Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

LA COSMOGONÍA

Presentación del mito griego de la creación

  • Be the first to comment

LA COSMOGONÍA

  1. 1. LA COSMOGONÍA
  2. 2. En la antigüedad los mitos fueron leyendas o relatos que se transmitieron por generaciones para ofrecer respuestas sobre el origen del universo y del hombre, relacionándolos con dioses y mensajeros que actuaban a nombre de éstos. A diferencia de la ciencia que explica los hechos sujetos al rigor de conocimiento racional, exacto y verificable. Los mitos ofrecieron a las distintas culturas una visión integradora del mundo, al facilitar su percepción de los fenómenos que le parecían extraños a una creencia colectiva que dio origen a los que los acompañaron y proporcionaron la seguridad psicológica para la construcción de una identidad para la vida en comunidad. En los mitos, los dioses suelen representar las fuerzas elementales de la naturaleza, que pueden percibir, de los cuales se derivan los fenómenos naturales que condicionaron sus vidas. En las cosmogonías griegas narran al origen del mundo que parte del Caos, para que en un acto de creación divina se imponga el orden. Esta acción marcará el principio del ser y del bien para el pensamiento griego, en donde el ser no puede ser lo informado porque el mal se acerca a la carencia de límite. Visión que el filósofo Hesíodo recoge en su Teogonía y Timoteo en su relato del demiurgo platónico. Introducción
  3. 3. En un principio solo existía el Caos. Éste es la personificación del Vacío primordial anterior a la creación, cuando el Orden no había sido impuesto aún a los elementos del Mundo.
  4. 4. De él surgió luego Gea, la Tierra.
  5. 5. Sin intervención de ningún elemento masculino, Gea engendró al Cielo (Urano), que la recubre, y las Montañas, así como Ponto, personificación masculina del elemento marino. Aparece Eros como fuerza natural que impulsa la unión de Gea y Urano.
  6. 7. Después del nacimiento del Cielo, se unió a él; por eso sus hijos no fueron ya simples potencias elementales, sino dioses propiamente dichos. Primero hubo los seis Titanes: Océano, Ceo, Crío, Hiperión, Jápeto y Crono, y las seis Titánides: Tía, Rea, Temis, Mnemósine, Febe y Tetis, que son divinidades femeninas. Crono es el más joven de esta estirpe. Vinieron luego los Cíclopes: Arges, Estéropes y Brontes, divinidades relacionadas con el rayo, los relámpagos y el trueno. Finalmente, de los amores de Urano y Gea nacieron los Hecatonquiros, seres de cien brazos gigantescos y violentos, llamados Coto, Briareo y Giges. Urano odiaba a todos estos vástagos suyos y no les permitía ver la luz, compeliéndolos a vivir hundidos en las profundidades de su madre la Tierra. Finalmente, ésta resolvió liberar a sus hijos y les pidió que la vengasen de Urano; pero ninguno accedió, excepto el más joven, Crono, impulsado por el odio que sentía hacia su padre. Entonces Gea le entregó una hoz de acero muy afilada, y cuando, al llegar la noche, Urano se acercó a Gea y la envolvió por todas partes, Crono, cortó de un solo golpe los testículos de su padre y los arrojó detrás de él.
  7. 9. La sangre de la herida cayó sobre la Tierra y la fecundó nuevamente. Así nacieron las Erinias, los Gigantes y las Ninfas de los fresnos y, en general, las divinidades coexistentes con los árboles. Del semen que cayó al mar nació Afrodita, saliendo de la espuma, ya adulta (una de la versiones del nacimiento de Afrodita).
  8. 10. Crono reinaba en el mundo, y no tardó mucho en manifestarse como un tirano tan brutal como su padre. También encerró a sus hermanos, los hijos de de Gea, en el Tártaro, por lo cual la Tierra tramó una segunda revolución. Rea se unió a Crono y tuvieron cinco hijos, los cuales fueron devorados por Crono, ya que éste pensaba que alguno de sus hijos le destronaría, tal y como él hizo con su padre.
  9. 12. Rea quedó encinta por sexta vez. Ésta fue a visitar a Gea y Urano para pedirles algún medio de salvar al niño al que iba a dar a luz. Entonces Gea y Urano le revelaron el secreto de los Destinos y le enseñaron la manera de burlar a Crono. Le dio, en lugar del niño, una piedra envuelta en pañales, y aquel la devoró.
  10. 13. De este modo, Zeus pudo crecer y escapar a la voracidad de su padre. A tal fin, Rea lo dejó en la isla de Creta, donde es amamantado y criado por la cabra Amaltea.
  11. 14. Con el paso del tiempo, Zeus creció, y se enteró de lo que les sucedió a sus cinco hermanos (Posidón, Hades, Hera, Deméter y Hestia). Preparó un brebaje y se lo entregó a Crono, el cual vomitó a sus hermanos, los cuales había devorado al nacer. A partir de este momento da comienzo una guerra de once años, la Titanomaquia. En ella lucharon todos los Titanes (encabezados por Crono) contra los Olímpicos (dirigidos por Zeus). Además los Hecatonquiros y los Cíclopes, que habían sido encarcelados por Crono, ayudaron a los Olímpicos. Éstos entregaron a Zeus tres armas: el rayo , el trueno y el relámpago. Los Titanes fueron vencidos y encerrados en el Tártaro, excepto Atlas, Prometeo, Epimeteo y Menecio. Zeus castigó duramente a Atlas que fue condenado a cargar los cielos y la tierra sobre sus hombros. Epimeteo, Menecio y Prometeo cambiaron de bando y ayudaron a Zeus en la guerra, por lo que no fueron castigados.
  12. 16. Gea, abuela de Zeus, observó que éste tenía mucho poder y mandó a los Gigantes para que acabaran con Zeus. De este modo comenzó la batalla denominada como la Gigantomaquia. El ataque de Gea no ocurrió justo después de la Titanomaquia, por lo que Zeus tuvo tiempo de prepararse. Como los Gigantes eran inmortales ante los dioses, Zeus se unió a Alcmena y engendró a Heracles. A su vez, Gea hizo crecer una hierba que volvía a sus hijos invisibles a los ojos de los humanos e inmortales a sus golpes. Al saber esta situación, Zeus impidió que Helios, Selene y Eos se levantasen hasta que lograse descubrir la hierba mágica.
  13. 17. Zeus, algunos de sus hijos y sus hermanos vencieron a los Gigantes. Entonces se proclamaron dioses olímpicos estableciéndose en el monte Olimpo.
  14. 18. Con el tiempo Zeus decidió entregarle un regalo a Prometeo (su primo): el encargo de crear al hombre mediante barro y fuego. El hermano de Prometeo, Epimeteo (que en contraste con él, es el “torpe” por excelencia) se encargó de crear a los animales y sin darse cuenta les dio todas las cualidades. Así se quedó Prometeo sin ninguna cualidad que entregar a los hombres. De este modo decidió robar el fuego divino para otorgárselo a éstos.
  15. 21. Zeus decidió castigar a los hombres que habían aceptado el regalo de su benefactor, y ordenó a Hefesto que modelara una mujer de barro y a todas las diosas que la vistieran y engalanaran. Hefesto hizo a la mujer bella, y fue llamada Pandora (la que tiene todos los dones). Antes de enviarla, Zeus le dio un cofre y le dijo que contenía muchos bienes y presentes para Prometeo, pero le advirtió que no la abriera (ya que verdaderamente contenía males y pestes). Hermes la condujo hasta Prometeo, quien, astuto y precavido, la rechazó, y advirtió a su hermano que, tal como el había hecho, no aceptara regalo alguno del Dios. Zeus, enfurecido al ver como sus planes fracasaban, castigó a Prometeo, el que fue encadenado a unas rocas en el Cáucaso, donde un águila iba y le comía el hígado, y al ser inmortal, se regeneraba y se repetía la tortura cada día.
  16. 24. Epimeteo, sin embargo, se enamoró perdidamente de Pandora, y aceptó la caja como dote. Pandora no pudo contener su curiosidad por la caja, y la abrió. Salieron todos los males y dolores que hoy acechan a la humanidad. Pandora trató de cerrarla, pero no pudo, y al salir todos los males, miró dentro y solo quedaba lo único positivo de la caja, la Esperanza.
  17. 27. Esquema
  18. 28. JAVIER HERNÁNDEZ GARCÍA

×