Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

De poncho por la vida y el misterio

Breve Biografía de Monseñor Leonidas Proaño, Obispo de los Indios en Ecuador, narrada por su poncho

  • Login to see the comments

De poncho por la vida y el misterio

  1. 1. de poncho por la vida y el misterio BREVE BIOGRAFIA DE MONS. PROAÑO Riobamba - Ecuador
  2. 2. ¡Ay! Los indios, decía, me duelen sus silencios, sabiendo que es la pobreza la que atenaza su lengua. Todavía me parece sentir su mano acariciándome. Nadie como yo sintió sus caricias, su ternura, su abrazo cálido y también su fuerza. A través de sus manos también me conversó sus sueños. Me presentaré: soy un simple poncho de rayas. Pero no soy un poncho cualquiera. Soy el poncho de Mons. Leonidas Eduardo Proaño Villalba (Eduardito, como le llamaban en la casa). No siempre estuve con él. Fue allá después del Concilio Vaticano II cuando me adoptó. Soy un simple poncho de rayas...
  3. 3. Aunque Mons. Proaño no era muy conversón, algo sí puedo afirmar: sabía escuchar . Algunas cosas sí me conversó y yo se las voy a contar a ustedes. Según me decía, nació en San Antonio de Ibarra, allá en Imbabura, la hermosa tierra donde se miran el agua y el cielo en la profundidad de sus lagos, el 29 de Enero de 1910. Su familia era pobre. Sus amigos más cercanos dicen que fue haciéndose ser humano (a imagen de Dios), sacerdote (abanderado del servicio) y también obispo, ¡y qué difícil es ser obispo! Fue como aprendiendo el oficio. Como el alfarero que acaricia el barro soñando formas que transmitan sus sueños. Un día me contaba cómo aprendió a tejer sombreros, de cómo dolía la espalda de estar sentado trenzando pajas.
  4. 4. Me contó, en una ocasión, que cuando llegó a Riobamba un campesino se acercó y le dijo: “Por fin has venido Taitamito”. Fue la intuición profética del pobre que interpreta los signos de los tiempos, desde el Espíritu de Dios y la voz del pueblo. Sé que fue ordenado sacerdote el 29 de Junio de 1936, que fundó el periódico “La Verdad”. Le consagraron obispo en la catedral de Ibarra el 26 de Mayo de 1954 y el 29 del mismo mes y año llegó a Riobamba. Hay cosas que se le escapan a un viejo poncho como yo, sobre todo aquellas de las que mi compañero hablaba poco.
  5. 5. Como el Espíritu del Señor no para, en 1960 Juan XXIII convoca el Concilio Vaticano II del cual fue miembro. Participó en la elaboración de la Constitución Pastoral “Gaudium et spes”. Intervino con algunos discursos sobre la alfabetización, el derecho a la cultura y a la enseñanza, también sobre la comunidad pastoral. LOS AÑOS DEL CONCILIO
  6. 6. No hablaba mucho de sus discursos pero sí de lo que significó para la iglesia este Concilio. Cuando Juan XXIII abrió las ventanas del Vaticano un aire joven y renovado se filtró en la iglesia sacudiendo sus viejas estructuras. Decía: Es que hemos olvidado que el mensaje de Jesús es siempre novedad. Hasta ahora me duele la crisis porque muchos compañeros sacerdotes se aislaron y otros se salieron. La crisis también es reto. Para los jóvenes la iglesia es capitalista o cómplice del capitalismo. Los seglares se muestran mayores de edad, parte del pueblo de Dios, llamados a realizar una misión evangelizadora y esto cuesta entenderlo, sobre todo a sacerdotes que no quieren arriesgar sus privilegios.
  7. 7. Antes de iniciar la organización de la primera cooperativa de ahorro y crédito, jugamos a las cooperativas. A mano y a máquina, hicimos las primeras libretas de ahorro. Fuimos depositando irrisorias sumas de dinero, para aprender a llevar nuestras libretas. El 1 de Octubre de 1960 funda el Centro de Estudios y Acción Social (CEAS) . Las finalidades principales de esta institución fueron: la investigación socioeconómica de la provincia del Chimborazo y la promoción de cooperativas. Mi compañero se sonríe hacia dentro moviendo la cabeza y comenta como ensimismado:
  8. 8. El CEAS sigue cumpliendo su misión en la actualidad desde la educación, la asistencia técnica agropecuaria y el cooperativismo. Como ustedes comprenderán yo no podía preguntarle el por qué de estas instituciones, mi calidad de objeto me lo impedía, pero él siguió contando y ahí encontré la respuesta. Su preocupación mayor era la formación, una educación liberadora que sacara al pueblo pobre pero sobre todo a los indígenas del analfabetismo, que por aquel entonces era, en el Chimborazo del 52%. La diócesis era propietaria todavía de una enorme hacienda y yo estaba dispuesto a entregar unas 300 hectáreas, gratuitamente, a los indígenas que esperábamos se organizaran en cooperativa. Pero los indígenas no aceptaron porque, como descubrimos más tarde, la cooperativa lesiona gravemente la vida comunitaria. La cultura indígena se presentaba como un reto a descubrir y no siempre las buenas intenciones son suficientes para llegar a lo profundo de su cosmovisión.
  9. 9. Una lágrima furtiva se adentró hacia el corazón cuando evocó el recuerdo del P. Rubén Veloz compañero de aventura radiofónica. Empezaron con 10 escuelas, que pronto se multiplicaron no sólo en la provincia del Chimborazo sino también en otras provincias del país. Por la tensión de sus manos supe que el proceso fue duro, que tuvo que pedir caridad, apoyos en el exterior, en fin tanta cosa que yo detectaba cuando él recorría mi cuerpo terso y cálido. No expresaba mucho sus emociones pero yo las sentía. El día de San José, 19 de Marzo de 1962, fundó Escuelas Radiofónicas Populares del Ecuador, ERPE , como se la conoce popularmente. La gran mayoría de los indígenas no habían recibido el gran beneficio de la escuela. Conociendo otros proyectos, como el de Radio Sutatenza de Colombia, la funda con una finalidad clara: lograr una radio popular y educativa.
  10. 10. Cada día se dictaban cursos de alfabetización y aritmética en quichua y en español, también se transmitían cursos prácticos de agricultura, de mejoramiento del hogar, de cuidado de los niños (la mortalidad infantil era muy grande en el sector indígena), de higiene, de deportes y entretenimiento. La evangelización también formaba parte del programa. Todo esto amenizado con música popular. Al comenzar del despertar de los indios se emocionaba pero tierra adentro, surqueando su alma silenciosa, donde sentía que las Semillas del Verbo se hacían fuertes y sus espigas granadas y sólidas. Con cierto aire de orgullo decía que estas organizaciones fueron alcanzando su propia madurez y han seguido creciendo sin la tutoría del obispo. Radiofónicas extendió sus servicios y en la actualidad cuenta, además de la radio, con dispensario médico, granja agrícola integral y otros servicios populares. Como radio sigue siendo la voz del pueblo.
  11. 11. Las finalidades se concretaron de esta manera: elevar el nivel cultural, económico, social y espiritual de las comunidades indígenas, por medio de la formación de jóvenes dirigentes quienes al regresar a sus comunas, podrían dinamizar sus comunidades y entrenarlas para un desarrollo económico armonizado. Los cursos resultaron demasiado largos. Gracias a esta experiencia se descubrió que los líderes de una comunidad difícilmente se forman fuera de su propio ambiente. En 1963, crea la Granja Escuela Tepeyac. Monjas-Corral era el nombre de una de las haciendas de la diócesis a la que cambiaron el nombre por Tepeyac en recuerdo del lugar de las apariciones de la Virgen a Juan Diego, en México.. Allí se construyó un conjunto de edificios, siempre con ayuda extranjera, para el funcionamiento de un instituto de formación de líderes campesinos, mujeres y hombres.

×