Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
Ingeniería Industrial – Investigación I
COMO UNA NOVELA
Christian Felipe Achury Suarez.
Ingeniería Industrial –Investigaci...
Ingeniería Industrial – Investigación I
capaces de explicar, comentar, criticar y juzgar. Ya no hay importancia si los jóv...
Ingeniería Industrial – Investigación I
CONCLUSIÓN
Daniel Pennac genera el placer de leer buena literatura. Una emoción fu...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Resumen Como una novela

11,516 views

Published on

COMO UNA NOVELA
Christian Felipe Achury Suarez.
Ingeniería Industrial –Investigación I.
Docente: Carlos Bermúdez.
Como una Novela-Autor: Daniel Pennac
Lectura - Literatura
Universidad de Cundinamarca – Extensión Soacha.
Daniel Pennac, acoge desde la primera página, en un suspiro, al mismo tiempo, nos deja alegres y una
agradable sensación de bienestar. Pennac consiguió transmitir su buen humor y su entusiasmo y, sobre
de todo, esta obra logra reflexiones sobre el afortunado amor a los libros y por sentir pasión por la
lectura.
Porque ese es precisamente el objetivo de este libro, lograr que los niños, que los jóvenes, que los hijos,
que los alumnos se reconcilien con la lectura, que le pierdan el miedo, que lean por placer, que se
sumerjan en las páginas de un libro porque ellos quieren, con libertad, sin obligaciones, como una
aventura personal y no como una imposición ajena.
El libro se compone de cuatro partes: Nacimiento del alquimista, Hay que leer (el dogma), Dar de leer y El
cómo se leerá o los derechos imprescriptibles del lector. En las primeras páginas Pennac analiza el cambio
que se ha hecho en lo social, ya que antes leer era prohibido, leer era en el pasado un acto subversivo y
el placer de leer era “un pecado”.
Leer es un acto personal, la lectura tiene una virtud que permite una abstracción del mundo para llegar
al sentido. Al mismo tiempo, leer no es un acto pasivo. La lectura es un acto de creación permanente, al
leer imaginamos un todo.
Leer nos permite olvidarnos de las obligaciones, de los problemas, de las preocupaciones, es como se
debe inculcar la lectura a las nuevas generaciones, como una alegría, no como una obligación. No se
bebe permitir algo divertido se convierta en una preocupación.
Son los padres los que en primer lugar transmutan la pasión de leer a sus hijos. Desde que son
pequeños, a todos los niños les gusta que les lean historias y cuentos. Pero una vez que ellos leen solos,
son muchos los padres que se olvidan de estos minutos que dedicaban cada día a leer con su hijo y del
placer que eso les proporcionaba a todos, a grandes y pequeños.

Published in: Engineering
  • Login to see the comments

Resumen Como una novela

  1. 1. Ingeniería Industrial – Investigación I COMO UNA NOVELA Christian Felipe Achury Suarez. Ingeniería Industrial –Investigación I. Docente: Carlos Bermúdez. Como una Novela-Autor: Daniel Pennac Lectura - Literatura Universidad de Cundinamarca – Extensión Soacha. Daniel Pennac, acoge desde la primera página, en un suspiro, al mismo tiempo, nos deja alegres y una agradable sensación de bienestar. Pennac consiguió transmitir su buen humor y su entusiasmo y, sobre de todo, esta obra logra reflexiones sobre el afortunado amor a los libros y por sentir pasión por la lectura. Porque ese es precisamente el objetivo de este libro, lograr que los niños, que los jóvenes, que los hijos, que los alumnos se reconcilien con la lectura, que le pierdan el miedo, que lean por placer, que se sumerjan en las páginas de un libro porque ellos quieren, con libertad, sin obligaciones, como una aventura personal y no como una imposición ajena. El libro se compone de cuatro partes: Nacimiento del alquimista, Hay que leer (el dogma), Dar de leer y El cómo se leerá o los derechos imprescriptibles del lector. En las primeras páginas Pennac analiza el cambio que se ha hecho en lo social, ya que antes leer era prohibido, leer era en el pasado un acto subversivo y el placer de leer era “un pecado”. Leer es un acto personal, la lectura tiene una virtud que permite una abstracción del mundo para llegar al sentido. Al mismo tiempo, leer no es un acto pasivo. La lectura es un acto de creación permanente, al leer imaginamos un todo. Leer nos permite olvidarnos de las obligaciones, de los problemas, de las preocupaciones, es como se debe inculcar la lectura a las nuevas generaciones, como una alegría, no como una obligación. No se bebe permitir algo divertido se convierta en una preocupación. Son los padres los que en primer lugar transmutan la pasión de leer a sus hijos. Desde que son pequeños, a todos los niños les gusta que les lean historias y cuentos. Pero una vez que ellos leen solos, son muchos los padres que se olvidan de estos minutos que dedicaban cada día a leer con su hijo y del placer que eso les proporcionaba a todos, a grandes y pequeños. Dejan que sea el colegio y los docentes los que se preocupen de que sus hijos lean. En la actualidad los padres solo les quedan corroborar que sus hijos entienden lo que leen, que lo han comprendido, que son
  2. 2. Ingeniería Industrial – Investigación I capaces de explicar, comentar, criticar y juzgar. Ya no hay importancia si los jóvenes disfrutan leyendo o no. Lo que si se consigue es que los jóvenes se alejen cada vez más de los libros, que los vean como el enemigo, ajeno y aburrido. Es mejor la televisión, los videojuegos o las películas. Por eso los padres generan a sus hijos las horas delante de la “tv” como compensatorio y la prohibición de verla como castigo. El otro lado es que la lectura queda rebajada al papel de tarea y de obligación. Así precisamente lo “peor” que se puede hacer. Es mucho mejor y, sobre todo, más fácil de lo que se piensa, inculcarles a nuestros jóvenes el deseo de aprender. La forma de lograrlo es sin prisa y con libertad. Ni padres ni docentes deben exigir a los jóvenes que lean, no deben obligarles a leer. Ellos, deben compartir con los mismos el placer que les proporciona la lectura, su pasión y su amor por la literatura. Antes, las historias más grandiosas que hemos leído se las debemos casi siempre a un ser querido. Porque eso es amar, dar nuestras preferencias a los que preferimos. Pennac expone en la segunda parte de su libro que hay que leer para aprender, para sacar adelante nuestros estudios, para informarnos, para saber de dónde venimos, para saber quién es, para conocer a los demás, para entender los fundamentos de nuestra sociedad, para satisfacer la curiosidad, para distraer, para informar, para cultivar, para comunicar, para ejercer el espíritu crítico. Esto es lo que importa. No importa que los jóvenes no comprendan a la perfección lo que leen, los personajes, la trama o el argumento. Porque lo importante es que sepan, que entienda y que nunca se olvide que los libros cuentan una historia. Una historia que puede interesar y gustar para siempre. Pero hace falta encontrar tiempo para leer. Un tiempo que siempre es robado al deber de vivir. Porque el tiempo para leer suplanta el tiempo de vivir. La última parte del libro se conforma por los derechos imprescriptibles del lector: el derecho a no leer, el derecho a saltarnos las páginas, el derecho a no terminar un libro, el derecho a releer, el derecho a leer cualquier cosa, el derecho a leer en cualquier sitio, el derecho a hojear, el derecho a leer en voz alta y el derecho a callarnos. Como lector, tenemos derecho a todo y más. Somos libres para elegir las lecturas, para leer lo que queremos, cuando queremos y donde queremos .Porque la lectura es una afición, una pasión, algo que da felicidad, algo placentero. Algo que hace vivir. Todos tienen claro por qué leemos. Las razones para leer son tan extrañas, tan propias, tan íntimas, tan personales como nuestras razones para vivir y ser felices durante la eternidad.
  3. 3. Ingeniería Industrial – Investigación I CONCLUSIÓN Daniel Pennac genera el placer de leer buena literatura. Una emoción fuera de serie, una sensación que ayuda a mi vida personal, que encuentra esos lasos irrompibles con la misma, ya que es y resulta grandiosa.

×