yala: 978-9978-22-844-9 5. Miguez, S. Vásquez, R (2006). Foro económico: Economía, ambiente y sustentabilidad. Revista de la Facultad de Economía, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.
  11. 11. 11(33). 102 – 109. Recuperado de: file:///C:/Users/Luis/Downloads/Econom%C3%ADa,+ambiente+y+sustentabilidad.pdf 6. Banco Interamericano de Desarrollo. (2012). Guía metodológica: Iniciativa ciudades emergentes y sostenibles. (1ra ed.). Autor. 7. Mancilla, A. Carrillo, S. (2011). La economía verde desde una perspectiva de América Latina. ISBN: 978-9978-94-132-4 8. Leff, E. (2008). Decrecimiento o desconstrucción de la economía: Hacia un mundo sustentable. Revista de la Universidad Bolivariana, 7(21). 81 – 90. Recuperado de: www.scielo.cl/pdf/polis/v7n21/art05.pdf 9. Aguilera, F. Castilla, C. Sánchez, M. (1990). Economía Ecológica, desarrollo sostenible y la ausencia del desarrollo: El contexto del desarrollo local. Estudios Regionales. 26. 17 – 28. Recuperado de: www.revistaestudiosregionales.com/pdfs/pdf304.pdf 10. Acosta, A. (et, al 2000). El Ecuador Post Petrolero. Quito. Acción Ecológica. 11. Healy, Hali; Martínez, Joan; Temper, Leah; Walter, Mariana y Francois, Julien. (Eds.) (2013). Ecological Economics from the ground up. EEUU and Canada. Routledege. 12. Roy E. Allen. (Eds.) (2008). Human Ecology Economics: A new framework for global sustainability. EEUU and Canada. Routledege. 13. Hauwermeiren, S. (1999). Manual de Economía Ecológica. Santiago de Chile. Abya- Yala. 14. Flacso, sede Ecuador; Ministerio de Cultura del Ecuador. (2009). Deuda externa y economía ecológica: dos visiones críticas. (1ra ed). Quito: Autor. 15. Field, B; Cano, L; Cárdenas, J. (1995). Economía Ambiental: Una introducción. Colombia. McGraw-Hill, Interamericana S.A. 16. Brow, L. (2003). Eco Economía: La construcción de una economía para el planeta. Caracas. Fundación Polar Earth Policy Institute. 17. Martínez, J. Roca, J. (2001). Economía Ecológica y política ambiental. México. Fondo de Cultura Económica. 18. Falconí, F. (2014). Al sur de las decisiones: Enfrentando la crisis del siglo XXI. Quito – Ecuador. Editorial El Conejo. 19. Varas, J. (2ª. Ed.) (1999). Economía del medioambiente en América Latina. México. AlfaOmega Grupo Editor. 20. Serna, F et al (2011). Impacto Social y Económico en el Uso de Biocombustibles. Journal of Technology Management & Innovation. 6(1). ISSN: 0718-2724. Recuperado de: http://www.scielo.cl/pdf/jotmi/v6n1/art09.pdf 21. Duffey, A (2010). Estudio regional sobre economía de los biocombustibles 2010: temas clave para los países de América Latina y el Caribe. CEPAL. Recuperado de: http://www.cepal.org/ddpe/agenda/2/42932/EstEconomiaBiocombustiblesDialPol.pdf

×