Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Composición tipografica digital

presentación CTD

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Composición tipografica digital

  1. 1. Principios para la elección de una fuente La tipografía existe para hacer honor al contenido La tipografía tiene identidad propia Hay un estilo más allá del estilo
  2. 2. Criterios funcionales Criterios estéticos Criterios culturales
  3. 3. Tácticas para cumplir los principios Lee el texto antes de diseñarlo Descubre la forma del tipo en el texto Evidencia la relación texto-elementos La fuente debe hacerle justicia al texto Formato y caja en función del contenido Atención absoluta en detalles incidentales
  4. 4. Funciones de la tipografía en el texto Invitar al lector Revelar su tenor y significado Clarificar su estructura y orden Ligarse a otros elementos Inducir al lector al «Reposo enérgico»
  5. 5. Color tipográfico Centaur, Legacy y Mendoza (14/16 × 18) Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Sed malesuada ligula ac turpis. Cras mauris. Nunc purus. Donec dignissim porttitor urna. Praesent porta purus id tortor. Ut placerat pellentesque leo. Sed pretium, elit ac viverra iaculis, felis mi rutrum nibh, id semper lectus odio non diam. Quisque sapien. Donec a turpis. Nullam sed leo. Fusce id purus quis dolor interdum ultrices. Donec viverra dolor vel sapien. Nam elit dolor, eleifend rhoncus, tincidunt a, blandit ac, turpis.   Donec pulvinar dui vel dolor. Ut metus diam, suscipit vel, egestas a, blandit nec, augue. Nam convallis massa non turpis. Quisque sapien. Integer ante. Duis rhoncus, diam ac pretium ultricies, neque mi varius lectus, eu egestas urna nunc id tellus. Suspendisse luctus aliquet orci. Aenean mollis commodo lectus. Sed pellentesque congue est. In vulputate sollicitudin augue. Integer vitae tellus at ipsum adipiscing ultrices. In lacus velit, tincidunt eget, volutpat vestibulum, laoreet quis, lorem. Nulla ut libero a ante interdum pharetra. Suspendisse Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Sed malesuada ligula ac turpis. Cras mauris. Nunc purus. Donec dignissim porttitor urna. Praesent porta purus id tortor. Ut placerat pellentesque leo. Sed pretium, elit ac viverra iaculis, felis mi rutrum nibh, id semper lectus odio non diam. Quisque sapien. Donec a turpis. Nullam sed leo. Fusce id purus quis dolor interdum ultrices. Donec viverra dolor vel sapien. Nam elit dolor, eleifend rhoncus, tincidunt a, blandit ac, turpis.   Donec pulvinar dui vel dolor. Ut metus diam, suscipit vel, egestas a, blandit nec, augue. Nam convallis massa non turpis. Quisque sapien. Integer ante. Duis rhoncus, diam ac pretium ultricies, neque mi varius lectus, eu egestas urna nunc id tellus. Suspendisse luctus aliquet orci. Aenean mollis commodo lectus. Sed pellentesque congue est. In vulputate sollicitudin Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Sed malesuada ligula ac turpis. Cras mauris. Nunc purus. Donec dignissim porttitor urna. Praesent porta purus id tortor. Ut placerat pellentesque leo. Sed pretium, elit ac viverra iaculis, felis mi rutrum nibh, id semper lectus odio non diam. Quisque sapien. Donec a turpis. Nullam sed leo. Fusce id purus quis dolor interdum ultrices. Donec viverra dolor vel sapien. Nam elit dolor, eleifend rhoncus, tincidunt a, blandit ac, turpis.   Donec pulvinar dui vel dolor. Ut metus diam, suscipit vel, egestas a, blandit nec, augue. Nam convallis massa non turpis. Quisque sapien. Integer ante. Duis rhoncus, diam ac pretium ultricies, neque mi varius lectus, eu egestas urna nunc id tellus. Suspendisse luctus aliquet orci. Aenean mollis commodo lectus. Sed pellentesque congue est. In vulputate sollicitudin augue. Integer
  6. 6. Color tipográfico — Factores de influencia El diseño de la fuente (caja de x, ascendentes y descendentes, contraste, etc.) El espacio entre las letras El espacio entre las palabras El espacio entre las líneas
  7. 7. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 1. Definir el espacio entre palabras para ajustar el tamaño y espacio natural de la fuente.     m o cuadratin m / 2,n o medio cuadratin   m / 3 o un tercio de cuadratin   m / 4 o un tercio de cuadratin
  8. 8. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 1. Definir el espacio entre palabras para ajustar el tamaño y espacio natural de la fuente. Entre palabras debe dejarse el menor espacio posible, apenas lo suficiente para que los vocablos se distingan como piezas individuales. El resultado debe ser una tipografía compacta(...). Cuando los renglones son suficientemente largo y se tiene un buen número de palabras por línea (...) es recomendable componer con mínimos de hasta m/8. — Jorge de Buen, Manual deldiseño editorial
  9. 9. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 1. Definir el espacio entre palabras para ajustar el tamaño y espacio natural de la fuente. Jorge de Buen (Mexicano) Robert Bringhurst (Canadiense) Jan Tschichold (Suizo-aleman) Espacio mínimo m/8 12.5% Óptimo m/5 20% Máximo 2m/5 40% Espacio mínimo m/5 20% Óptimo m/4 25% Máximo m/2 50% Espacio mínimo m/4 25% Óptimo m/3 33.3% Máximo 2m/3 66.7%
  10. 10. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 1. Definir el espacio entre palabras para ajustar el tamaño y espacio natural de la fuente. Estoesporquelaspalabras enespañolsoncompuestasypuedensermuy largas.(14palabras,80%) This is because english words are compounded and can be very long. (12 palabras, 100%) Das liegt daran, dass die deutschen Wörter zusammengesetzt sind und sehr lang werden können. (14 palabras, 120%)
  11. 11. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 1. Definir el espacio entre palabras para ajustar el tamaño y espacio natural de la fuente. Estoesporquelaspalabrasenespañolsoncompuestasypuedensermuy largas.(14palabras,80%) This is because english words are compounded and can be very long. (12 palabras, 100%) Das liegt daran, dass die deutschen Wörter zusammengesetzt sind und sehr lang werden können. (14 palabras, 120%)
  12. 12. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 1. Definir el espacio entre palabras para ajustar el tamaño y espacio natural de la fuente.
  13. 13. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 1. Definir el espacio entre palabras para ajustar el tamaño y espacio natural de la fuente. «En parrafos de bandera, la variación de espacio entre palabras podrá ser de entre 3/m y 4/m, pero nada como el ojo entrenado del diseñador para determinar el espacio más grato» —Jorge de Buen, Manual de diseño editorial «En textos justificados los limites razonables son entre m/5 y m/4, y en textos de bandera entre m/4 y m/3» —Robert bringhurst, The elements of typographic style
  14. 14. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 2. Escoger una medida cómoda Distribución de caracteres por línea en texto de lectura según Robert Bringhurst Monocolumna Multicolumna Mínimo 45 38/40 Óptimo 66* 45** Máximo 75/80 60
  15. 15. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 2. Escoger una medida cómoda *L1C = c × 30 / 12 **LnC = c × 20 / 12 L1C = Largo óptimo de línea monocolumna (aproximado) LnC = Largo óptimo de línea multicolumna (aproximado) c = cuerpo de la fuente Este texto es simulado, sirve únicamente para hacer la cuenta de caractere... (74 car.) L1C = 20 × 30 / 12 = 50 Este texto es simulado, sirve únicamente para ha... (48 caracteres) LnC = 20 × 20 /12 = 33,3 (33)
  16. 16. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 2. Escoger una medida cómoda *L1C = l × 2,25 **LnC = l × 1,55 L1C = Largo óptimo de línea monocolumna (aproximado) LnC = Largo óptimo de línea multicolumna (aproximado) c = Cuerpo de la fuente  l = largo de alfabeto básico (abcdefghijklmnopqrstuvwxyz) abcdefghijklmnopqrstuvwxyz l = Utopia 18/21 × 20;1,59 (20) Este texto es simulado, sirve únicamente para hacer la cuenta de ca... (67 caracteres) L1C = 20 × 2,25 = 45 Este texto es simulado, sirve únicamente para ... (46 caracteres) LnC = 20 × 1,55 = 31
  17. 17. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 2. Escoger una medida cómoda Distribución de caracteres por línea en texto de lectura según Jorge de Buen Altos lectores Bajos lectores Mínimo 45 34 Óptimo 60 45 Máximo 80 60
  18. 18. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 2. Escoger una medida cómoda Entschuldigung Anticonstitucionalmente
  19. 19. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 3. Justificar o no el texto. «... no se puede decir categóricamente que un estilo es claramente superior al otro. Más bien, cada estilo supera una debilidad del otro, a costa de admitir una nueva carencia» — Jorge de Buen, Manual de diseño editorial
  20. 20. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 3. Justificar o no el texto. «... los buenos diseñadores trataran de evitar guiones consecutivos, pero esto es mejor que un espaciado torpe, y componer en texto de bandera es aún mejor» — Robert Bringhurst, The elements of typographic style
  21. 21. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 3. Justificar o no el texto. El justificar o no un texto establece una negociación entre la conservación del color tipográfico por medio del espaciado constante y la frecuencia de los guiones, la decisión está en las necesidades del texto.
  22. 22. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales Warnock 12/15 × 27;0* [l : 12;3,6 (12,25)] l × 2,25 = 27,56 (27*) La primera palabra la califica como «legible y atractiva» mientras que la segunda la tacha de ser «un montón de letras». A primera vista en este ejemplo el rigor de Tschichold puede parecernos ex- cesivo pero si hemos aprendido a mirar con nuestro «ojo de tipógrafo» seguro que estamos de acuerdo con él.   La importancia de saber valorar el correcto espaciado de los caracteres, no solamente es vital a la hora de diseñar una tipo- grafía sino también cuando componemos textos con ella, sobre todo en tamaños de titulares.   Si bien el espaciado de los caracteres es al final una cuestión de sensibilidad, no existe ninguna fórmula o procedimiento que nos garantize unos resultados óptimos de forma automática, si es posible fijar un «punto de partida» desde el cual conseguir unos mínimos que nos aporten un nivel de calidad aceptable.   De la literatura, poca, existente sobre cuestiones técnicas refe- rentes al diseño de tipografías el texto clásico sobre espaciado se encuentra en el libro del diseñador tipográfico y director del departamento de diseño de Linotype durante 30 años Walter Tracy, titulado Letters of credit, a view of type design publicado en 1986.   En este libro Tracy dedica un capítulo para mostrarnos el mé- todo utilizado en Linotype para dotar de espacios laterales o «prosas» a los caracteres; como hemos comentado se trata de un paso inicial importante pero debemos tener cuidado de aplicarlo de forma mecánica en nuestras creaciones ya que, dependiendo de las características de cada tipografía, los resultados pueden no ser los esperados.   Es aconsejable, por lo tanto, después de aplicar este método La primera palabra la califica como «legible y atractiva» mientras que la segunda la tacha de ser «un montón de letras». A primera vista en este ejemplo el rigor de Tschichold puede parecernos ex- cesivo pero si hemos aprendido a mirar con nuestro «ojo de tipó- grafo» seguro que estamos de acuerdo con él.   La importancia de saber valorar el correcto espaciado de los caracteres, no solamente es vital a la hora de diseñar una tipogra- fía sino también cuando componemos textos con ella, sobre todo en tamaños de titulares.   Si bien el espaciado de los caracteres es al final una cuestión de sensibilidad, no existe ninguna fórmula o procedimiento que nos garantize unos resultados óptimos de forma automática, si es po- sible fijar un «punto de partida» desde el cual conseguir unos mí- nimos que nos aporten un nivel de calidad aceptable.   De la literatura, poca, existente sobre cuestiones técnicas refe- rentes al diseño de tipografías el texto clásico sobre espaciado se encuentra en el libro del diseñador tipográfico y director del de- partamento de diseño de Linotype durante 30 años Walter Tracy, titulado Letters of credit, a view of type design publicado en 1986.   En este libro Tracy dedica un capítulo para mostrarnos el mé- todo utilizado en Linotype para dotar de espacios laterales o «pro- sas» a los caracteres; como hemos comentado se trata de un paso inicial importante pero debemos tener cuidado de aplicarlo de forma mecánica en nuestras creaciones ya que, dependiendo de las características de cada tipografía, los resultados pueden no ser los esperados.   Es aconsejable, por lo tanto, después de aplicar este método de- dicar el tiempo necesario a comprobar que ópticamente los carac-
  23. 23. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales La primera palabra la califica como «legible y atractiva» mientras que la segunda la tacha de ser «un montón de letras». A primera vista en este ejemplo el rigor de Tschichold puede parecernos ex- cesivo pero si hemos aprendido a mirar con nuestro «ojo de tipógrafo» seguro que estamos de acuerdo con él.   La importancia de saber valorar el correcto espaciado de los caracteres, no solamente es vital a la hora de diseñar una tipo- grafía sino también cuando componemos textos con ella, sobre todo en tamaños de titulares.   Si bien el espaciado de los caracteres es al final una cuestión de sensibilidad, no existe ninguna fórmula o procedimiento que nos garantize unos resultados óptimos de forma automática, si es posible fijar un «punto de partida» desde el cual conseguir unos mínimos que nos aporten un nivel de calidad aceptable.   De la literatura, poca, existente sobre cuestiones técnicas refe- rentes al diseño de tipografías el texto clásico sobre espaciado se encuentra en el libro del diseñador tipográfico y director del departamento de diseño de Linotype durante 30 años Walter Tracy, titulado Letters of credit, a view of type design publicado en 1986.   En este libro Tracy dedica un capítulo para mostrarnos el mé- todo utilizado en Linotype para dotar de espacios laterales o «prosas» a los caracteres; como hemos comentado se trata de un paso inicial importante pero debemos tener cuidado de aplicarlo de forma mecánica en nuestras creaciones ya que, dependiendo de las características de cada tipografía, los resultados pueden no ser los esperados.   Es aconsejable, por lo tanto, después de aplicar este método La primera palabra la califica como «legible y atractiva» mientras que la segunda la tacha de ser «un montón de letras». A primera vista en este ejemplo el rigor de Tschichold puede parecernos ex- cesivo pero si hemos aprendido a mirar con nuestro «ojo de tipó- grafo» seguro que estamos de acuerdo con él.   La importancia de saber valorar el correcto espaciado de los caracteres, no solamente es vital a la hora de diseñar una tipogra- fía sino también cuando componemos textos con ella, sobre todo en tamaños de titulares.   Si bien el espaciado de los caracteres es al final una cuestión de sensibilidad, no existe ninguna fórmula o procedimiento que nos garantize unos resultados óptimos de forma automática, si es po- sible fijar un «punto de partida» desde el cual conseguir unos mí- nimos que nos aporten un nivel de calidad aceptable.   De la literatura, poca, existente sobre cuestiones técnicas refe- rentes al diseño de tipografías el texto clásico sobre espaciado se encuentra en el libro del diseñador tipográfico y director del de- partamento de diseño de Linotype durante 30 años Walter Tracy, titulado Letters of credit, a view of type design publicado en 1986.   En este libro Tracy dedica un capítulo para mostrarnos el mé- todo utilizado en Linotype para dotar de espacios laterales o «pro- sas» a los caracteres; como hemos comentado se trata de un paso inicial importante pero debemos tener cuidado de aplicarlo de forma mecánica en nuestras creaciones ya que, dependiendo de las características de cada tipografía, los resultados pueden no ser los esperados.   Es aconsejable, por lo tanto, después de aplicar este método de- dicar el tiempo necesario a comprobar que ópticamente los carac-
  24. 24. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales Warnock 12/15 × 19;0* [l : 12;3,6 (12,25)] l × 1,55 = 18,98 (19*) La primera palabra la califica como «legible y atractiva» mientras que la segunda la tacha de ser «un montón de letras». A primera vista en este ejemplo el rigor de Tschichold puede parecernos excesivo pero si hemos apren- dido a mirar con nuestro «ojo de tipógrafo» seguro que estamos de acuerdo con él. La importancia de saber valorar el correcto espaciado de los caracteres, no solamente es vital a la hora de diseñar una tipografía sino también cuando componemos textos con ella, sobre todo en tamaños de titulares. Si bien el espaciado de los caracteres es al final una cuestión de sensibilidad, no existe ninguna fórmula o procedimiento que nos garantize unos resultados óptimos de forma automática, si es posible fijar un «punto de partida» desde el cual conseguir unos míni- mos que nos aporten un nivel de calidad aceptable. De la literatura, poca, existente sobre cues- tiones técnicas referentes al diseño de tipo- grafías el texto clásico sobre espaciado se encuentra en el libro del diseñador tipográ- fico y director del departamento de diseño de Linotype durante 30 años Walter Tracy, titu- lado Letters of credit, a view of type design pu- blicado en 1986. La primera palabra la califica como «legible y atractiva» mientras que la segunda la tacha de ser «un montón de letras». A primera vista en este ejemplo el rigor de Tschichold puede pa- recernos excesivo pero si hemos aprendido a mirar con nuestro «ojo de tipógrafo» seguro que estamos de acuerdo con él.   La importancia de saber valorar el correcto espaciado de los caracteres, no solamente es vital a la hora de diseñar una tipografía sino también cuando componemos textos con ella, sobre todo en tamaños de titulares.   Si bien el espaciado de los caracteres es al final una cuestión de sensibilidad, no existe ninguna fórmula o procedimiento que nos ga- rantize unos resultados óptimos de forma au- tomática, si es posible fijar un «punto de par- tida» desde el cual conseguir unos mínimos que nos aporten un nivel de calidad acept- able.   De la literatura, poca, existente sobre cues- tiones técnicas referentes al diseño de tipo- grafías el texto clásico sobre espaciado se en- cuentra en el libro del diseñador tipográfico y director del departamento de diseño de Lino- type durante 30 años Walter Tracy, titulado Letters of credit, a view of type design publica- do en 1986.
  25. 25. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales Warnock 12/15 × 19;0* [l : 12;3,6 (12,25)] l × 1,55 = 18,98 (19*) La primera palabra la califica como «legible y atractiva» mientras que la segunda la tacha de ser «un montón de letras». A primera vista en este ejemplo el rigor de Tschichold puede parecernos excesivo pero si hemos apren- dido a mirar con nuestro «ojo de tipógrafo» seguro que estamos de acuerdo con él. La importancia de saber valorar el correcto espaciado de los caracteres, no solamente es vital a la hora de diseñar una tipografía sino también cuando componemos textos con ella, sobre todo en tamaños de titulares. Si bien el espaciado de los caracteres es al final una cuestión de sensibilidad, no existe ninguna fórmula o procedimiento que nos garantize unos resultados óptimos de forma automática, si es posible fijar un «punto de partida» desde el cual conseguir unos míni- mos que nos aporten un nivel de calidad aceptable. De la literatura, poca, existente sobre cues- tiones técnicas referentes al diseño de tipo- grafías el texto clásico sobre espaciado se encuentra en el libro del diseñador tipográ- fico y director del departamento de diseño de Linotype durante 30 años Walter Tracy, titu- lado Letters of credit, a view of type design pu- blicado en 1986. La primera palabra la califica como «legible y atractiva» mientras que la segunda la tacha de ser «un montón de letras». A primera vista en este ejemplo el rigor de Tschichold puede pa- recernos excesivo pero si hemos aprendido a mirar con nuestro «ojo de tipógrafo» seguro que estamos de acuerdo con él.   La importancia de saber valorar el correcto espaciado de los caracteres, no solamente es vital a la hora de diseñar una tipografía sino también cuando componemos textos con ella, sobre todo en tamaños de titulares.   Si bien el espaciado de los caracteres es al final una cuestión de sensibilidad, no existe ninguna fórmula o procedimiento que nos ga- rantize unos resultados óptimos de forma au- tomática, si es posible fijar un «punto de par- tida» desde el cual conseguir unos mínimos que nos aporten un nivel de calidad acept- able.   De la literatura, poca, existente sobre cues- tiones técnicas referentes al diseño de tipo- grafías el texto clásico sobre espaciado se en- cuentra en el libro del diseñador tipográfico y director del departamento de diseño de Lino- type durante 30 años Walter Tracy, titulado Letters of credit, a view of type design publica- do en 1986.
  26. 26. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales Warnock 12/15 × 14;0* [l : 12;3,6 (12,25)] l × 1,15 = 14,08 (14*) La primera palabra la califica co- mo «legible y atractiva» mientras que la segunda la tacha de ser «un montón de letras». A prim- era vista en este ejemplo el rigor de Tschichold puede parecernos excesivo pero si hemos aprendido a mirar con nuestro «ojo de tipó- grafo» seguro que estamos de acuerdo con él. La importancia de saber valorar el correcto espaciado de los ca- racteres, no solamente es vital a la hora de diseñar una tipografía sino también cuando compone- mos textos con ella, sobre todo en tamaños de titulares. Si bien el espaciado de los carac- teres es al final una cuestión de sensibilidad, no existe ninguna fórmula o procedimiento que nos garantize unos resultados óp- timos de forma automática, si es posible fijar un «punto de par- tida» desde el cual conseguir unos mínimos que nos aporten un nivel de calidad aceptable. De la literatura, poca, existente La primera palabra la califica como «legible y atractiva» mien- tras que la segunda la tacha de ser «un montón de letras». A primera vista en este ejemplo el rigor de Tschichold puede parecernos ex- cesivo pero si hemos aprendido a mirar con nuestro «ojo de tipó- grafo» seguro que estamos de acuerdo con él.   La importancia de saber valorar el correcto espaciado de los car- acteres, no solamente es vital a la hora de diseñar una tipografía sino también cuando com- ponemos textos con ella, sobre todo en tamaños de titulares.   Si bien el espaciado de los car- acteres es al final una cuestión de sensibilidad, no existe ninguna fórmula o procedimiento que nos garantize unos resultados ópti- mos de forma automática, si es posible fijar un «punto de parti- da» desde el cual conseguir unos mínimos que nos aporten un nivel de calidad aceptable.   De la literatura, poca, existente
  27. 27. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales Warnock 12/15 × 14;0* [l : 12;3,6 (12,25)] l × 1,15 = 14,08 (14*) La primera palabra la califica co- mo «legible y atractiva» mientras que la segunda la tacha de ser «un montón de letras». A prim- era vista en este ejemplo el rigor de Tschichold puede parecernos excesivo pero si hemos aprendido a mirar con nuestro «ojo de tipó- grafo» seguro que estamos de acuerdo con él. La importancia de saber valorar el correcto espaciado de los ca- racteres, no solamente es vital a la hora de diseñar una tipografía sino también cuando compone- mos textos con ella, sobre todo en tamaños de titulares. Si bien el espaciado de los carac- teres es al final una cuestión de sensibilidad, no existe ninguna fórmula o procedimiento que nos garantize unos resultados óp- timos de forma automática, si es posible fijar un «punto de par- tida» desde el cual conseguir unos mínimos que nos aporten un nivel de calidad aceptable. De la literatura, poca, existente La primera palabra la califica como «legible y atractiva» mien- tras que la segunda la tacha de ser «un montón de letras». A primera vista en este ejemplo el rigor de Tschichold puede parecernos ex- cesivo pero si hemos aprendido a mirar con nuestro «ojo de tipó- grafo» seguro que estamos de acuerdo con él.   La importancia de saber valorar el correcto espaciado de los car- acteres, no solamente es vital a la hora de diseñar una tipografía sino también cuando com- ponemos textos con ella, sobre todo en tamaños de titulares.   Si bien el espaciado de los car- acteres es al final una cuestión de sensibilidad, no existe ninguna fórmula o procedimiento que nos garantize unos resultados ópti- mos de forma automática, si es posible fijar un «punto de parti- da» desde el cual conseguir unos mínimos que nos aporten un nivel de calidad aceptable.   De la literatura, poca, existente
  28. 28. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 3. Justificar o no el texto. — Novelas o libros suelen formarse justificados, en cambio manuales o libros a los que se les quiere dar un toque de modernismo, se forman en bandera. — La composición en bandera se ve mejor cuando la caja de texto va a acompañada de blancos abundantes, en particular si hay ilustraciones. Se considera por esto más costosa.
  29. 29. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 3. Justificar o no el texto. Al justificar se forman líneas abiertas... ...cuando se evita la división silábica ...al eludir un exceso de guiones consecutivos ...cuando la columna es demasiado angosta
  30. 30. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales Myriad 12/15 × 19;0* [l : 12;3,6 (12,25)] l × 1,55 = 18,98 (19*) La primera palabra la califica como «legible y atractiva» mientras que la segunda la tacha de ser «un montón de letras». A primera vista en este ejemplo el rigor de Tschichold puede parecernos excesivo pero si hemos aprendido a mirar con nuestro «ojo de tipógrafo» seguro que estamos de acuerdo con él. La importancia de saber valorar el correcto espaciado de los caracteres, no solamente es vital a la hora de diseñar una tipografía sino también cuando componemos textos con ella, sobre todo en tamaños de titulares. Si bien el espaciado de los caracteres es al final una cuestión de sensibilidad, no existe ninguna fórmula o procedimiento que nos garantize unos resultados óptimos de forma automática, si es posible fijar un «punto de partida» desde el cual conseguir unos míni- mos que nos aporten un nivel de calidad aceptable. De la literatura, poca, existente sobre cues- tiones técnicas referentes al diseño de tipo- grafías el texto clásico sobre espaciado se encuentra en el libro del diseñador tipográ- fico y director del departamento de diseño de Linotype durante 30 años Walter Tracy, titulado Letters of credit, a view of type de- sign publicado en 1986.   En este libro Tracy dedica un capítulo para La primera palabra la califica como «legible y atractiva» mientras que la segunda la tacha de ser «un montón de letras». A primera vista en este ejemplo el rigor de Tschichold puede pa- recernos excesivo pero si hemos aprendido a mirar con nuestro «ojo de tipógrafo» seguro que estamos de acuerdo con él.   La importancia de saber valorar el correcto espaciado de los caracteres, no solamente es vital a la hora de diseñar una tipografía sino también cuando componemos textos con ella, sobre todo en tamaños de titulares.   Si bien el espaciado de los caracteres es al final una cuestión de sensibilidad, no existe ninguna fórmula o procedimiento que nos ga- rantize unos resultados óptimos de forma au- tomática, si es posible fijar un «punto de par- tida» desde el cual conseguir unos mínimos que nos aporten un nivel de calidad acept- able.   De la literatura, poca, existente sobre cues- tiones técnicas referentes al diseño de tipo- grafías el texto clásico sobre espaciado se en- cuentra en el libro del diseñador tipográfico y director del departamento de diseño de Lino- type durante 30 años Walter Tracy, titulado Letters of credit, a view of type design publi- cado en 1986.
  31. 31. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 4. Elegir el tipo de parrafo indicado «... durante el s.xix, [...] muchos formadores y tipógrafos fueron impulsados a rellenar con espacio extra entre los parrafos [...] Tanto tu escritura como tu formación mejorará mucho al olvidar este hábito victoriano.» — Robert Bringhurst, The elements of typographic style
  32. 32. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 4. Elegir el tipo de parrafo indicado «... la composición sin sangrar, en la cual puede dejarse una línea vacía entre los parrafos para significar un cambio de idea [...] no deben abrirse los parrafos cuando estos van sangrados [...] resulta redundante». «Algunos diseñadores cometen el error de abrir espacios entre parrafos para conseguir el balance (entre columnas), sin notar que los bloques individualizados atraen un interés improcedente». — Jorge de Buen, Manual de diseño editorial
  33. 33. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 4. Espacios entre párrafos   Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer ad Sed malesuada ligula ac turpis. Cras mauris. N Donec dignissim porttitor urna.  Praesent por tortor. Ut placerat pellentesque leo. Sed pretium verra iaculis, felis mi rutrum nibh, id semper le non diam.   Quisque sapien. Donec a turpis. leo. Fusce id purus quis dolor interdum ultrice viverra dolor vel sapien. Nam elit dolor, eleifen
  34. 34. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 4. Elegir el tipo de parrafo indicado   Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer ad Sed malesuada ligula ac turpis. Cras mauris. N Donec dignissim porttitor urna.   Praesent porta purus id tortor. Ut placerat p leo. Sed pretium, elit ac viverra iaculis, felis mi nibh, id semper lectus odio non diam.   Quisque sapien. Donec a turpis. Nullam sed id purus quis dolor interdum ultrices. Donec v
  35. 35. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 4. Elegir el tipo de parrafo indicado   Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer ad Sed malesuada ligula ac turpis. Cras mauris. N Donec dignissim porttitor urna.   Praesent porta purus id tortor. Ut placerat p leo. Sed pretium, elit ac viverra iaculis, felis mi nibh, id semper lectus odio non diam.   Quisque sapien. Donec a turpis. Nullam sed id purus quis dolor interdum ultrices. Donec v
  36. 36. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 4. Elegir el tipo de parrafo indicado   a. Párrafos ordinarios (m) Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Sed malesuada ligula ac turpis. Cras mauris. Nunc purus. Donec dignissim porttitor urna. Praesent porta purus id tortor. Ut placerat pellentesque leo. Sed pretium, elit ac viverra iacu- lis, felis mi rutrum nibh, id semper lectus odio non diam. Quisque sapien. Donec a turpis. Nullam sed leo. Fusce id purus quis dolor interdum ultrices. Donec viverra dolor vel sapien. Nam elit dolor, eleifend rhoncus, tincidunt a, blandit ac, turpis.   Donec pulvinar dui vel dolor. Ut metus diam, suscipit vel, egestas a, blandit nec, augue. Nam convallis massa non turpis. Quisque sapien. Integer ante. Duis rhoncus, diam ac pretium ultricies, neque mi varius lectus, eu egestas urna nunc id tel- lus. Suspendisse luctus aliquet orci. Aenean mollis commodo lectus. Sed pellentesque congue est. In vulputate sollicitudin augue. Integer vitae tellus at ipsum adipiscing ultrices. In lacus velit, tincidunt eget, volutpat vestibulum, laoreet quis, lorem. Nulla ut libero a ante interdum pharetra. Suspendisse quam metus, vestibulum a, suscipit ac, semper eget, diam. Fusce magna diam, varius at, elementum id, pharetra ut, dui. Suspendisse augue.   Sed ac tortor. Duis sollicitudin varius leo. Donec risus. Morbi commodo lectus in neque. Nullam venenatis. In con- dimentum augue adipiscing mauris. Cras id tellus vel risus consectetuer accumsan. Fusce varius tristique arcu. Curabi- tur pede. Duis sit amet turpis.   Phasellus dignissim, mi sit amet pellentesque tincidunt, est neque mattis pede, sed interdum mauris nibh mattis est. Morbi luctus justo. Sed luctus molestie erat. Vivamus vitae augue et pede hendrerit nonummy. Donec neque diam, tin- cidunt quis, varius ac, laoreet quis, mi. Morbi vel mi in ip- sum lobortis ultrices. Aliquam non magna. Aliquam ac elit. Pellentesque pretium turpis id dui. Fusce laoreet. Nam vitae risus. Vestibulum elit. Morbi quis mi consectetuer sem blan- dit laoreet. Phasellus sit amet velit ut nunc pulvinar sagittis. Donec ac enim quis velit tempus tristique. Nam ac magna.
  37. 37. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 4. Elegir el tipo de parrafo indicado   a. Párrafos ordinarios (n) Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Sed malesuada ligula ac turpis. Cras mauris. Nunc purus. Donec dignissim porttitor urna. Praesent porta purus id tortor. Ut placerat pellentesque leo. Sed pretium, elit ac viverra iacu- lis, felis mi rutrum nibh, id semper lectus odio non diam. Quisque sapien. Donec a turpis. Nullam sed leo. Fusce id purus quis dolor interdum ultrices. Donec viverra dolor vel sapien. Nam elit dolor, eleifend rhoncus, tincidunt a, blandit ac, turpis.   Donec pulvinar dui vel dolor. Ut metus diam, suscipit vel, egestas a, blandit nec, augue. Nam convallis massa non tur- pis. Quisque sapien. Integer ante. Duis rhoncus, diam ac pre- tium ultricies, neque mi varius lectus, eu egestas urna nunc id tellus. Suspendisse luctus aliquet orci. Aenean mollis com- modo lectus. Sed pellentesque congue est. In vulputate sol- licitudin augue. Integer vitae tellus at ipsum adipiscing ultri- ces. In lacus velit, tincidunt eget, volutpat vestibulum, laoreet quis, lorem. Nulla ut libero a ante interdum pharetra. Sus- pendisse quam metus, vestibulum a, suscipit ac, semper eget, diam. Fusce magna diam, varius at, elementum id, pharetra ut, dui. Suspendisse augue.   Sed ac tortor. Duis sollicitudin varius leo. Donec risus. Morbi commodo lectus in neque. Nullam venenatis. In con- dimentum augue adipiscing mauris. Cras id tellus vel risus consectetuer accumsan. Fusce varius tristique arcu. Curabi- tur pede. Duis sit amet turpis.   Phasellus dignissim, mi sit amet pellentesque tincidunt, est neque mattis pede, sed interdum mauris nibh mattis est. Morbi luctus justo. Sed luctus molestie erat. Vivamus vitae augue et pede hendrerit nonummy. Donec neque diam, tin- cidunt quis, varius ac, laoreet quis, mi. Morbi vel mi in ip- sum lobortis ultrices. Aliquam non magna. Aliquam ac elit. Pellentesque pretium turpis id dui. Fusce laoreet. Nam vitae risus. Vestibulum elit. Morbi quis mi consectetuer sem blan- dit laoreet. Phasellus sit amet velit ut nunc pulvinar sagittis. Donec ac enim quis velit tempus tristique. Nam ac magna.
  38. 38. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 4. Elegir el tipo de parrafo indicado   a. Párrafos ordinarios (2m) Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Sed malesuada ligula ac turpis. Cras mauris. Nunc purus. Donec dignissim porttitor urna. Praesent porta purus id tortor. Ut placerat pellentesque leo. Sed pretium, elit ac viverra iacu- lis, felis mi rutrum nibh, id semper lectus odio non diam. Quisque sapien. Donec a turpis. Nullam sed leo. Fusce id purus quis dolor interdum ultrices. Donec viverra dolor vel sapien. Nam elit dolor, eleifend rhoncus, tincidunt a, blandit ac, turpis.    Donec pulvinar dui vel dolor. Ut metus diam, suscipit vel, egestas a, blandit nec, augue. Nam convallis massa non turpis. Quisque sapien. Integer ante. Duis rhoncus, diam ac pretium ultricies, neque mi varius lectus, eu egestas urna nunc id tellus. Suspendisse luctus aliquet orci. Aenean mollis commodo lectus. Sed pellentesque congue est. In vulputate sollicitudin augue. Integer vitae tellus at ipsum adipiscing ultrices. In lacus velit, tincidunt eget, volutpat vestibulum, laoreet quis, lorem. Nulla ut libero a ante interdum phare- tra. Suspendisse quam metus, vestibulum a, suscipit ac, sem- per eget, diam. Fusce magna diam, varius at, elementum id, pharetra ut, dui. Suspendisse augue.    Sed ac tortor. Duis sollicitudin varius leo. Donec risus. Morbi commodo lectus in neque. Nullam venenatis. In con- dimentum augue adipiscing mauris. Cras id tellus vel risus consectetuer accumsan. Fusce varius tristique arcu. Curabi- tur pede. Duis sit amet turpis.    Phasellus dignissim, mi sit amet pellentesque tincidunt, est neque mattis pede, sed interdum mauris nibh mattis est. Morbi luctus justo. Sed luctus molestie erat. Vivamus vitae augue et pede hendrerit nonummy. Donec neque diam, tin- cidunt quis, varius ac, laoreet quis, mi. Morbi vel mi in ip- sum lobortis ultrices. Aliquam non magna. Aliquam ac elit. Pellentesque pretium turpis id dui. Fusce laoreet. Nam vitae risus. Vestibulum elit. Morbi quis mi consectetuer sem blan- dit laoreet. Phasellus sit amet velit ut nunc pulvinar sagittis. Donec ac enim quis velit tempus tristique. Nam ac magna.
  39. 39. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 4. Elegir el tipo de parrafo indicado   a. Párrafos ordinarios (5m) Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Sed malesuada ligula ac turpis. Cras mauris. Nunc purus. Donec dignissim porttitor urna. Praesent porta purus id tortor. Ut placerat pellentesque leo. Sed pretium, elit ac viverra iacu- lis, felis mi rutrum nibh, id semper lectus odio non diam. Quisque sapien. Donec a turpis. Nullam sed leo. Fusce id purus quis dolor interdum ultrices. Donec viverra dolor vel sapien. Nam elit dolor, eleifend rhoncus, tincidunt a, blandit ac, turpis.       Donec pulvinar dui vel dolor. Ut metus diam, suscipit vel, egestas a, blandit nec, augue. Nam convallis mas- sa non turpis. Quisque sapien. Integer ante. Duis rhoncus, diam ac pretium ultricies, neque mi varius lectus, eu eges- tas urna nunc id tellus. Suspendisse luctus aliquet orci. Ae- nean mollis commodo lectus. Sed pellentesque congue est. In vulputate sollicitudin augue. Integer vitae tellus at ipsum adipiscing ultrices. In lacus velit, tincidunt eget, volutpat ves- tibulum, laoreet quis, lorem. Nulla ut libero a ante interdum pharetra. Suspendisse quam metus, vestibulum a, suscipit ac, semper eget, diam. Fusce magna diam, varius at, elementum id, pharetra ut, dui. Suspendisse augue.       Sed ac tortor. Duis sollicitudin varius leo. Donec risus. Morbi commodo lectus in neque. Nullam venenatis. In condimentum augue adipiscing mauris. Cras id tellus vel risus accumsan. Fusce varius tristique arcu. Curabitur pede. Duis sit amet turpis.       Phasellus dignissim, mi sit amet pellentesque tincidunt, est neque mattis pede, sed interdum mauris nibh mattis est. Morbi luctus justo. Sed luctus molestie erat. Viva- mus vitae augue et pede hendrerit nonummy. Donec neque diam, tincidunt quis, varius ac, laoreet quis, mi. Morbi vel mi in ipsum lobortis ultrices. Aliquam non magna. Aliquam ac elit. Pellentesque pretium turpis id dui. Fusce laoreet. Nam vitae risus. Vestibulum elit. Morbi quis mi consectetuer sem blandit laoreet. Phasellus sit amet velit ut nunc pulvinar sagit- tis. Donec ac enim quis velit tempus tristique. Nam ac magna.
  40. 40. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 4. Elegir el tipo de parrafo indicado   a. Párrafos ordinarios (5m) Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Sed malesuada ligula ac turpis. Cras mauris. Nunc purus. Donec dignissim porttitor urna. Praesent porta purus id tortor. Ut placerat pellentesque leo. Sed pretium, elit ac viverra iacu- lis, felis mi rutrum nibh, id semper lectus odio non diam. Quisque sapien. Donec a turpis. Nullam sed leo. Fusce id purus quis dolor interdum ultrices. Donec viverra dolor vel sapien. Nam elit dolor, eleifend rhoncus, tincidunt a, blandit ac, turpis.       Donec pulvinar dui vel dolor. Ut metus diam, suscipit vel, egestas a, blandit nec, augue. Nam convallis mas- sa non turpis. Quisque sapien. Integer ante. Duis rhoncus, diam ac pretium ultricies, neque mi varius lectus, eu eges- tas urna nunc id tellus. Suspendisse luctus aliquet orci. Ae- nean mollis commodo lectus. Sed pellentesque congue est. In vulputate sollicitudin augue. Integer vitae tellus at ipsum adipiscing ultrices. In lacus velit, tincidunt eget, volutpat ves- tibulum, laoreet quis, lorem. Nulla ut libero a ante interdum pharetra. Suspendisse quam metus, vestibulum a, suscipit ac, semper eget, diam. Fusce magna diam, varius at, elementum id, pharetra ut, dui. Suspendisse augue.       Sed ac tortor. Duis sollicitudin varius leo. Donec risus. Morbi commodo lectus in neque. Nullam venenatis. In condimentum augue adipiscing mauris. Cras id tellus vel risus accumsan. Fusce varius tristique arcu. Curabitur pede. Duis sit amet turpis.       Phasellus dignissim, mi sit amet pellentesque tincidunt, est neque mattis pede, sed interdum mauris nibh mattis est. Morbi luctus justo. Sed luctus molestie erat. Viva- mus vitae augue et pede hendrerit nonummy. Donec neque diam, tincidunt quis, varius ac, laoreet quis, mi. Morbi vel mi in ipsum lobortis ultrices. Aliquam non magna. Aliquam ac elit. Pellentesque pretium turpis id dui. Fusce laoreet. Nam vitae risus. Vestibulum elit. Morbi quis mi consectetuer sem blandit laoreet. Phasellus sit amet velit ut nunc pulvinar sagit- tis. Donec ac enim quis velit tempus tristique. Nam ac magna.
  41. 41. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 4. Elegir el tipo de parrafo indicado   b. Párrafo moderno Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Sed malesuada ligula ac turpis. Cras mauris. Nunc purus. Donec dignissim porttitor urna. Praesent porta purus id tortor. Ut placerat pellentesque leo. Sed pretium, elit ac viverra iaculis, felis mi rutrum nibh, id semper lectus odio non diam. Quisque sapien. Donec a turpis. Nullam sed leo. Fusce id purus quis dolor interdum ultrices. Donec viverra dolor vel sapien. Nam elit dolor, eleifend rhoncus, tincidunt a, blandit ac, turpis. Donec pulvinar dui vel dolor. Ut metus diam, suscipit vel, egestas a, blandit nec, augue. Nam convallis massa non turpis. Quisque sapien. Integer ante. Duis rhoncus, diam ac pretium ultricies, neque mi varius lectus, eu egestas urna nunc id tellus. Suspendisse luctus aliquet orci. Aenean mollis commodo lectus. Sed pellentesque congue est. In vulputate sollicitudin augue. Integer vitae tellus at ipsum adipiscing ultrices. In lacus velit, tincidunt eget, volutpat vestibulum, laoreet quis, lorem. Nulla ut libero a ante in- terdum pharetra. Suspendisse quam metus, vestibulum a, suscipit ac, semper eget, diam. Fusce magna diam, varius at, elementum id, pharetra ut, dui. Suspendisse augue. Sed ac tortor. Duis sollicitudin varius leo. Donec risus. Morbi commodo lectus in neque. Nullam venenatis. In con- dimentum augue adipiscing mauris. Cras id tellus vel risus consectetuer accumsan. Fusce varius tristique arcu. Curabi- tur pede. Duis sit amet turpis. Phasellus dignissim, mi sit amet pellentesque tincidunt, est neque mattis pede, sed interdum mauris nibh mattis est. Morbi luctus justo. Sed luctus molestie erat. Vivamus vitae augue et pede hendrerit nonummy. Donec neque diam, tincidunt quis, varius ac, laoreet quis, mi. Morbi vel mi in ip- sum lobortis ultrices. Aliquam non magna. Aliquam ac elit. Pellentesque pretium turpis id dui. Fusce laoreet. Nam vitae risus. Vestibulum elit. Morbi quis mi consectetuer sem blan- dit laoreet. Phasellus sit amet velit ut nunc pulvinar sagittis. Donec ac enim quis velit tempus tristique. Nam ac magna.
  42. 42. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 4. Elegir el tipo de parrafo indicado   b. Párrafo moderno
  43. 43. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 4. Elegir el tipo de parrafo indicado   b. Párrafos separados Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Sed malesuada ligula ac turpis. Cras mauris. Nunc purus. Donec dignissim porttitor urna. Praesent porta purus id tortor. Ut placerat pellentesque leo. Sed pretium, elit ac viverra iaculis, felis mi rutrum nibh, id semper lectus odio non diam. Quisque sapien. Donec a turpis. Nullam sed leo. Fusce id purus quis dolor interdum ultrices. Donec viverra dolor vel sapien. Nam elit dolor, eleifend rhoncus, tincidunt a, blandit ac, turpis. Donec pulvinar dui vel dolor. Ut metus diam, suscipit vel, egestas a, blandit nec, augue. Nam convallis massa non turpis. Quisque sapien. Integer ante. Duis rhoncus, diam ac pretium ultricies, neque mi varius lectus, eu egestas urna nunc id tellus. Suspendisse luctus aliquet orci. Aenean mollis commodo lectus. Sed pellentesque congue est. In vulputate sollicitudin augue. Integer vitae tellus at ipsum adipiscing ultrices. In lacus velit, tincidunt eget, volutpat vestibulum, laoreet quis, lorem. Nulla ut libero a ante in- terdum pharetra. Suspendisse quam metus, vestibulum a, suscipit ac, semper eget, diam. Fusce magna diam, varius at, elementum id, pharetra ut, dui. Suspendisse augue. Sed ac tortor. Duis sollicitudin varius leo. Donec risus. Morbi commodo lectus in neque. Nullam venenatis. In condimentum augue adipiscing mauris. Cras id tellus vel risus consectetuer accumsan. Fusce varius tristique arcu. Curabitur pede. Duis sit amet turpis. Phasellus dignissim, mi sit amet pellentesque tincidunt, est neque mattis pede, sed interdum mauris nibh mattis est. Morbi luctus justo. Sed luctus molestie erat. Vivamus vitae augue et pede hen- drerit nonummy. Donec neque diam, tincidunt quis, varius ac, laoreet quis, mi. Morbi vel mi in ipsum lobortis ultrices. Aliquam non magna. Aliquam ac elit. Pellentesque pretium turpis id dui. Fusce laoreet. Nam vitae risus. Vestibulum elit. Morbi quis mi consectetuer sem blandit laoreet. Phasellus sit
  44. 44. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 4. Espacios entre párrafos   c. Párrafos separados «Funciona bien en páginas formadas a dos o más columnas, sobre todo cuando hay grandes espacios en blanco. En ocasiones ofrece una lectura suficientemente relajada, gracias a la profusión de descansos leves...». — Jorge de Buen, Manual de diseño editorial
  45. 45. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 4. Espacios entre párrafos   c. Párrafos separados Este arreglo puede resultar peligroso cuando... ...la obra esta compuesta en parrafos cortos o poco homogéneos ...el color tipográfico es muy oscuro y el interlineado leve ...se quieren evitar viudas o huérfanas, sobre todo en columnas breves ...el papel es un tanto traslúcido y las líneas no coinciden perfectamente ...la separación no se hace con líneas enteras
  46. 46. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 4. Espacios entre párrafos   d. Párrafo francés (2m) Se le considera especialmente útil cuando se usa en... ...listados ...cuadros sinópticos Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Sed malesuadaligulaacturpis.Crasmauris.Nuncpurus.Donec dignissim porttitor urna. Praesent porta purus id tortor. Ut placerat pellentesque leo. Sed pretium, elit ac viverra iacu- lis, felis mi rutrum nibh, id semper lectus odio non diam. Quisque sapien. Donec a turpis. Nullam sed leo. Fusce id purus quis dolor interdum ultrices. Donec viverra dolor vel sapien. Nam elit dolor, eleifend rhoncus, tincidunt a, blan- dit ac, turpis. Donec pulvinar dui vel dolor. Ut metus diam, suscipit vel, eges- tas a, blandit nec, augue. Nam convallis massa non turpis. Quisque sapien. Integer ante. Duis rhoncus, diam ac pre- tium ultricies, neque mi varius lectus, eu egestas urna nunc id tellus. Suspendisse luctus aliquet orci. Aenean mollis commodo lectus. Sed pellentesque congue est. In vulputate sollicitudin augue. Integer vitae tellus at ipsum adipiscing ultrices. In lacus velit, tincidunt eget, volutpat vestibulum, laoreet quis, lorem. Nulla ut libero a ante interdum phare-
  47. 47. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 4. Espacios entre párrafos   e. Párrafo epigráfico (en piña) Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Sed malesuada ligula ac turpis. Cras mauris. Nunc purus. Donec dignissim porttitor urna. Praesent porta purus id tortor. Ut placerat pellentesque leo. Sed pretium, elit ac viverra iaculis, felis mi rutrum nibh, id semper lectus odio non diam. Quisque sapien. Donec a turpis. Nullam sed leo. Fusce id purus quis dolor interdum ultrices. Donec viverra dolor vel sapien.
  48. 48. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 4. Elegir el tipo de parrafo indicado   f. Párrafos de bandera (m) Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipicing elit. Sed malesuada ligula ac turpis. Cras maris. Nunc purus. Donec dignissim porttitor urna.   Praesent porta purus id tortor. Ut placerat pellentesque leo. Sed pretium, elit ac viverra iaculis, felis mi rutrum nibh, id semper lectus odio non diam. Quisque sapien. Donec a turpis. Nullam sed leo. Fusce id purus quis dolor interdum ultrices. Donec viverra dolor vel sapien. Nam elit dolor, elei- fend rhoncus, tincidunt a, blandit ac, turpis.   Donec pulvinar dui vel dolor. Ut metus diam, suscipit vel, egestas a, blandit nec, augue. Nam convallis massa non turpis. Quisque sapien. Integer ante. Duis rhoncus, diam ac pretium ultricies, neque mi varius lectus, eu egestas urna nunc id tellus. Suspendisse luctus aliquet orci. Aenean mollis commodo lectus. Sed pellentesque congue est. In vulputate sollicitudin augue. Integer vitae tellus at ipsum adipiscing ultrices. In lacus velit, tincidunt eget, volutpat vestibulum, laoreet quis, lorem. Nulla ut libero a ante in- terdum pharetra. Suspendisse quam metus, vestibulum a, suscipit ac, semper eget, diam. Fusce magna diam, varius at, elementum id, pharetra ut, dui. Suspendisse augue.   Sed ac tortor. Duis sollicitudin varius leo. Donec risus. Morbi commodo lectus in neque. Nullam venenatis. In con- dimentum augue adipiscing mauris. Cras id tellus vel risus consectetuer accumsan. Fusce varius tristique arcu. Curabi- tur pede. Duis sit amet turpis.   Phasellus dignissim, mi sit amet pellentesque tincidunt, est neque mattis pede, sed interdum mauris nibh mattis est. Morbi luctus justo. Sed luctus molestie erat. Vivamus vitae augue et pede hendrerit nonummy. Donec neque diam, tincidunt quis, varius ac, laoreet quis, mi. Morbi vel mi in ip- sum lobortis ultrices. Aliquam non magna. Aliquam ac elit. Pellentesque pretium turpis id dui. Fusce laoreet. Nam vitae risus. Vestibulum elit. Morbi quis mi consectetuer sem blan- dit laoreet. Phasellus sit amet velit ut nunc pulvinar sagittis. Donec ac enim quis velit tempus tristique. Nam ac magna.
  49. 49. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 4. Elegir el tipo de parrafo indicado   f. Párrafos de bandera «... Es desable que el margen izquierdo permanezca siempre alineado, asi que [...] no debe haber sangrías, El diseñador podría insertar renglones en blanco [...] pero lo normal es que tampoco se haga tal cosa. Dada la facilidad de mover sílabas o palabras completas de un renglón al otro [...] es posible dejar más o menos claro cuáles puntos indican fin de párrafo (...) Por otro lado, si la columna tiene una anchura mayor al mínimo, también es posible sangrar los párrafos sin que empobrezca la composición». — Jorge de Buen, Manual de diseño editorial
  50. 50. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 4. Elegir el tipo de parrafo indicado   f. Párrafos de bandera En parrafos de bandera debe vigilarse... ...la repetición de palabras sílabas o signos en líneas consecutivas. ...la aparición accidental de figuras que llamen la atención en el corte de texto. ...las líneas finales demasiado cortas. ...La coincidencia de 2 o más renglones del mismo largo. ...El aislamiento de palabras cortas al final de líneas largas.
  51. 51. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 5. Espacio en iniciales «Nombres como W.B. Yates y J.C.L. Prillwitz necesitan espacios mínimos o ningún espacio en los puntos intermedios...». — Robert Bringhurst, The elements of typographic style (sobre eliminar espacio entre puntos) «[...] se trata de una costumbre que debe eliminarste, ya que no significa beneficio alguno, sino que, en todo caso, puede traer problemas de composición». — Jorge de Buen, Manual de diseño editorial
  52. 52. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 6. Espacio entre mayúsculas (versales) o versalitas   Espac i a do de v e r s a l i ta s Tschichold: m/6 E s pa c i a d o d e v e r s a l i t a s Bringhurst: m/4, m/5
  53. 53. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 6. Espacio entre mayúsculas (versales) o versalitas   Usos de las versalitas: a. Títulos de obras:       En este Manual del diseño editorial, de Buen retoma algunas de las bases que presenta Roberto Zavala en su obra Sugerencias de redacción, extracto de El libro y sus orillas, y de The elements of typographic style, de Bringhurst...
  54. 54. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 6. Espacio entre mayúsculas (versales) o versalitas   Usos de las versalitas: b. Siglas: Son las 11:43 am del 6 de septiembre de 2006, la temperatura exterior es de 36°C de acuerdo con la locutora del 96.6 fm. Vivo en el 6-b de la calle Nanchital núm. 8, de ciudad Madero, Tamaulipas, código postal (cp) 89000. otan, onu, pri, pan, prd, usa, USA, AMLO, JFK, CSG
  55. 55. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 6. Espacio entre mayúsculas (versales) o versalitas   Usos de las versalitas: c. Números romanos: Durante el siglo xviii... La edad media comienza en el siglo xiii La gran marcha del siglo xiv, comenzada por Fernando III...
  56. 56. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 6. Espacio entre mayúsculas (versales) o versalitas   Usos de las versalitas: d. Nombres de autores En las bibliografías, citas bibliográficas e índices de materias, los nombres de los autores se escriben con versalitas, como puede verse aqui. Lo mismo debe hacerse con las firmas de los epígrafes. — Jorge de Buen
  57. 57. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 6. Espacio entre mayúsculas (versales) o versalitas   Usos de las versalitas: d. Nombres de autores frisón: 146 fao: 350 frisky: 125 frontispicio: 160, 213-240, 290 frutiger: 340 Frutiger, Adrien: 450
  58. 58. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 6. Espacio entre mayúsculas (versales) o versalitas   Usos de las versalitas: e. Nombres de personajes (diálogos) Personaje 1:  ¡Buenos días! Personaje 2:  (Sin voltear a ver al interlocutor) Igual...
  59. 59. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 6. Espacio entre mayúsculas (versales) o versalitas   Usos de las versalitas: f. Folios explicativos en libros Titulo del libro   |   Capítulo del libro
  60. 60. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 6. Espacio entre mayúsculas (versales) o versalitas   Usos de las versalitas: g. Inicios de parrafo Una novela es una narración en prosa más extensa y compleja que el simple cuento, en la cual el relato aparecerá como una trama complicada o intensa con personajes sólidamente trazados, ambientes descritos pormenorizadamente, con lo que se crea un mundo autónomo e imaginario. Tiene además una mayor variedad de formas de estructurar el relato que van desde un narrador en primera persona a un narrador externo. Aumentando el grado de conocimiento de los hechos o personajes por parte del narrador, de narración en primera persona/testigo presencia a narrador omnisciente.
  61. 61. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 7. El correcto empleo del kerning o acoplamiento Total Menos Total Menos
  62. 62. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 7. El correcto empleo del kerning o acoplamiento Total Menos Total Menos
  63. 63. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 7. El correcto empleo del kerning o acoplamiento AVA AVA MIM MIM Tx Vx Wx Yx
  64. 64. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 7. El correcto empleo del kerning o acoplamiento P. F. Didot P. F. Didot P. F. Didot R E Didot
  65. 65. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 7. El correcto empleo del kerning o acoplamiento fe  fo  fa  fr  fu fi  fl   
  66. 66. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 7. El correcto empleo del kerning o acoplamiento Ligaduras o «logotipos» fi  fl  fi  fl fi  fl  fi  fl       
  67. 67. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 7. El correcto empleo del kerning o acoplamiento Ligaduras o «logotipos» (Minion Pro) Th  ct  fb  ff  ffb  ffh   ffi  ffj  ffk  ffl  fft  fh   fi  fj  fk  fl  ft  sp  st   ſb  ſh  ſi  ſk  ſl  ſſ   ſt  ſſi  ſſl
  68. 68. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 8. La correcta composición de listados   «Romper» el espacio Primer capítulo..................................................................1 Segundo capítulo..............................................................2 Tercer capítulo...................................................................3 Cuarto capítulo.................................................................4 Quinto capítulo.................................................................5 Sexto capítulo....................................................................6
  69. 69. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 8. La correcta composición de listados   «Romper» el espacio 1  Primera página 2  Segunda página 3  Tercera página 4  Cuarta página 25  Vigesimoquinta página  32  Trigesimosegunda página
  70. 70. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 8. La correcta composición de listados   Hacer evidente el orden 1 2 3 12 25 45 58 102 250 278 300 390,34 420 510 720 1008 1200 1600 2010*
  71. 71. Etiqueta de composición — Movimientos horizontales 8. La correcta composición de listados   Hacer evidente el orden Primero Segundo Tercero Cuarto Quinto 1 : 2 2 : 3 13 : 15 201 : 305 402 : 506 3 / 5 4 / 7 9 / 13 13 / 15 202 / 45 12 × 13 9 × 13 45 × 56 21 × 60 65 × 102 12,056 0,125 125,5 0,009 4 598,12 a a = b ac = x x⁷ = ab² ab = xc
  72. 72. Etiqueta de composición — Movimientos verticales 1. La elección del interlineado La elección correcta del interlineado depende de...
  73. 73. Etiqueta de composición — Movimientos verticales 1. La elección del interlineado     ... la fuente y su diseño (garaldas o humanistas vs. didonas) GARAMOND 18 / 21 Desde los tiempos de la invención de la impren- ta, la mayor parte del material impreso ha sido destinado a la lectura continua y, es por esto, que lo que vamos a tratar en este artículo son los factores fundamentales que como el tamaño del cuerpo, el espacio entre las palabras, el inter- lineado y la longitud de la línea, intervienen en la correcta disposición del material tipográfico en la composición ordinaria o seguida orientada principalmente a su aparición en libros, que es el campo clásico que utilizamos a la hora de mostrar los recursos de la tipografía. En otro, posterior, se tratará de la composición del texto destinado a titulares. BODONI 18 / 21 Desde los tiempos de la invención de la imprenta, la mayor parte del material impreso ha sido destinado a la lectura continua y, es por esto, que lo que vamos a tratar en este artículo son los factores fundamentales que como el tamaño del cuerpo, el espacio entre las palabras, el interlineado y la longitud de la línea, in- tervienen en la correcta disposición del material tipográfico en la composición ordinaria o seguida orientada principal- mente a su aparición en libros, que es el campo clásico que utilizamos a la hora de mostrar los recursos de la tipografía.
  74. 74. Etiqueta de composición — Movimientos verticales 1. La elección del interlineado     ... la fuente y su diseño (garaldas o humanistas vs. didonas) GARAMOND 18 / 21 Desde los tiempos de la invención de la impren- ta, la mayor parte del material impreso ha sido destinado a la lectura continua y, es por esto, que lo que vamos a tratar en este artículo son los factores fundamentales que como el tamaño del cuerpo, el espacio entre las palabras, el inter- lineado y la longitud de la línea, intervienen en la correcta disposición del material tipográfico en la composición ordinaria o seguida orientada principalmente a su aparición en libros, que es el campo clásico que utilizamos a la hora de mostrar los recursos de la tipografía. En otro, posterior, se tratará de la composición del texto destinado a titulares. BODONI 16 / 22 Desde los tiempos de la invención de la im- prenta, la mayor parte del material impreso ha sido destinado a la lectura continua y, es por esto, que lo que vamos a tratar en este artículo son los factores fundamentales que como el tamaño del cuerpo, el espacio entre las pal- abras, el interlineado y la longitud de la línea, intervienen en la correcta disposición del ma- terial tipográfico en la composición ordinaria o seguida orientada principalmente a su apar- ición en libros, que es el campo clásico que utilizamos a la hora de mostrar los recursos de la tipografía. En otro, posterior, se tratará de la
  75. 75. Etiqueta de composición — Movimientos verticales 1. La elección del interlineado     ... la fuente y su diseño (caja de x) ADOBE JENSON 18 / 21 Desde los tiempos de la invención de la imprenta, la mayor parte del material impreso ha sido des- tinado a la lectura continua y, es por esto, que lo que vamos a tratar en este artículo son los factores fundamentales que como el tamaño del cuerpo, el espacio entre las palabras, el interlin- eado y la longitud de la línea, intervienen en la correcta disposición del material tipográfico en la composición ordinaria o seguida orientada principalmente a su aparición en libros, que es el campo clásico que utilizamos a la hora de mostrar los recursos de la tipografía. En otro, posterior, se tratará de la composición del texto destinado a titulares. ITC STONE 18 / 21 Desde los tiempos de la invención de la imprenta, la mayor parte del material impreso ha sido destinado a la lectura continua y, es por esto, que lo que vamos a tratar en este artículo son los factores fundamentales que como el tamaño del cuerpo, el espacio entre las palabras, el interlineado y la longitud de la línea, in- tervienen en la correcta disposición del material tipográfico en la composición ordinaria o seguida orientada principal- mente a su aparición en libros, que es el campo clásico que utilizamos a la hora de mostrar los recursos de la tipografía.
  76. 76. Etiqueta de composición — Movimientos verticales 1. La elección del interlineado     ... la fuente y su diseño (caja de x) ADOBE JENSON 18 / 21 Desde los tiempos de la invención de la imprenta, la mayor parte del material impreso ha sido des- tinado a la lectura continua y, es por esto, que lo que vamos a tratar en este artículo son los factores fundamentales que como el tamaño del cuerpo, el espacio entre las palabras, el interlin- eado y la longitud de la línea, intervienen en la correcta disposición del material tipográfico en la composición ordinaria o seguida orientada principalmente a su aparición en libros, que es el campo clásico que utilizamos a la hora de mostrar los recursos de la tipografía. En otro, posterior, se tratará de la composición del texto destinado a titulares. ITC STONE 15 / 20 Desde los tiempos de la invención de la impren- ta, la mayor parte del material impreso ha sido destinado a la lectura continua y, es por esto, que lo que vamos a tratar en este artículo son los factores fundamentales que como el tamaño del cuerpo, el espacio entre las palabras, el inter- lineado y la longitud de la línea, intervienen en la correcta disposición del material tipográfico en la composición ordinaria o seguida orien- tada principalmente a su aparición en libros, que es el campo clásico que utilizamos a la hora de mostrar los recursos de la tipografía. En otro, posterior, se tratará de la composición del texto destinado a titulares.
  77. 77. Etiqueta de composición — Movimientos verticales 1. La elección del interlineado     ... el texto y su composición Para textos de lectura, en general (ya que depende mucho del tipo), dos puntos de interlineado son suficientes.
  78. 78. Etiqueta de composición — Movimientos verticales 1. La elección del interlineado     ... el texto y su composición GARAMOND 8/10 (0,80) Desde los tiempos de la inven- ción de la imprenta, la mayor parte del material impreso ha sido destinado a la lectura con- tinua y, es por esto, que lo que vamos a tratar en este artículo son los factores fundamentales que como el tamaño del cuerpo, el espacio entre las palabras, el interlineado y la longitud de la línea, intervienen en la correcta disposición del material tipográfi- co en la composición ordinaria o seguida orientada principalmente a su aparición en libros, que es el campo clásico que utilizamos a la hora de mostrar los recursos de la tipografía. En otro, posterior, se tratará de la composición del texto destinado a titulares. GARAMOND 9/11 (0,81) Desde los tiempos de la inven- ción de la imprenta, la mayor parte del material impreso ha sido destinado a la lectura con- tinua y, es por esto, que lo que vamos a tratar en este artículo son los factores fundamentales que como el tamaño del cuerpo, el espacio entre las palabras, el interlineado y la longitud de la línea, intervienen en la correcta disposición del material tipográfi- co en la composición ordinaria o seguida orientada principalmente a su aparición en libros, que es el campo clásico que utilizamos a la hora de mostrar los recursos de la tipografía. En otro, posterior, se tratará de la composición del texto destinado a titulares. GARAMOND 10/12 (0,83) Desde los tiempos de la inven- ción de la imprenta, la mayor parte del material impreso ha sido destinado a la lectura con- tinua y, es por esto, que lo que vamos a tratar en este artículo son los factores fundamentales que como el tamaño del cuerpo, el espacio entre las palabras, el interlineado y la longitud de la línea, intervienen en la correcta disposición del material tipográfi- co en la composición ordinaria o seguida orientada principalmente a su aparición en libros, que es el campo clásico que utilizamos a la hora de mostrar los recursos de la tipografía. En otro, posterior, se tratará de la composición del texto destinado a titulares. GARAMOND 11/13 (0,84) Desde los tiempos de la inven- ción de la imprenta, la mayor parte del material impreso ha sido destinado a la lectura con- tinua y, es por esto, que lo que vamos a tratar en este artículo son los factores fundamentales que como el tamaño del cuerpo, el espacio entre las palabras, el interlineado y la longitud de la línea, intervienen en la correcta disposición del material tipográfi- co en la composición ordinaria o seguida orientada principalmente a su aparición en libros, que es el campo clásico que utilizamos a la hora de mostrar los recursos de la tipografía. En otro, posterior, se tratará de la composición del texto destinado a titulares. GARAMOND 12/14 (0,85) Desde los tiempos de la inven- ción de la imprenta, la mayor parte del material impreso ha sido destinado a la lectura con- tinua y, es por esto, que lo que vamos a tratar en este artículo son los factores fundamentales que como el tamaño del cuerpo, el espacio entre las palabras, el interlineado y la longitud de la línea, intervienen en la correcta disposición del material tipográfi- co en la composición ordinaria o seguida orientada principalmente a su aparición en libros, que es el campo clásico que utilizamos a la hora de mostrar los recursos de la tipografía. En otro, posterior, se tratará de la composición del texto destinado a titulares.
  79. 79. Etiqueta de composición — Movimientos verticales 1. La elección del interlineado     ... el texto y su composición Desde los tiempos de la invención de la imprenta, la mayor parte del material impreso ha sido destinado a la lectura continua y, es por esto, que lo que vamos a tratar en este ar- tículo son los factores fundamentales que como el tamaño del cuerpo, el espacio entre las palabras, el interlineado y la longitud de la línea, intervienen en la correcta disposi- ción del material tipográfico en la composición ordinaria o seguida orientada principalmente a su aparición en libros, que es el campo clásico que utilizamos a la hora de mostrar los recursos de la tipografía. En otro, posterior, se tratará de la composición del texto destinado a titulares. Desde los tiempos de la invención de la imprenta, la mayor parte del material impreso ha sido destinado a la lectura continua y, es por esto, que lo que vamos a tratar en este ar- tículo son los factores fundamentales que como el tamaño del cuerpo, el espacio entre las palabras, el interlineado y la longitud de la línea, intervienen en la correcta disposi- ción del material tipográfico en la composición ordinaria o seguida orientada principalmente a su aparición en libros, que es el campo clásico que utilizamos a la hora de mostrar los recursos de la tipografía. En otro, posterior, se tratará de la composición del texto destinado a titulares.
  80. 80. Desde los tiempos de la invención de la impren- ta, la mayor parte del material impreso ha sido destinado a la lectura continua y, es por esto, que lo que vamos a tratar en este artículo son los factores fundamentales que como el tamaño del cuerpo, el espacio entre las palabras, el interli- neado y la longitud de la línea, intervienen en la correcta disposición del material tipográfico en la composición ordinaria o seguida orientada principalmente a su aparición en libros, que es el campo clásico que utilizamos a la hora de mos- trar los recursos de la tipografía. En otro, pos- terior, se tratará de la composición del texto destinado a titulares.
  81. 81. Desde los tiempos de la invención de la impren- ta, la mayor parte del material impreso ha sido destinado a la lectura continua y, es por esto, que lo que vamos a tratar en este artículo son los factores fundamentales que como el tamaño del cuerpo, el espacio entre las palabras, el interli- neado y la longitud de la línea, intervienen en la correcta disposición del material tipográfico en la composición ordinaria o seguida orientada principalmente a su aparición en libros, que es el campo clásico que utilizamos a la hora de mos- trar los recursos de la tipografía. En otro, pos- terior, se tratará de la composición del texto destinado a titulares.
  82. 82. Un signo claro, presente desde los pri- meros tiempos de la imprenta hasta el día de hoy, de una buena impresión y, por extensión, de un buen impresor ha sido el cuidado y la atención dedicadas a la composición del texto ordinario. Si examinamos de cerca los mejores tra- bajos de los más afamados impresores desde mediados del siglo xv, nos en- contramos con un denominador común que es el espaciado estrecho que apli- caban entre las palabras del texto. Ante este hecho nos podríamos preguntar ¿porqué las mejores imprentas han con- tinuado con esta tradición durante más de quinientos años? Y ¿porqué sobrevi- ve todavía?   Buscando la respuesta en el pasado, antes de la invención de la imprenta la escritura era la única forma de conser- var y transmitir el pensamiento huma- no. Así los primeros impresores vieron la oportunidad de lucrarse reproducien- do en masa los libros realizados hasta entonces por los escribas. Naturalmente basaron sus tipos en los de los manus- critos existentes en la época e hicieron su trabajo a conciencia reproduciendo en metal la multitud de ligaduras y contracciones que los escribas incluían en el texto. Además de esto, procura- ron también, al componer las páginas, copiar el hermoso espaciado estrecho entre las palabras de los manuscritos. Y esta tradición, iniciada en los inicios de la imprenta, se ha transmitido hasta nosotros.   Para responder a la pregunta de por- qué sigue vigente se pueden enumerar dos razones principales: la primera de ellas es eminentemente práctica y hace referencia a la facilidad de lectura que proporciona un texto compuesto con un espaciado estrecho entre las palabras frente a otro con un espaciado mayor entre las mismas.   Efectivamente, los niños aprender a leer primero letra a letra, más tarde sila- ba a silaba y después palabras individua- les. Pero la persona adulta lee grupos de palabras en vez de palabras individuales una a una y si para la lectura de un niño es deseable un mayor espacio entre las palabras así como un mayor interlinea- do, para un adulto esto supondría una lectura más lenta y menos eficaz ya que el flujo lector se vería constantemente interrumpido por el excesivo blanco entre las palabras.   La segunda razón es de tipo estético y tiene que ver con el color tipográfico de la línea y de la gran mejora que para el mismo supone el espaciado estrecho entre las palabras. Una página de tex- to cuidadosamente compuesta aparece configurada como una serie de tiras negras separadas por canales de espacio blanco. A la inversa, una página com- puesta sin prestar atención se nos pre- senta como una conjunto gris formada por multitud de manchas aisladas unas de otras, y esto es consecuencia de un mal espaciado entre las palabras. Como he citado antes el flujo normal de lectu- ra izquierda-derecha se ve ralentizado además de que las letras cortas, esto es las que carecen de ascendentes y des- cendentes, y los remates de las mismas, en el caso de que los tuvieran, no cum- plen una función primordial en la lec- tura como es la de guiar al ojo a lo largo
  83. 83. Un signo claro, presente desde los pri- meros tiempos de la imprenta hasta el día de hoy, de una buena impresión y, por extensión, de un buen impresor ha sido el cuidado y la atención dedicadas a la composición del texto ordinario. Si examinamos de cerca los mejores tra- bajos de los más afamados impresores desde mediados del siglo xv, nos en- contramos con un denominador común que es el espaciado estrecho que apli- caban entre las palabras del texto. Ante este hecho nos podríamos preguntar ¿porqué las mejores imprentas han con- tinuado con esta tradición durante más de quinientos años? Y ¿porqué sobrevi- ve todavía?   Buscando la respuesta en el pasado, antes de la invención de la imprenta la escritura era la única forma de conser- var y transmitir el pensamiento huma- no. Así los primeros impresores vieron la oportunidad de lucrarse reproducien- do en masa los libros realizados hasta entonces por los escribas. Naturalmente basaron sus tipos en los de los manus- critos existentes en la época e hicieron su trabajo a conciencia reproduciendo en metal la multitud de ligaduras y contracciones que los escribas incluían en el texto. Además de esto, procura- ron también, al componer las páginas, copiar el hermoso espaciado estrecho entre las palabras de los manuscritos. Y esta tradición, iniciada en los inicios de la imprenta, se ha transmitido hasta nosotros.   Para responder a la pregunta de por- qué sigue vigente se pueden enumerar dos razones principales: la primera de ellas es eminentemente práctica y hace referencia a la facilidad de lectura que proporciona un texto compuesto con un espaciado estrecho entre las palabras frente a otro con un espaciado mayor entre las mismas.   Efectivamente, los niños aprender a leer primero letra a letra, más tarde sila- ba a silaba y después palabras individua- les. Pero la persona adulta lee grupos de palabras en vez de palabras individuales una a una y si para la lectura de un niño es deseable un mayor espacio entre las palabras así como un mayor interlinea- do, para un adulto esto supondría una lectura más lenta y menos eficaz ya que el flujo lector se vería constantemente interrumpido por el excesivo blanco entre las palabras.   La segunda razón es de tipo estético y tiene que ver con el color tipográfico de la línea y de la gran mejora que para el mismo supone el espaciado estrecho entre las palabras. Una página de tex- to cuidadosamente compuesta aparece configurada como una serie de tiras negras separadas por canales de espacio blanco. A la inversa, una página com- puesta sin prestar atención se nos pre- senta como una conjunto gris formada por multitud de manchas aisladas unas de otras, y esto es consecuencia de un mal espaciado entre las palabras. Como he citado antes el flujo normal de lectu- ra izquierda-derecha se ve ralentizado además de que las letras cortas, esto es las que carecen de ascendentes y des- cendentes, y los remates de las mismas, en el caso de que los tuvieran, no cum- plen una función primordial en la lec- tura como es la de guiar al ojo a lo largo de la línea. El ojo tiende a confundirse por el énfasis vertical inducido por el relativo aislamiento de las palabras y remarcado por los trazos ascendentes y descendentes de las letras. Asimismo este énfasis vertical se ve incrementa- do por los molestos ríos o calles que inseparablemente acompañan al texto así compuesto. los tiempos de la inven- ción de la imprenta, la mayor parte del material impreso ha sido destinado a la lectura continua y, es por esto, que lo que vamos a tratar en este artículo son los factores fundamentales que como el tamaño del cuerpo, el espacio entre las
  84. 84. Etiqueta de composición — Movimientos verticales 1. La elección del interlineado     ... las medidas del texto A mayor ancho de columna, mayor interlineado
  85. 85. Un signo claro, presente desde los primeros tiempos de la impren- ta hasta el día de hoy, de una buena impresión y, por extensión, de un buen impresor ha sido el cuidado y la atención dedicadas a la composición del texto ordinario. Si examinamos de cerca los me- jores trabajos de los más afamados impresores desde mediados del siglo xv, nos encontramos con un denominador común que es el espaciado estrecho que aplicaban entre las palabras del texto. Ante este hecho nos podríamos preguntar ¿porqué las mejores impren- tas han continuado con esta tradición durante más de quinientos años? Y ¿porqué sobrevive todavía?   Buscando la respuesta en el pasado, antes de la invención de la imprenta la escritura era la única forma de conservar y transmitir el pensamiento humano. Así los primeros impresores vieron la oportunidad de lucrarse reproduciendo en masa los libros reali- zados hasta entonces por los escribas. Naturalmente basaron sus tipos en los de los manuscritos existentes en la época e hicieron su trabajo a conciencia reproduciendo en metal la multitud de liga- duras y contracciones que los escribas incluían en el texto. Ade- más de esto, procuraron también, al componer las páginas, copiar el hermoso espaciado estrecho entre las palabras de los manuscri- tos. Y esta tradición, iniciada en los inicios de la imprenta, se ha transmitido hasta nosotros.   Para responder a la pregunta de porqué sigue vigente se pueden enumerar dos razones principales: la primera de ellas es eminen- temente práctica y hace referencia a la facilidad de lectura que proporciona un texto compuesto con un espaciado estrecho entre las palabras frente a otro con un espaciado mayor entre las mis-
  86. 86. Un signo claro, presente desde los primeros tiempos de la imprenta hasta el día de hoy, de una buena impresión y, por extensión, de un buen impresor ha sido el cui- dado y la atención dedicadas a la composición del texto ordinario. Si examinamos de cerca los mejores trabajos de los más afamados impresores desde mediados del siglo xv, nos encontramos con un denominador común que es el espaciado estre- cho que aplicaban entre las palabras del texto. Ante este hecho nos podríamos pre- guntar ¿porqué las mejores imprentas han continuado con esta tradición durante más de quinientos años? Y ¿porqué sobrevive todavía?   Buscando la respuesta en el pasado, antes de la invención de la imprenta la es- critura era la única forma de conservar y transmitir el pensamiento humano. Así los primeros impresores vieron la oportunidad de lucrarse reproduciendo en masa los libros realizados hasta entonces por los escribas. Naturalmente basaron sus tipos en los de los manuscritos existentes en la época e hicieron su trabajo a con- ciencia reproduciendo en metal la multitud de ligaduras y contracciones que los escribas incluían en el texto. Además de esto, procuraron también, al componer las páginas, copiar el hermoso espaciado estrecho entre las palabras de los manus- critos. Y esta tradición, iniciada en los inicios de la imprenta, se ha transmitido hasta nosotros.   Para responder a la pregunta de porqué sigue vigente se pueden enumerar dos razones principales: la primera de ellas es eminentemente práctica y hace referen- cia a la facilidad de lectura que proporciona un texto compuesto con un espaciado estrecho entre las palabras frente a otro con un espaciado mayor entre las mismas.   Efectivamente, los niños aprender a leer primero letra a letra, más tarde sila- ba a silaba y después palabras individuales. Pero la persona adulta lee grupos de palabras en vez de palabras individuales una a una y si para la lectura de un niño es deseable un mayor espacio entre las palabras así como un mayor interlineado, para un adulto esto supondría una lectura más lenta y menos eficaz ya que el flujo
  87. 87. Un signo claro, presente desde los primeros tiempos de la imprenta hasta el día de hoy, de una buena impresión y, por extensión, de un buen impresor ha sido el cui- dado y la atención dedicadas a la composición del texto ordinario. Si examinamos de cerca los mejores trabajos de los más afamados impresores desde mediados del siglo xv, nos encontramos con un denominador común que es el espaciado estre- cho que aplicaban entre las palabras del texto. Ante este hecho nos podríamos pre- guntar ¿porqué las mejores imprentas han continuado con esta tradición durante más de quinientos años? Y ¿porqué sobrevive todavía?   Buscando la respuesta en el pasado, antes de la invención de la imprenta la es- critura era la única forma de conservar y transmitir el pensamiento humano. Así los primeros impresores vieron la oportunidad de lucrarse reproduciendo en masa los libros realizados hasta entonces por los escribas. Naturalmente basaron sus tipos en los de los manuscritos existentes en la época e hicieron su trabajo a con- ciencia reproduciendo en metal la multitud de ligaduras y contracciones que los escribas incluían en el texto. Además de esto, procuraron también, al componer las páginas, copiar el hermoso espaciado estrecho entre las palabras de los manus- critos. Y esta tradición, iniciada en los inicios de la imprenta, se ha transmitido hasta nosotros.   Para responder a la pregunta de porqué sigue vigente se pueden enumerar dos razones principales: la primera de ellas es eminentemente práctica y hace referen- cia a la facilidad de lectura que proporciona un texto compuesto con un espaciado estrecho entre las palabras frente a otro con un espaciado mayor entre las mismas.   Efectivamente, los niños aprender a leer primero letra a letra, más tarde sila- ba a silaba y después palabras individuales. Pero la persona adulta lee grupos de
  88. 88. Etiqueta de composición — Movimientos verticales 1. La elección del interlineado     ... las medidas del texto El interlineado no es solo el espacio entre líneas, es la medida de todos los eventos tipográficos, aquella que establece el ritmo de la página en sentido vertical.
  89. 89. Un signo claro, presente desde los pri- meros tiempos de la imprenta hasta el día de hoy, de una buena impresión y, por exten- sión, de un buen impresor ha sido el cuidado y la atención dedicadas a la composición del texto ordinario. Si examinamos de cerca los mejores trabajos de los más afamados impre- sores desde mediados del siglo xv, nos en- contramos con un denominador común que es el espaciado estrecho que aplicaban entre las palabras del texto. Ante este hecho nos podríamos preguntar ¿porqué las mejores imprentas han continuado con esta tradición durante más de quinientos años? Y ¿porqué sobrevive todavía?   Buscando la respuesta en el pasado, antes de la invención de la imprenta la escritura era la única forma de conservar y transmitir Sobre el interlineado: el pensamiento humano. Así los primeros impresores vieron la oportunidad de lucrarse reproduciendo en masa los libros realizados hasta entonces por los escribas. Naturalmen- te basaron sus tipos en los de los manuscri- tos existentes en la época e hicieron su traba- jo a conciencia reproduciendo en metal la multitud de ligaduras y contracciones que los escribas incluían en el texto. Además de esto, procuraron también, al componer las páginas, copiar el hermoso espaciado estre- cho entre las palabras de los manuscritos. Y esta tradición, iniciada en los inicios de la imprenta, se ha transmitido hasta nosotros.   Para responder a la pregunta de porqué sigue vigente se pueden enumerar dos razo- nes principales: la primera de ellas es emi- nentemente práctica y hace referencia a la «Todo lo que siempre quiso saber y nunca se atrevió a preguntar» Naturalmente basaron sus tipos en los de los manuscritos existen- tes en la época e hicieron su trabajo a conciencia reproducien- do en metal la multitud de ligaduras y contracciones que los escribas incluían en el texto.
  90. 90. Un signo claro, presente desde los pri- meros tiempos de la imprenta hasta el día de hoy, de una buena impresión y, por exten- sión, de un buen impresor ha sido el cuidado y la atención dedicadas a la composición del texto ordinario. Si examinamos de cerca los mejores trabajos de los más afamados impre- sores desde mediados del siglo xv, nos en- contramos con un denominador común que es el espaciado estrecho que aplicaban entre las palabras del texto. Ante este hecho nos podríamos preguntar ¿porqué las mejores imprentas han continuado con esta tradición durante más de quinientos años? Y ¿porqué sobrevive todavía?   Buscando la respuesta en el pasado, antes de la invención de la imprenta la escritura era la única forma de conservar y transmitir Sobre el interlineado: el pensamiento humano. Así los primeros impresores vieron la oportunidad de lucrarse reproduciendo en masa los libros realizados hasta entonces por los escribas. Naturalmen- te basaron sus tipos en los de los manuscri- tos existentes en la época e hicieron su traba- jo a conciencia reproduciendo en metal la multitud de ligaduras y contracciones que los escribas incluían en el texto. Además de esto, procuraron también, al componer las páginas, copiar el hermoso espaciado estre- cho entre las palabras de los manuscritos. Y esta tradición, iniciada en los inicios de la imprenta, se ha transmitido hasta nosotros.   Para responder a la pregunta de porqué sigue vigente se pueden enumerar dos razo- nes principales: la primera de ellas es emi- nentemente práctica y hace referencia a la «Todo lo que siempre quiso saber y nunca se atrevió a preguntar» Naturalmente basaron sus tipos en los de los manuscritos existen- tes en la época e hicieron su trabajo a conciencia reproducien- do en metal la multitud de ligaduras y contracciones que los escribas incluían en el texto.
  91. 91. Un signo claro, presente desde los primeros tiempos de la im- prenta hasta el día de hoy, de una buena impresión y, por exten- sión, de un buen impresor ha sido el cuidado y la atención dedica- das a la composición del texto ordinario. Si examinamos de cerca los mejores trabajos de los más afamados impresores desde media- dos del siglo xv, nos encontramos con un denominador común que es el espaciado estrecho que aplicaban entre las palabras del texto. Ante este hecho nos podríamos preguntar ¿porqué las mejo- res imprentas han continuado con esta tradición durante más de quinientos años? Y ¿porqué sobrevive todavía?   Buscando la respuesta en el pasado, antes de la invención de la imprenta la escritura era la única forma de conservar y transmitir el pensamiento humano. Así los primeros impresores vieron la oportunidad de lucrarse reproduciendo en masa los libros realiza- dos hasta entonces por los escribas. Naturalmente basaron sus tipos en los de los manuscritos existentes en la época e hicieron su trabajo a conciencia reproduciendo en metal la multitud de liga- duras y contracciones que los escribas incluían en el texto. Además Sobre el interlineado «Todo lo que siempre quiso saber y nunca se atrevió a preguntar» Naturalmente basaron sus tipos en los de los manuscritos existentes en la época e hicieron su trabajo a conciencia reproduciendo en metal la multitud de ligaduras y contracciones que los escribas incluían en el texto.
  92. 92. Un signo claro, presente desde los primeros tiempos de la im- prenta hasta el día de hoy, de una buena impresión y, por exten- sión, de un buen impresor ha sido el cuidado y la atención dedica- das a la composición del texto ordinario. Si examinamos de cerca los mejores trabajos de los más afamados impresores desde media- dos del siglo xv, nos encontramos con un denominador común que es el espaciado estrecho que aplicaban entre las palabras del texto. Ante este hecho nos podríamos preguntar ¿porqué las mejo- res imprentas han continuado con esta tradición durante más de quinientos años? Y ¿porqué sobrevive todavía?   Buscando la respuesta en el pasado, antes de la invención de la imprenta la escritura era la única forma de conservar y transmitir el pensamiento humano. Así los primeros impresores vieron la oportunidad de lucrarse reproduciendo en masa los libros realiza- dos hasta entonces por los escribas. Naturalmente basaron sus tipos en los de los manuscritos existentes en la época e hicieron su trabajo a conciencia reproduciendo en metal la multitud de liga- duras y contracciones que los escribas incluían en el texto. Además Sobre el interlineado «Todo lo que siempre quiso saber y nunca se atrevió a preguntar» Naturalmente basaron sus tipos en los de los manuscritos existentes en la época e hicieron su trabajo a conciencia reproduciendo en metal la multitud de ligaduras y contracciones que los escribas incluían en el texto.
  93. 93. Un signo claro, presente desde los primeros tiempos de la imprenta hasta el día de hoy, de una buena impresión y, por exten- sión, de un buen impresor ha sido el cuidado y la atención dedica- das a la composición del texto ordinario. Si examinamos de cerca los mejores trabajos de los más afamados impresores desde media- dos del siglo xv, nos encontramos con un denominador común que es el espaciado estrecho que aplicaban entre las palabras del texto. Ante este hecho nos podríamos preguntar ¿porqué las mejo- res imprentas han continuado con esta tradición durante más de quinientos años? Y ¿porqué sobrevive todavía?   Buscando la respuesta en el pasado, antes de la invención de la imprenta la escritura era la única forma de conservar y transmitir el pensamiento humano. Así los primeros impresores vieron la oportunidad de lucrarse reproduciendo en masa los libros realiza- dos hasta entonces por los escribas. Naturalmente basaron sus tipos en los de los manuscritos existentes en la época e hicieron su trabajo a conciencia reproduciendo en metal la multitud de liga- duras y contracciones que los escribas incluían en el texto. Además Sobre el interlineado «Todo lo que siempre quiso saber y nunca se atrevió a preguntar» Naturalmente basaron sus tipos en los de los manuscri- tos existentes en la época e hicieron su trabajo a con- ciencia reproduciendo en metal la multitud de ligadu- ras y contracciones que los escribas incluían en el texto. PRIMER SUBTÍTULO SEGUNDO SUBTÍTULO
  94. 94. Un signo claro, presente desde los primeros tiempos de la imprenta hasta el día de hoy, de una buena impresión y, por exten- sión, de un buen impresor ha sido el cuidado y la atención dedica- das a la composición del texto ordinario. Si examinamos de cerca los mejores trabajos de los más afamados impresores desde media- dos del siglo xv, nos encontramos con un denominador común que es el espaciado estrecho que aplicaban entre las palabras del texto. Ante este hecho nos podríamos preguntar ¿porqué las mejo- res imprentas han continuado con esta tradición durante más de quinientos años? Y ¿porqué sobrevive todavía?   Buscando la respuesta en el pasado, antes de la invención de la imprenta la escritura era la única forma de conservar y transmitir el pensamiento humano. Así los primeros impresores vieron la oportunidad de lucrarse reproduciendo en masa los libros realiza- dos hasta entonces por los escribas. Naturalmente basaron sus tipos en los de los manuscritos existentes en la época e hicieron su trabajo a conciencia reproduciendo en metal la multitud de liga- duras y contracciones que los escribas incluían en el texto. Además Sobre el interlineado «Todo lo que siempre quiso saber y nunca se atrevió a preguntar» Naturalmente basaron sus tipos en los de los manuscri- tos existentes en la época e hicieron su trabajo a con- ciencia reproduciendo en metal la multitud de ligadu- ras y contracciones que los escribas incluían en el texto. PRIMER SUBTÍTULO SEGUNDO SUBTÍTULO
  95. 95. Un signo claro, presente desde los primeros tiempos de la imprenta hasta el día de hoy, de una buena impresión y, por extensión, de un buen impresor ha sido el cuidado y la atención dedicadas a la composición del texto ordinario. Si examinamos de cerca los mejores trabajos de los más afamados impresores desde mediados del siglo xv, nos encontramos con un denominador común que es el espa- ciado estrecho que aplicaban entre las palabras del texto. Ante este hecho nos podríamos preguntar ¿porqué las mejores imprentas han continuado con esta tradición durante más de quinientos años? Y ¿porqué sobrevive todavía?   Buscando la respuesta en el pasado, antes de la invención de la imprenta la escritura era la única forma de conser- var y transmitir el pensamiento huma- no. Así los primeros impresores vieron la oportunidad de lucrarse reprodu- ciendo en masa los libros realizados hasta entonces por los escribas. Natu- ralmente basaron sus tipos en los de los manuscritos existentes en la época e hicieron su trabajo a conciencia reproduciendo en metal la multitud de ligaduras y contracciones que los escribas incluían en el texto. Además de esto, procuraron también, al com- poner las páginas, copiar el hermoso espaciado estrecho entre las palabras de los manuscritos. Y esta tradición, iniciada en los inicios de la imprenta, se ha transmitido hasta nosotros.   Para responder a la pregunta de porqué sigue vigente se pueden enu- merar dos razones principales: la primera de ellas es eminentemente práctica y hace referencia a la facilidad de lectura que proporciona un texto compuesto con un espaciado estrecho Sobre el interlineado PRIMER SUBTÍTULO SEGUNDO SUBTÍTULO TERCER SUBTÍTULO «Todo lo que siempre quiso saber y nunca se atrevió a preguntar»
  96. 96. Un signo claro, presente desde los primeros tiempos de la imprenta hasta el día de hoy, de una buena impresión y, por extensión, de un buen impresor ha sido el cuidado y la atención dedicadas a la composición del texto ordinario. Si examinamos de cerca los mejores trabajos de los más afamados impresores desde mediados del siglo xv, nos encontramos con un denominador común que es el espa- ciado estrecho que aplicaban entre las palabras del texto. Ante este hecho nos podríamos preguntar ¿porqué las mejores imprentas han continuado con esta tradición durante más de quinientos años? Y ¿porqué sobrevive todavía?   Buscando la respuesta en el pasado, antes de la invención de la imprenta la escritura era la única forma de conser- var y transmitir el pensamiento huma- no. Así los primeros impresores vieron la oportunidad de lucrarse reprodu- ciendo en masa los libros realizados hasta entonces por los escribas. Natu- ralmente basaron sus tipos en los de los manuscritos existentes en la época e hicieron su trabajo a conciencia reproduciendo en metal la multitud de ligaduras y contracciones que los escribas incluían en el texto. Además de esto, procuraron también, al com- poner las páginas, copiar el hermoso espaciado estrecho entre las palabras de los manuscritos. Y esta tradición, iniciada en los inicios de la imprenta, se ha transmitido hasta nosotros.   Para responder a la pregunta de porqué sigue vigente se pueden enu- merar dos razones principales: la primera de ellas es eminentemente práctica y hace referencia a la facilidad de lectura que proporciona un texto compuesto con un espaciado estrecho Sobre el interlineado PRIMER SUBTÍTULO SEGUNDO SUBTÍTULO TERCER SUBTÍTULO «Todo lo que siempre quiso saber y nunca se atrevió a preguntar»

×