Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Ensayo el rol de la escuela

5,679 views

Published on

  • Posso recomendar um site. Realmente me ayudó. Se llama ⇒ www.EddyHelp.com ⇐ Me ayudaron a escribir todos los artículos científicos en inglés y español.
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here

Ensayo el rol de la escuela

  1. 1. Universidad ARCIS Magíster en Educación y Cultura La Escuela Hoy(¿Cuál es el rol de la escuela en estos tiempos?) Javier Álvarez Capello Profesor: Marcelo Pérez Diciembre de 2012.
  2. 2. Si vamos a hablar del papel de la escuela en la postmodernidad, será importante destacar, paracontextualizar el tema, algunos rasgos propios del período de la modernidad que nos parecenfundamentales para el desarrollo de la idea propuesta. La modernidad se caracteriza por un intenso proceso de racionalización que atraviesa todas lasrealizaciones intelectuales, artísticas e institucionales. La unidad de la razón se quiebra en dimensionesde la realidad o esferas de valor (política, religión, economía, derecho, etc.) que ya no buscan sulegitimación en la cosmovisión cristiana y en la metafísica, sino que se independizan; buscando cadauna de ellas su propia legitimación. Se da paso a sí al “pluralismo de la razón”. Así, se configura la modernidad como un proceso de racionalización que conforma a un tipo dehombre orientado al dominio del mundo, con un pensamiento formal, una mentalidad funcional y unamoral autónoma. Las relaciones sociales se constituyen alrededor de la economía y la religión, quetradicionalmente había cumplido ese rol, se ve desplazada a la esfera privada. La cosmovisióndesacralizada y pluralista que deriva de ello tiende a dar paso al relativismo y al cuestionamiento de laexistencia de un fundamento y de una verdad única. Surge entonces la pluralidad axiológica. Lo anterior nos lleva a preguntarnos: ¿La razón dominadora tendrá una tendencia objetivizantecuyo interés es el dominio y control de la naturaleza extrapolado a todos los campos de la cultura? Pararesponder diremos que el ser cognoscente, por tanto, no es sólo ser un espectador, sino un ser deseosode dominio, que utiliza la razón como instrumento para lograr su poderío que, más tarde, se cristalizaráen la técnica, la burocracia, el derecho formal, la economía, etc. Por otro lado, se desarrollará la idea que el sujeto no es el origen de los significadoslingüísticos, es decir, el sujeto cognoscente no es quien le asigna un significado ya dado de antemano alas cosas, sino que el significado de las palabras brota en un contexto de uso al interior de un sistema derelaciones entre signos lingüísticos. La comunidad social de los usuarios del lenguaje son losportadores de los signos lingüísticos y no lingüísticos: instituciones, prácticas y usos. Así, en el ámbitolingüístico, tampoco existe un referente trascendente que defina el significado y uso de los vocablos. Laconsecuencia es que los propios hombres deciden sobre la verdad o falsedad y lo racional o irracional.La razón se descubre invadida por el lenguaje. De aquí se deriva una pluralidad de los usos del lenguajecontextualizado y que toda la realidad está sometida a estos juegos de lenguaje. Frente a esta realidad (descrita de forma breve) ¿Cuál es la posición que adoptan los pensadoresposmodernos? (dejando en claro que el debate sobre la dialéctica modernidad/postmodernidad no estázanjado y en el centro de la discusión se encuentra la cuestión sobre la razón y el horizonte de 2
  3. 3. comprensión racional sobre la realidad) la respuesta sería aceptar el pluralismo y los juegos dellenguaje. Es en esta perspectiva que encontramos a Lyotard, el cual afirma que la opción que cabe antela pluralidad es situarse en “el reconocimiento del heteromorfismo de los juegos de lenguaje” (Lyotard,1987:118). En definitiva, no hay posibilidad alguna de establecer unidades o metadiscursosomnicomprensivos que aglutinen la pluralidad de los juegos de lenguaje, que a su vez son expresión deformas de vida. Se sigue de esta postura que la característica que separa lo moderno de lo postmodernoes el desencanto de los metarrelatos legitimadores: “Simplificando al máximo, se tiene porpostmoderna la incredulidad con respecto a los metarrelatos” (Lyotard, 1987:118). Nos encontramos, sin duda, en un período que recibe el nombre de posmodernidad, entre tantosotros (estructuralista, postestructuralista, trasmodernidad, etc.), dependiendo del lente con el que se mire. ¿Qué será la posmodernidad? Lyotard explica la condición postmoderna de nuestra cultura como unaemancipación de la razón y de la libertad de la influencia ejercida por los “grandes relatos”,la razón ysus sujetos, como detentador de la unidad y la totalidad, vuelan en pedazos, los cuales, siendototalitarios, resultaban nocivos para el ser humano porque buscaban una homogeneización que eliminatoda diversidad y pluralidad, por eso, la posmodernidad se presenta como una reivindicación de loindividual y local frente a lo universal, la fragmentación, la babelización, (multiplicidad de juegos delenguaje que compiten entre sí, pero tal que ninguno puede reclamar la legitimidad definitiva de suforma de su forma de mostrar el mundo) no es ya considerada un mal, sino un estado positivo porquepermite la liberación del individuo, quien despojado de las ilusiones de las utopías centradas en la luchapor un futuro utópico, puede vivir libremente y gozar el presente siguiendo sus inclinaciones y gustos. La postmodernidad está inscrita en la modernidad (la cual no acabó su proyecto), forma parte deella. “Todo aquello que es recibido, aunque sea de ayer… debe ser objeto de sospecha”, (Lyotard,1987: 23), propone una desesperanzada resignación, pero sin abandonar la confianza en la razón. “Elpostmodernismo…no es el fin del modernismo sino su estado naciente, y este estado es constante”(Lyotard, 1987: 23). Lyotard también agrega:“La posmodernidad sería aquello que alega lo impresentable en lomoderno y en la presentación misma; aquello que se niega a la consolación de las formas bellas, alconsenso de un gusto que permitiría experimentar en común la nostalgia de lo imposible; aquello queindaga por presentaciones nuevas, no para gozar de ellas sino para hacer sentir mejor que hay algo quees impresentable” (Lyotard, 1987: 25) y finaliza: “La respuesta es guerra al todo, demos testimonio delo impresentable, activemos los diferendos, salvemos el honor del nombre” (Lyotard, 1987: 26). 3
  4. 4. Ahora bien, después de esta contextualización, cabe la pregunta central de este ensayo: ¿Cuál esel rol de la escuela en la sociedad actual o época postmoderna? Como profesores, debemos ser conscientes que la posmodernidad, como ya se vio, presentacaracterísticas diferentes al período moderno en que la escuela fue concebida como tal. En un principio, los conocimientos que tenía que adquirir un individuo eran pocos y comunes atodos los de la sociedad, su socialización se realizaba por el simple contacto con adultos y con elentorno, pero cuando la sociedad acumula conocimientos, se produce una división progresiva en lasfunciones de los individuos y se hace necesario la transmisión de saberes más especializados. Así surgela escuela, que aparece en todas las sociedades donde se ha alcanzado un cierto nivel de acumulacióneconómica y que permite la existencia de individuos que no son directamente productivos y haceposible una cumulación cultural amplia que exige que se transmitan esos conocimientos a otrosindividuos (Hay que aclarar que durante siglos la cultura fue patrimonio de muy pocos y se pensabaque era perjudicial extenderla). Con la llegada de la Edad Moderna la ciencia experimentó un gran desarrollo y el conocimientopasó a tener una importancia fundamental. En el siglo XVIII, la Ilustración introdujo la idea de quetodos los individuos eran originalmente iguales y que la educación debía estar al alcance de todos. Lamejora de la sociedad humana y la igualdad entre hombres, sólo podía conseguirse mediante laextensión de la educación para todos. La Revolución francesa intentó llevar a la práctica alguna de lasideas de la Ilustración, pero muchas de éstas no respondían a las necesidades sociales del momento. La implantación de la enseñanza obligatoria y gratuita para todos es algo que se comienza aintroducir en el siglo XIX y en otros países no se lleva a cabo hasta entrado el siglo XX. Lo anterior sedesarrolló con polémica, porque, como ya se dijo, algunos se oponían a la enseñanza para todos, la quesería perjudicial, argumentando que cuando se proporciona conocimiento a un individuo de clase baja,es fácil que luego aspire a cambiar el lugar que le corresponde dentro de la sociedad. El desarrollo de la escuela, al inicio de la industrialización, aparecerá ligado al descenso denecesidad de mano de obra barata, especialmente infantil y los problemas que conlleva mantener agrupos de adolescentes y niños desocupados durante el día, porque el aumento del maquinismo (en laindustria) hizo innecesario esta utilización. Esta reunión de niños en la escuela fue altamentebeneficiosa, ya que se les podía enseñar el respeto al orden establecido y, de esta manera, lograr unmejor manejo de la sociedad, por lo tanto, la enseñanza estaba encaminada a la transmisión de valores.“La disciplina, como tecnología del poder, produce relaciones de subordinación entre alumno ymaestro, las cuales construyen identidades individuales de docilidad para ser incorporadas en la vidaprivada, pública y laboral” (Foucault, 2003). Los conocimientos ocupaban, entonces, un lugar mínimo 4
  5. 5. y sólo se daba a ellos que podían facilitar que los niños se convirtieran en mano de obra capaz detrabajar en el sistema industrial. “Desde el momento en que se descubre el cuerpo como objeto deblanco y poder el sistema educativo lo manipula, le da forma, le educa para que obedezca, responda yse vuelva dócil a las fuerzas que lo manipulan… el cuerpo que se aparta de la disciplina es sometido amétodos de buen encauzamiento por el panóptico u ojo del poder que se encarga de someter al cuerpo aobservación prolongada por métodos disciplinarios y procedimientos de examen” (Foucault, 2003). La historia y la implantación de la enseñanza obligatoria y gratuita se organizarán en torno a dosobjetivos: - La difusión de la idea de que la instrucción es necesaria para todos y que todos tienen derecho a ella, de manera que se pueda llegar a una igualdad mediante una enseñanza en común. - La función económica, social e ideológica que desempeña la educación para todos. Es decir, la implementación de la enseñanza obligatoria no es el producto de la aceptación de las ideas democráticas, sino que es, ante todo, el resultado de necesidades económicas sociales. Los dos objetivos de la escolarización obligatoria (mantener a los niños ocupados mientras lospadres trabajan y enseñarles a respetar y aceptar el orden establecido) coexisten a lo largo de toda laevolución de la escuela, es por esto, que es una institución contradictoria y problemática(predominando, eso sí, el papel de mantenimiento del orden social). Por muchos años a la educación se le asignó un rol subordinado a los proyectos dehomogeneización cultural bajo el modelo de Estado-Nación que busca la coincidencia entre la unidadterritorial y la unidad simbólica. Esta educación erradicó las culturas locales y particulares paraimponer una racionalidad común a fin de consolidar la unidad político-territorial a través deldisciplinamiento de los sujetos a favor de los códigos de la modernidad y los valores nacionalistas. A lo anterior, hay que sumar la falta de estimulación en las potencialidades de los sujetos, porparte de la educación, ya que ésta coloca un molde que atrofia cualquier atisbo de originalidad, reprimeafectiva y corporalmente que a la larga frustra los procesos de individuación en el crecimiento yrestringe la disposición al autoconocimiento. ¿Cuál será el papel de la escuela en la posmodernidad?, fue la pregunta realizada hace unmomento, una pregunta de lógica creación, intentemos responder, finalmente, a ella Como ya se dijo, la posmodernidad, en palabras simples, se caracteriza por: una fiebre delconsumo “Consumir es una operación cotidiana e imprescindible que está ligada a la reproducciónmaterial, pero también espiritual de los individuos. Es un acto ordinario ligado al desarrollo vital y es elobjetivo de ese intercambio incesante de los hombres con la naturaleza que llamamos trabajo”(Moulian, 1998: 9), siguiendo con esta idea, se agregará que “… detrás de esta constitución del 5
  6. 6. consumo en pasión hedonista hay una secularización de los sentidos de la vida o del proyectoexistencial… Ese es un efecto del carácter superficial de la cultura neoliberal, dada su total ausencia deuna dimensión de trascendencia. La aventura de la vida, para que no represente una navegación haciala muerte sin dejar huellas, sin participar en el acumulado histórico, debe estructurarse en torno aproyectos que desborden al individuo con sus interese y cálculos” (Moulian, 1998: 67); a esto se sumauna liberación sin fronteras (liberación limitada sólo por el deseo), códigos relativos y a nuestramedida, se privilegia lo personal por sobre lo social o familiar, idolatría a la corporalidad, masificacióny gregarismo, crisis de la razón (rechazo de ideologías y del pensamiento sistematizado y estructurado,se ponen en crisis los valores absolutos, la verdad y la ética), desprecio de los libros y de la culturailustrada o literaria y excesivo apego a los adelantos tecnológicos y de la comunicación multimediáticae informatizada. La sociedad postmoderna considerará a la escuela como el eje de inserción de los niños a lasociedad y educadora de conceptos, como las responsabilidades generales que engloban a todas lasdemás. “instrumento de unificación cultural, semilla del progreso, base del capital humano o difusor dela modernidad…”(Hopenhayn, ¿?: 2). Actualmente se indica que una sociedad tiende a ser más igualitaria en su estructura de ingresos“tanto por los retornos laborales a la educación, como por el impacto positivo de la educación en lasalud, la conectividad, el acceso a instancias de poder, etc.” (Hopenhayn, ¿?: 2) si tiene logroseducativos, además desarrollará una mayor cohesión social y mercados culturales mayormentediversificados, y a crecer económicamente sobre la base de saltos en productividad y no mediante lasobreexplotación de recursos humanos o naturales. Tener educación implica acceder a trabajos bienremunerados y participar en redes de conocimiento, de lo contrario entraremos en el analfabetismocibernético, trabajos mal remunerados y “quedar privados del diálogo a distancia, de las nuevas formasde gestión y de gran parte del intercambio cultural” (Hopenhayn, ¿?: 2). La apertura global, propia de estos tiempos hace que las sociedades nacionales dependan de sucompetitividad externa y ésta de la incorporación de inteligencia y conocimiento renovado al sistemaproductivo. Este desarrollo necesita de grandes innovaciones en educación, aprendiendo más, pero,sobre todo, aprendiendo distinto. “Al convertirse el conocimiento en el elemento central del nuevoparadigma productivo, la transformación educativa pasa a ser un factor fundamental para desarrollar lacapacidad de innovación y la creatividad, a la vez que la integración y la solidaridad, aspectos clavestanto para el ejercicio de la moderna ciudadanía como para alcanzar altos niveles de competitividad”(CEPAL-UNESCO, 1992: 119). 6
  7. 7. El tipo de conocimientos o destrezas que las personas necesitan están dispersos en múltiplescircuitos de información e interacción, que, obviamente, apuntan a la sociedad de la información, por lotanto, habrá que hacer del aprendizaje un proceso interactivo, “donde el énfasis radica en la producciónde nuevas síntesis cognoscitivas y no en la adquisición de información acabada” (Hopenhayn, ¿?: 3). Lo anterior sugiere, como dice Hopenhayn, protagonismo, complementariedad e interaccióncrítica, así es que, tendrá que realizarse un cambio en el paradigma educativo “hay consenso enreconocer la necesidad de integrar en un nuevo paradigma todos los conocimientos y aportes brindadospor la actividad investigativa llevada a cabo hasta ahora; pero para efectuar dicha tarea es necesariocontar con un nuevo paradigma que brinde los parámetros sobre los cuales efectuar el balance,seleccionar lo realmente significativo y señalar los problemas nuevos o las carencias más importantesdesde el punto de vista del conocimiento” (Tedesco, 1986: 344), es decir, de la memorización a lacomprensión, de la incorporación de información a la interpretación de mensajes, de la acumulaciónenciclopédica al almacenamiento digital, del disciplinamiento mecánico a la autonomía responsable,del aprender al aprender a aprender. La educación será ahora la base desde donde repensar críticamente la realidad, idear nuevosproyectos de forma colectiva y aprender a vivir en multiculturalidad “se trata de aterrizar contenidosglobales en realidades locales; e, inversamente, reformular contenidos desde los mundos de vida quetraen los alumnos a la sala de clases” (Hopenhayn, ¿?: 4). La educación que sea capaz de acoger el multiculturalismo interpelará a maestros y alumnos, elpensar la diferencia será pensar en el propio educando traspasado por la diferencia y pensar al Otrocomo interrogación sobre sí mismo (esto también es válido para la relación profesor alumnos) de estamanera el aprendizaje de la diferencia se convertirá en aprendizaje de la ciudadanía. Si la postmodernidad alberga entre sus promesas: crecer en productividad, participaciónciudadana y autonomía personal, la educación tendrá el papel de compatibilizarlo, existiendo claraconciencia de los anacronismos y disfuncionalidades acumulados en el sistema educativo, es aquí laresistencia, por parte de maestros y alumnos, principalmente “a los reduccionismos de un discurso quese proclama modernizador y que privilegia las ecuaciones de capital humano por sobre los procesovividos durante el aprendizaje” (Hopenhayn, ¿?; 17). Existirá una readaptación de contenidos, prácticas y planificación educativa, tarea poco sencilla,ya que los logros y la calidad de la educación dependen de múltiples actores, sumando a esto, lo difusoque se vuelven los canales que articulan el sistema educativo con los mercados laborales. 7
  8. 8. Habrá que tener cuidado en no caer en un exceso de tecnocratismo (como ya se ha hecho), endonde todo se centre en mecanismos de financiamiento, pero no en procesos de aprendizajes; se tiende,por lo general, a privilegiar el aprendizaje de saberes funcionales, al desarrollo tecnológico y aldesempeño de producción futuro, olvidando el desarrollo personal, y crecimiento espiritual, partescentrales del sentido de educar, si se logra esto, mayor será la disposición para incorporar nuevasdestrezas y conocimientos. “Las formas de relación entre estudiantes y, también, entre maestros yestudiantes, así como la capacidad de los maestros de potenciar el desarrollo humano y espiritual de losalumnos, es una de las claves para que las nuevas generaciones puedan desenvolverse en una sociedadcada vez más compleja y cada vez más requerida de seres humanos integrales (Hopenhayn, ¿?; 19). La escuela no será, por lo tanto, la única instancia transmisora de información, ya que lasrelaciones sociales, como la esfera de los medios de comunicación y de la informática transmitenconstantemente informaciones, valores y concepciones ideológicas, formando códigos que niños yadolescentes construyen en estos espacios y con sus pares para que, de esta manera, puedan interpretarel flujo de imágenes, y fragmentos informativos que absorben de éstos. Pero no hay que olvidar quemás que transmitir información, la función educativa de la escuela de hoy debe orientarse a provocar laorganización racional de la información fragmentaria recibida y la creación de mentes críticas.Decimos esto porque está claro que la escuela no tiene ya la intención de instaurar la conciencianacional que fuera su objetivo principal en el siglo pasado y que no sólo educa con miras hacia unasalida laboral, por ello, hay que replantearse la educación de un sujeto íntegro, que no puede“fragmentarse” en un sujeto económico, político y social.“El bienestar que augura la educación hoy ya no sólo remite a la posibilidad de generar a futuromayores ingresos a cambio de mayor capital humano, sino también se refiere al uso de habilidadesadquiridas para ejercer nuevas formas de ciudadanía, convivir constructivamente en elmulticulturalismo, combinar el vínculo inmediato con el vínculo mediático en fin agiornar (actualizar),en la propia biografía, el ideario progresista de la modernidad. Visto de esa manera, cuanto más sedemocratice y se difunda la educación, más se actualiza ese ideario” (Hopenhayn, ¿?: 2) Habrá, entonces, que considerar la educación como un proceso constante e inacabado, queayudará a reconstruir valores que nos permitirán crecer como individuos y como sociedad,revalorizando el deseo de aprender en este proceso permanente. “La educación en desarrollo humano es necesario no sólo porque marchamos hacia sociedadescada vez más complejas en términos de diferenciación de identidades, intereses, demandas, hábitos,preferencias y destrezas. También porque la cohesión social va a depender cada vez más, en sociedadescomplejas, de la capacidad de interlocutor transversalmente, respetar los intereses y sensibilidades de 8
  9. 9. otros mediante la conversación y la negociación en un lenguaje común y abrirse a las cosmovisionesdistintas en el intercambio directo y a distancia… Estas capacidades que no se aprenden en cursos deeducación cívica sino en las prácticas cotidianas de la escuela, en las formas en que el currículumencarna en procesos de socialización escolar, en la mayor tolerancia de los profesores frente a lasensibilidad de los alumnos… entre otros (Hopenhayn, ¿?;19) 9
  10. 10. BibliografíaCEPAL-UNESCO. Educación y Conocimiento: eje de la transformación productiva con equidad,Santiago, 1992Foucault, M. “Vigilar y Castigar”. Editorial Siglo XXI, Argentina, 2003.Hopenhayn, M. “La Educación en la Actual Inflexión Epocal” Oficina Regional de Educación de laUNESCO para America Latina y el Caribe.Hopenhayn, M. y Ottone, E. “El Gran Eslabon: Educación y Desarrollo en el Siglo XXI”. Fondo deCultura Económica, Buenos Aires, 2000.Lyotard, J. “La Condición Postmoderna”. Editorial Cátedra. España, 1989.Lyotard, J. “La Postmodernidad Explicada a los Niños”.Editorial Gredisa. España, 1998.Moulian, T. “El Consumo me Consume”. Editorial Lom. Santiago, 1998.Tedesco, J. “Los Paradigmas de la Investigación Educativa”. Facultad Latinoamericana de CienciasSociales, FLACSO, material de discusión N°38, Santiago, Chile, 1986. 10
  11. 11. otros mediante la conversación y la negociación en un lenguaje común y abrirse a las cosmovisionesdistintas en el intercambio directo y a distancia… Estas capacidades que no se aprenden en cursos deeducación cívica sino en las prácticas cotidianas de la escuela, en las formas en que el currículumencarna en procesos de socialización escolar, en la mayor tolerancia de los profesores frente a lasensibilidad de los alumnos… entre otros (Hopenhayn, ¿?;19) 9

×