Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

SUTEP DESLINDE CON EL ANARQUISMO

1,503 views

Published on

SUTEP DESLINDE CON EL ANARQUISMO

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

SUTEP DESLINDE CON EL ANARQUISMO

  1. 1. Fundado el 06 de julio de 1972- Afiliado a la CGTP y a la IE Inscrito en el Ministerio de Trabajo ROSSP. Exp. Nº 37265-2004-DRTELC/DPSC/SDRG/DRS web: www.sutep.org.pe email: info@sutep.org.pe Tlf: 01-4276677 SUTE REGIÓN LIMA DESLINDE CON EL ANARQUISMO PRO PATRONAL BOLETÍN 1 y 2 edición especial Junio - Julio 2014 suteregionlima@hotmail / www.sutelima.org ¡EL DIVISIONISMO NO PASARÁ!
  2. 2. DESLINDE CON EL ANARQUISMO PROPATRONAL 3 DESLINDE CON EL ANARQUISMO PROPATRONAL CONTENIDO I. Antecedentes II. Paralelismo sindical en acción III. El anarquismo y las formas de lucha IV. El anarquismo y la huelga V. El anarquismo y las elecciones de los dirigentes VI. El rol del anarquismo en FENDEP Conclusión Referencias Bibliográficas Junio 2014 BOLETÍN Nº1 ¡Por la Unidad Sindical Clasista!
  3. 3. DESLINDE CON EL ANARQUISMO PROPATRONAL 4 PRESENTACIÓN El proceso de paralelizar al Sutep, no es un hecho casual. Desde hace mu- cho tiempo lo han intentado de diversa manera, utilizando felones de todo pelaje. Apenas fundado el Sutep (1972), los acólitos de la dictadura militar crearon el SERP (Sindicato de Educadores de la Revolución Peruana), que fueron reconocidos por la dictadura; empero, jamás por el Magisterio Nacional. Asimismo, a inicios de 2,000, los funcionarios de la administración Lynch de- cidieron liquidar al Sutep para implementar la reforma educativa neoliberal, utilizando a los renegados “democráticos” y a los “clasistas” de Sendero y Puka Llacta. Sin embargo, estos pequeño-burgueses radicalizados se dividieron y surgió el CONARE 1, 2, 3, etc. Junto a ellos actuaban los pukas, pero como el periodismo hizo famosos a los Huaynalayas, Condori y MOVADEF, decidie- ron formar su propia federación: FENDEP. Por ello, es necesario asumir el trabajo de ir a las bases y deslindar con estas posiciones anarquistas propatronales; para eso, se necesita conocer sus absurdos planteamientos y contradicciones que el presente documento, debidamente sustentado, nos brinda. PRESENTACIÓN
  4. 4. DESLINDE CON EL ANARQUISMO PROPATRONAL 5 DESLINDE CON EL ANARQUISMO PROPATRONAL I. ANTECEDENTES En la década del sesenta los trabajadores pe- ruanos acabaron con el dominio del sindica- lismo amarillo que imperaba en el movimiento obrero. Promovieron un liderazgo de izquierda, que respondía a la nueva corriente que se ha- cía hegemónica en el movimiento sindical: el clasismo. Esta se distinguía por su combativi- dad en la defensa de la autonomía de clase, en la lucha por los derechos de los trabajado- res, en la oposición intransigente contra el em- presariado y en la afirmación de la solidaridad obrero-popular. El puño en alto, logotipo de innumerables publicaciones sindicales, era una muestra de esa disposición permanente al com- bate (Vildoso: 1992, 19). Según Contreras (2004, 3), considerando la lucha de clases como el principio rector en las relaciones sociales en una sociedad de clases, doctrinariamente el sindicalismo clasista asume los siguientes principios: 1. Unidad clasista: considerando los intere- ses comunes de los trabajadores y, al mismo tiempo, la diversidad ideológica y credos políticos y religiosos, se hace necesario lu- char y enrumbar en forma unitaria el Sindi- cato. 2. Independencia política: el reconocimien- to de la existencia de las clases sociales con sus propios intereses, obliga a los trabaja- dores a mantenerse distante y no permitir la intervención de los empleadores o patronal en los asuntos del Sindicato. 3. Solidaridad: es el desarrollo de expresio- nes, acciones o actividades concretas en apoyo a las luchas de otros gremios y orga- nizaciones del pueblo. 4. Centralismo democrático: es la unidad dialéctica entre la democracia y el centra- lismo; significa que las decisiones a optar proceden de las mayorías, y las minorías la acatan, garantizándoles respeto por sus opi- niones. 5. Basarse en sus propias fuerzas: consis- te en que las decisiones y su desarrollo o concreción deben ser asumidas por las mis- mas fuerzas del Sindicato. Por ello, no fue casual que en la ciudad del Cus- co, del 2 al 6 de julio de 1972, se reunieran más de 6OO delegados de las diversas bases regionales y provinciales del Perú, en el deno- minado CONGRESO NACIONAL DE UNIFI- CACIÓN DEL MAGISTERIO PERUANO; cuya acta expresa lo siguiente: “La realización de este importante certamen sin- dical significa el ascenso de la conciencia de clase en las filas del magisterio y la materiali- zación de un caro anhelo de más de 120 000 profesores del territorio nacional, que a través de muchos años han venido luchando para construir una sola central representativa de los educadores peruanos. En esta importante cita de unificación se ha transformado orgánica- mente la Federación Nacional de Educadores del Perú (FENEP) en el SINDICATO ÚNICO DE TRABAJADORES EN LA EDUCACIÓN DEL PERÚ (SUTEP) que agrupará a los trabajado- res del sector educación sin distinción de nive- les educativos (Primaria, Secundaria, Técnica, Educación Física, Formación Magisterial y otros servidores del ramo). La constitución de una nueva central representativa de los maestros del Perú, conlleva la liquidación definitiva de las tradicionales y anacrónicas organizaciones por niveles, que en más de una oportunidad ha-
  5. 5. DESLINDE CON EL ANARQUISMO PROPATRONAL 6 bían defraudado las justas aspiraciones de los docentes del país. El SUTEP ha sido constituido en concordancia con los Principios Universales del Sindicalismo Clasista, de allí que abrigamos la más firme esperanza que los trabajadores en la Educación del Perú sabrán superar todo tipo de discrepancias y se integrarán activa y con- secuentemente a las tareas de la consolidación del proceso de unificación, que determinará la cimentación de nuestra poderosa central y de sus diversos escalones sindicales, y así luchar por la consecución de nuestras reivindicaciones económicas, sociales y profesionales” (Acta de Fundación del SUTEP: 06 – 07- 72). Asimismo, en la escena nacional, la experien- cia bajo la orientación clasista permitió una amplia socialización política de los dirigentes a través de la participación en distintas instancias de centralización popular. Del mismo modo, se inscribió en la oposición a la dictadura militar, siendo la columna decisiva en la acción de ma- sas más importante de la década del setenta: el Paro Nacional del 19 de Julio de 1977. Este Paro promovió nuevos niveles de unidad de la izquierda y contribuyó a que el gobierno de Morales Bermúdez organizara la transferencia del poder a los civiles (Vildoso: 1992, 67). Fe- cha que jamás debemos olvidar para reconocer Nuestro inolvidable Horacio y el Dr. Alfonso Barrantes Lingán. Asesor Legal del SUTEP. el accionar nefasto de los anarquistas dogmá- ticos y el sacrificio de los trabajadores clasistas en la Historia del Movimiento Sindical Peruano. Antes de tan histórica fecha, hay que señalar que el 24 de octubre de 1973, el SUTEP realizó el primer Paro Nacional, que fue salvajemente reprimido por la dictadura militar de esa épo- ca. Detuvieron a más de 500 docentes, y 91 dirigentes de los diversos escalones del gremio magisterial fueron destinados a la temible Co- lonia Penal Agrícola “El Sepa”, ubicada en la Selva Central, más conocida como el “Infierno Verde”. Entre los detenidos se encontraba nues- tro inolvidable primer Secretario General, Ho- racio Zeballos Gámez, maestro primario, que dio ejemplo de firmeza y decoro al rechazar el ofrecimiento de la dictadura: renuncia al SUTEP y recuperación de la libertad. Los demás líderes magisteriales detenidos en condiciones infrahumanas reaccionaron del mismo modo, a excepción de dos sujetos que desaparecieron en el rincón del olvido. De tal modo, el desarrollo y fortalecimien- to del SUTEP no ha sido nada fácil. Siempre han intentado destruirnos. La clase dominante jamás nos va a perdonar la decisión de defen- der la educación pública para todos los perua- nos. Jamás van a permitir que coadyuvemos a
  6. 6. DESLINDE CON EL ANARQUISMO PROPATRONAL 7 Juan Contreras, dirigen- te nacional del SUTEP, vilmente agredido por el anarquismo en la 8va Huelga Nacional. la forja de una sociedad más humana, inclu- siva, democrática y en lucha frontal contra la corrupción. Desde la dictadura militar (1973), que vociferó y destiló su odio de clase: ¡El SUTEP o la re- volución! y apresó a 91 maestros en la colonia penal del Sepa, hasta el inefable Chang que “pronosticó la desaparición de la dirigencia del Sindicato Único de Trabajadores en la Educa- ción del Perú (SUTEP) al afirmar que su destino es la crónica de una muerte anunciada, por ha- ber rechazado la evaluación complementaria a los maestros” (El Comercio: 20/12/2006), no han podido lograr sus nefastos propósitos. Acertadamente, Breña (29/12/2006) enumera una serie de frases que expresan el deseo de la muerte del SUTEP. Reconozcan a tales joyitas a continuación. • “Hay que hacer lo que sea para desaparecer al SUTEP” (Expreso). • “Tenemos que acabarla de una vez” (Lourdes Alcorta…). • “Dirigencia Sindical obtusa… enervados sin- dicalistas… delincuencia… accionar artero y criminal” (Director de Expreso). • “Son parte de esta cultura de la mediocri- dad” (El genio Nicolás Lynch). • “Disolver el SUTEP”. “No hay solución para el Perú mientras el SUTEP domine a los maes- tros” (Martha Hildebrandt). • “Proyecto que hace temblar al SUTEP” (Co- rreo: Proyecto para que cualquiera pueda ser docente). Falta, en la sarta de reaccionarios, el ejecutor del modelo neoliberal, el fujimorista Boloña, quien manifestara que para que funcione el modelo económico neoliberal en el Perú tenían que desaparecer la Federación de Empleados Bancarios (FEB) y el SUTEP. Lograron liquidar a la FEB, pero el SUTEP siguió y sigue vigente para pesar de los negociantes de la educación y los tontos útiles que se prestaron y prestan para acabar con tan histórico gremio. II. PARALELISMO SINDICAL EN ACCIÓN A partir de 1977, aparece el grupo Puka Llacta imbuido de radicalismo pequeñoburgués, cuya prédica “moralista” y anarquista carece de ar- gumentos ideológicos y políticos. Hasta ahora no han esclarecido el nefasto rol que cumplie- ron al oponerse al HISTÓRICO PARO NACIO- NAL del 19 de julio de 1977. Cuando tenían el control de la dirigencia de la Federación de Trabajadores de Centromín Perú, emitieron un
  7. 7. DESLINDE CON EL ANARQUISMO PROPATRONAL 8 comunicado que dicha Federación no acataba el Paro porque era un PARO REVISIONISTA. He- cho histórico que demuestra el dogmatismo que ostentan algunos caudillos pequeñoburgueses, que hoy aparecen hablando de un “nuevo sin- dicato magisterial” (Magisterio: 2007, 17). Los Pukallactas realmente son radicales de pa- labra. No asumen la lucha multifacética. Solo se preocupan de lo económico y siembran el apoliticismo. Su oposición, por “principio” al centralismo democrático y a toda institucionali- dad y disciplina estatutaria, lo convierte en una corriente centrífuga y disolvente, contraria al elemental sentido de unidad. No es sino una de las expresiones figurativas de la pequeña bur- guesía radicalizada. A veces, asumen el “sindicalismo revoluciona- rio” de sus pares CONARES; que no es sino la expresión gremial del espontaneísmo ideológi- co y político. Es la confusión del rol del Partido revolucionario con el Sindicato clasista, que si bien no son antagónicos, tampoco son una sola cosa; tienen objetivos, formas de unidad y orga- nización distintas, así como diferentes formas y estilos de conducción y lucha. Esta deformación y confusión liquidacionista, intolerante y sectaria que hace trizas al frente único, pretende hacer “política revolucionaria” a través del gremio, cree que la relación del Partido con las masas se produce a través del sindicato, al punto que, finalmente, se convierte en un ente subsidiario del gremio al Partido, en una suerte de segun- dón, prescindible, para la conducción política de los sindicatos. Este grupo radicaloide profundiza su acción di- visionista y paralelista en el gobierno de Tole- do. Proclaman asumir la independencia política de clase, sin embargo pactaron con el Ministro de Educación Nicolás Lynch la nefasta labor de destruir al SUTEP, junto a los llamados “SUTEP democrático” y CONARE-SUTEP. Por ello, en su vocero “Magisterio” (2007, 5) expresan cínica- mente lo siguiente: “a) Ruptura orgánica del SUTEP, inicialmen- te en dos grandes bloques: el del CEN del SU- TEP, ligado a “Patria Roja” y el de la oposición clasista que se reunió en Huancayo para fijar el inicio de la VIII Huelga al margen del organismo oficial encabezado por Nílver López. El impulso de esta huelga partió de la oposición clasista que fijó el 14 de mayo del 2003 como fecha de comienzo de huelga. Este acuerdo movió al CEN del SUTEP a realizar su propio evento y TAMBIÉN ACORDAR UN INICIO DE HUELGA PARA EL 12 DE MAYO, DOS DÍAS ANTES. Estos dos eventos y las dos fechas de comienzo de la VIII Huelga son una muestra clara de la ruptura del SUTEP después de 31 años”. Tal confesión de parte del grupo Puka Llacta muestra, en cuerpo entero, el vergonzante rol de prestarse al juego de los funcionarios del Mi- nisterio de Educación, para que no se atiendan los justos reclamos del magisterio nacional. Es- tos caudillos pequeñoburgueses, Huaynalaya, Jurado y Huertas, impulsaron eventos divisionis- tas y paralelos en Cusco, Arequipa y Huancayo, todos financiados por dichos funcionarios para confundir y hacer fracasar las luchas del SUTEP. La ruptura no se dio en el SUTEP, sino en lo que ellos llaman “oposición clasista”, léa- se CONARE, Puka Llacta y otros especímenes desclasados. “Fallido Congreso Estatutario de La Cantuta (2003), que debió poner las bases para una justa y eficiente organización de la oposición clasista que había dado el im- pulso a la VIII Huelga del SUTEP. No primó la razón política sino el sectarismo retardatario a tal punto que se quiso reinstaurar, al pie de la letra, el Estatuto del SUTEP de 1972. Ruptura de la oposición en dos bloques” (“Magis- terio”: 2007, 5). Hecho que demuestra que los Pukallactas se han especializado en participar de ruptura en ruptura en el movimiento magis- terial. Así como despotricar de sus propios alia- dos en las aventuras divisionistas y paralelistas al servicio de los gobiernos de turno. Por ello, desenmascara y despotrica de su socio Huayna- laya abiertamente:
  8. 8. DESLINDE CON EL ANARQUISMO PROPATRONAL 9 “Fallida Huelga ‘Nacional´ del SUTEP (2004), impulsada por el ahora denominado CO- NARE-SUTEP. Esta huelga su- puestamente nacional fue un acto voluntarista de típico carác- ter pequeñoburgués que terminó sin pena ni gloria con una deplo- rable “Acta de 14 puntos”, donde dirigentes afines a Huaynalaya firmaron todo lo que el gobierno quiso, y avalaron la racionaliza- ción que deja sin el servicio de la educación pública a muchas zonas de la sierra y selva” (“Ma- gisterio”: 2007, 5). ¡EL SUTEP ES UNO SOLO Y NADIE LO DIVIDE! III. EL ANARQUISMO Y LAS FORMAS DE LUCHA Contreras (2004) nos recuerda que toda orga- nización del campo laboral, independientemen- te de la composición de sus integrantes –obrero o profesional- debe asumir diversas formas de lucha; es decir, desarrollar actividades, accio- nes y medidas de lucha en los diversos campos del quehacer laboral, con el propósito de con- seguir sus objetivos. Entre las principales formas de lucha podemos señalar las siguientes: reivin- dicativa o económica, ideológica, política o so- cial, y en el caso del magisterio, la pedagógica. Al respecto, la lucha que enarbola el grupo Puka Llacta es meramente economicista. En lo político e ideológico, todo su accionar se centra en desprestigiar a Patria Roja, coincidiendo con la derecha al afirmar que dicha organización es culpable de la situación de postración del ma- gisterio nacional. Sobre la lucha pedagógica, no tienen ninguna propuesta. Además, despotrican de las fuerzas de izquierda que asumen la lucha en el frente electoral; a pesar que sus socios en la aventura paralelista son asiduos participantes en las diversos proce- sos electorales. Veamos el historial “electorero” –término muy utilizado por los pukas para des- calificar a sus adversarios- de los “dirigentes” de FENDEP. 1) Edgardo Arturo ESCOBAR PORRAS de Pas- co, quien aparece como Secretario General. - Afiliado a la organización política TODOS POR PASCO desde el 09 de mayo de 2007. - Fue candidato a Consejero Regional en 2006, por el partido Alianza para el Progre- so, partido del negociante de la educación César Acuña Peralta, dueño de la UCV y ac- tual alcalde de Trujillo. - Además, don Escobar Porras es un hombre dedicado a los negocios, ya que figura como gerente general de la Empresa Constructo- ra de Edificios Servicios Múltiples Esgilocar SAC, con sede en Chaupimarca, Pasco. 2) Miguel Agustín PUESCAS RODRÍGUEZ de Piura, denominado Subsecretario General. - Afiliado a la organización política TODOS UNIDOS POR EL PERÚ desde el 06 de di- ciembre de 2013. - Fue candidato a Consejero Regional en
  9. 9. DESLINDE CON EL ANARQUISMO PROPATRONAL 10 La violencia anarquista en acción... 2010, por la organización política UNIDAD REGIONAL. - Puescas es un caso peculiar, típico anarquis- ta que a veces es conarista de Proseguir y, otras, de MOVADEF. Al final figura como aliado de Puka Llacta. En agosto de 2009, firma la convocatoria a la Asamblea Nacional Extraordinaria de Unidad de Conare (01 de agosto de 2009) junto a Juan Garro Palacios (Áncash) y César Tito Rojas (Puno), reconocidos militantes del MOVADEF. Hoy aparece agitando junto a los pukas: ¡Ni Pa- tria ni Sendero…! Mientras que hace poco vo- ciferaba: ¡Viva la reorientación y reconstitución clasista del SUTEP! ¡Abajo la política de crimi- nalización de las luchas populares, No a la per- secución, Libertad para los presos políticos! ¡Por el éxito de la Asamblea Nacional Extraordinaria de Unidad! Qué tal camaleón don Miguel, que hoy pregona con los pukas renovación y nuevos dirigentes, cuando hace diez años figura como Secretario General del supuesto SUTE-Piura, que en realidad es una ONG, propiedad de Puescas y Arbañil. Pero ello no importa a los autores intelectuales de FENDEP, lo más importante es que Puescas es un rabioso enemigo de Patria Roja y el CEN del SU- TEP; hecho que consideran como requisito funda- mental para tenerlos en cuenta en toda aventura paralelista, con el fin de desprestigiar a PR. 3) Eusebio TIMANÁ CHÁVEZ de Tum- bes, quien aparece como Secretario de Prensa y Propaganda. - Afiliado a la organización política PARTIDO NACIONALISTA PERUA- NO desde el 28 de octubre de 2010. 4) Rosa Elena GUERRERO CHIROQUE de Tumbes, denominada Secretaria de Autodefensa. - Afiliado a la organización política PARTIDO NACIONALISTA PERUA- NO desde el 28 de octubre de 2010. 5) Julia Loreta REVILLA BENDEZÚ de Ica, quien aparece como Secretaria de Eco- nomía y finanzas. - Fue candidata a Consejero Regional en 2006 en Ayacucho, por la organización po- lítica fujimorista AGRUPACIÓN INDEPEN- DIENTE SÍ CUMPLE. - El caso de Revilla es similar al de Puescas, hasta hace poco fue una rabiosa conarista y ahora repite: ¡Ni Patria ni Sendero…! 6) Roberto Reyes ROSILLO CUEVA de Piura, de- nominado Secretario de Derechos Humanos. - Fue candidato a Regidor Provincial de Piura en 2010 por la Alianza Electoral Unidad Regional. 7) Montgomery Abel LESCANO SALAZAR de Lambayeque, quien aparece como Secreta- rio de Relaciones Sindicales y Populares. - Fue candidato a Regidor distrital de Pomal- ca, Chiclayo, en 2006, por la organización política OBRAS. 8) Luis Fernando DEZA COASACA de Arequi- pa, denominado Secretario de Asuntos Estu- diantiles y Relaciones con Padre de Familia. - Fue candidato a Regidor distrital de Lomas en 2010, por la organización política ARE- QUIPA RENACE. 9) Marcelina SERRANO SALAS de Cusco, aparece como Secretaria de Orientación y Promoción de la Mujer. - Fue candidata a Regidor distrital de Wan- chaq en 2006, por la organización política
  10. 10. DESLINDE CON EL ANARQUISMO PROPATRONAL 11 FRENTE INDEPENDIENTE MORALIZADOR (FIM), en vista que no logró su objetivo, probó suerte como candidata a congresista en las elecciones generales 2006, con el mismo FIM. Sobre lo señalado, no estamos en contra de participar en los diferentes frentes de lucha; lo que cuestionamos es la hipocresía de los Pukas de condenar la lucha electoral, mientras que sus aliados sí lo hacen. Claro, mientras no sean militantes de PR todo está permitido. Ese es el accionar “polí- tico” de los pequeño-burgueses radicalizados. IV. EL ANARQUISMO Y LA HUELGA La fuerza y el protagonismo de la clase traba- jadora en el mundo ha logrado en la historia de la legislación laboral tres derechos funda- mentales: la sindicalización, la negociación colectiva y la huelga. Con el primero, los tra- bajadores obtienen fuerzas y con la huelga ejer- cen presión social. La negociación colectiva o llamada también Trato Directo, es un tipo de lu- cha que permite al Sindicato exponer sus reque- rimientos –Pliego de reclamos o Plataforma de lucha- que, debidamente sustentados pueden convertirse en disposición legal o aceptados por la patronal en forma temporal o definitivamen- te; generalmente se desarrolla en vísperas de una confrontación o cuando esta es un hecho; su éxito depende mucho de la correlación de fuerzas (Contreras: 2004). En torno a lo señalado, los anarquistas y sus socios, embarcados en la empresa paralelista FENDEP, confiesan: “Ya no decimos glorioso SUTEP, pues todas nuestras luchas, desde su fundación hasta la fecha, han sido traicionadas por esta dirigencia y sus acólitos en todas par- tes del Perú (sic) con el exclusivo propósito de mantener privilegios y prebendas…” (Acta de fundación de FENDEP, 2014). Para rebatir tal acusación basta recordar lo su- cedido en la última Huelga Nacional, cuando los anarquistas de todo pelaje vociferaban la defensa irrestricta de la Ley del Profesorado, pero cuando se consiguió dicha norma median- te diversas acciones de lucha, como moviliza- ciones, plantones, toma de locales, paralizacio- nes y la Huelga de hambre de tres dirigentes nacionales, los mismos anarquistas manifesta- ron que no se había conseguido nada solo va- len, porque “la Ley no se come”; de tal manera, que las conquistas cuando ellos lo logran. Puro nihilismo pequeñoburgués. Asimismo, existe un texto sobre el desenlace de la IX Huelga Nacional del SUTEP que Puka Llac- ta publicó en el mal llamado Magisterio (2007, pág. 8), que es necesario analizar. “Las fuerzas magisteriales organizadas en el SU- TEP se enfrentaron al Estado patronal adminis- trado por el APRA para impedir la aprobación de una ley anti-magisterial. Lo hicieron con una huelga unitaria que tuvo gran apoyo popular y se dio al calor de amplias luchas del pueblo pe- ruano, pero no lograron su objetivo. El magis- terio organizado en el SUTEP fracasó en la primera gran batalla contra la ley de CPM: no se logró impedir su aprobación. Este es un hecho macizo e incontrovertible que debe tomarse muy en cuenta para analizar el desenlace de la huelga. Desde una óptica mili- tar al no conseguirse los objetivos del combate sindical, lo correcto hubiese sido dar inmedia- tamente la orden de repliegue ordenado para conservar fuerzas con miras a futuras batallas. Esto es lo racional, coherente y desapasionado, y lo que dicta la contradicción principal, donde el aspecto principal y más fuerte es el Estado patronal. Frente a un enemigo más fuerte es un suicidio dar luchas “definitivas”, hasta las últi- mas consecuencias”. Parece que el “ideólogo” Arrué se inspiró y planteó algo coherente para abordar el desen- lace de una medida de lucha tan extrema como la huelga, salvo desconocer la integralidad de
  11. 11. DESLINDE CON EL ANARQUISMO PROPATRONAL 12 la Plataforma de lucha. Toda dirigencia respon- sable tiene que saber luchar con razón, ventaja y sin sobrepasarse, teniendo en cuenta la corre- lación de fuerzas y manteniendo la unidad de sus afiliados. Hecho que siempre se ha realiza- do en el Comité Nacional de Lucha del SUTEP: partir de la realidad y no de los deseos. Pero, como los pukallactas nacieron en 1977 vocife- rando traición a raudales, su raleada militancia ya lo ha considerado como un “principio”: toda huelga es traicionada. Por ello, la reflexión de Arrué no es gratuita, tiene un propósito, que al final vamos a percibir. Veamos qué más dice el “ideólogo”: “Para los fines prácticos de la IX Huelga, la lu- cha que se dio después de promulgada la ley 29062 ya nada tenía que ver con el objetivo central de la huelga, porque en lo inmediato era materialmente imposible conseguir la dero- gatoria de esa ley. Lo único que justificaba la prosecución de la huelga por unos días más, era lograr una salida honrosa, con las menores represalias posibles. ¿Dentro de estas condiciones y caracterís- ticas, caben las acusaciones de traición? ¿Levantar o suspender la huelga cuando ya era materialmente posible conseguir el objetivo central de la huelga, era trai- cionar?” Interesante pregunta, que los pukallactas dog- máticos muchas veces olvidan y expresan que toda huelga del SUTEP ha sido traicionada, tal como figura en el mamotreto de Estatuto de los fendepillos, que hemos presentado: “…todas nuestras luchas, desde su fundación hasta la fe- cha, han sido traicionadas por esta dirigencia y sus acólitos…”. Reiteramos, tal afirmación de los pukas es refutada por los mismos pukas; “Entonces, si suspender la huelga cuan- do muchas bases de provincias querían seguir luchando era traicionar, esta IX Huelga ha tenido dos connotados traido- res: Muñoz (SUTEP oficial) y Huaynalaya (CONARE-SUTEP). Sin embargo, esta es una conclusión fa- laz, simplona y poco útil para el futuro de un SUTEP verdaderamente renovado y fuerte. Lo correcto hubiese sido que has- ta el final se dé la unidad en la acción. Incluso para suspender conjuntamente la huelga” (Magisterio: 2007, pág. 8), el subra- yado es nuestro. Sobre lo manifestado anteriormente precisamos lo siguiente: 1. La IX Huelga Nacional comprometió a las diversas fuerzas políticas que tienen influen- cia en el movimiento magisterial, asumiendo la UNIDAD en la acción, considerando en la Comisión de trato directo, fundamental- mente, a Luis Muñoz (Secretario General del CEN-SUTEP), Robert Huaynalaya (CONARE) y Armida Huerta (FCM-Puka Llacta). 2. Una vez más el CEN del SUTEP demostró la práctica del Frente Único en el enfrenta- miento al enemigo común. A veces tenía que actuar de bisagra para unir a Huaynalaya y Armida, cuya repulsión mutua era visible en los otrora socios financiados por Lynch para dividir al SUTEP. Por ello, Huerta se embarcó con Condori de CONARE-MOVADEF para boicotear la X Huelga Nacional, que es his- toria reciente y necesaria de escribir en otra oportunidad. 3. Ante la contundencia de la IX Huelga, se inició el trata directo con el Primer Ministro, donde participaron fundamentalmente Luis Muñoz y Armida Huerta, quienes al final fir- maron el Acta de suspensión de la medida de lucha. Mientras que Huaynalaya, Garro y Maraví del CONARE huyeron despavori- dos; tal como lo expresa el “ideólogo” Arrué (2007): “Estos, a último momento se arrepintieron de participar en los tratos con el Primer Ministro porque no tienen una línea que les dé seguri- dad en sus actos. Después quisieron disimular difundiendo la especie de que no se les había
  12. 12. DESLINDE CON EL ANARQUISMO PROPATRONAL 13 dejado entrar, o que no se les permitía partici- par en el trato (después de la huelga). Lo cual es falso porque ya existía una resolución oficial publicada en “El Peruano” donde el gobierno aceptaba a Huaynalaya, Garro y Maraví como representantes del magisterio en la Mesa de Diálogo” (Magisterio N° 6: 2007, pág, 8). Como los pukallactas han “formado” a su gente en el chisme, la desinformación y el odio visceral a Patria Roja, porque supuestamente traicionan todas las huelgas; sus propias huestes cuestio- naron a Armida Huerta, por qué había firmado la suspensión de la IX Huelga, conjuntamente con Luis Muñoz Alvarado del CEN-SUTEP. Arrué y Huerta cosecharon de su propia medicina. Por ello, decíamos al inicio que tamaño esfuerzo “intelectual” de Arrué buscaba hacer entender que toda medida de lucha sindical tiene un lími- te, cuyo correlato debe ser analizado partiendo de la realidad y la correlación de fuerzas. Por lo tanto, el desenlace de la IX Huelga Na- cional del SUTEP desmiente lo que manifiestan los fendepillos, para argumentar el paralelismo en el glorioso SUTEP. No lo decimos nosotros, sino los documentos de Puka Llacta. ¿Será por- que Huerta participó en la Comisión de trato? ¿Hubiesen dicho lo mismo si no figuraba en tal Comisión? V. EL ANARQUISMO Y LAS ELECCIONES DE LOS DIRIGENTES Según el Estatuto del SUTEP (2006, pág. 22), “la elección de los dirigentes del SUTEP, desde los SUTE BASE hasta el CEN, es un proceso de selección de los más calificados militantes sindi- cales que se caracterizan por su probada con- secuencia en la lucha, su lealtad al SUTEP y su conducta clasista”. Asimismo, “Los dirigentes de los SUTE BASE son elegidos en la Asamblea de la Base, especialmente convocada para tal fin”; así como, “Los dirigentes de las bases distrita- les, provinciales y sectoriales (Lima y Callao), regionales y del CEN son elegidos en la Asam- blea Distrital, Convención Provincial o Secto- rial, Congreso Regional y Congreso Nacional, respectivamente”. Eventos eleccionarios donde se evalúa la convicción, trayectoria y formación clasista de los maestros propuestos a los diver- sos cargos. También, el Estatuto permite la renovación elec- toral mediante elecciones universales: “Podrán realizar elecciones universales desde los SUTE Bases hasta el SUTE Regional, solo por decisión o convocatoria de sus respectivos máximos or- ganismos de gobierno (Asambleas, Convencio- nes o Congresos” (Estatuto del SUTEP: 2006, pág, 22). De tal manera, las elecciones universales se asumen desde el SUTE Base hasta el SUTE Re- gional. Mientras que el CEN del SUTEP se elige en un Congreso Nacional, que es el máximo evento de nuestro sindicato. Este hecho es el más criticado no solo por la derecha cavernaria, sino por toda laya de anar- quistas y desclasados, con el cuento que Patria Roja se ha enquistado en el poder. Cuando no se conoce la historia del SUTEP, se cree al anar- quismo y a los reaccionarios. Desde la dictadu- ra militar, durante la dictadura fujimorista y el reino neoliberal, hemos combatido consecuen- temente, jamás hemos abandonado nuestras responsabilidades, ni menos sometido a gobier- no alguno. Por ello, asumimos lo manifestado por el maestro Julio Mendoza (2012): “Porque el sindicalismo clasista es el de la or- ganización institucional desde las bases, el sindicalismo de la unidad sindical clasista. No es el sindicalismo amarillo individualista, neo- liberal, que busca caricaturizar el gremio con
  13. 13. DESLINDE CON EL ANARQUISMO PROPATRONAL 14 las “bondades” de unas elecciones universales en las que el votante pasa por el mero rito de elegir dirigentes sin representación de su SUTE BASE y que actúan facciosamente. Que una vez elegidos actúan al margen, y a veces, en contra de sus bases, exclusivamente en función de su partido político o de camarillas en ausencia de este. Los que santifican elecciones universales, pue- den verse en los espejos de Fujimori, Toledo, Alan García y ahora Ollanta, elegidos de esa manera. No es que estemos en contra de los partidos políticos. Estos tienen derecho a “trabajar por su credo” en el sindicato, en el frente único, pero que lo hagan desde las bases y seguro que estas los respetarán porque los verán hacer precisamente esa labor. Porque el trabajo de or- ganización, educación y lucha de las bases, es uno de los mejores indicadores para determinar quiénes son los que “saben ser los mejores”. Elecciones universales válidas son las que forta- lecen orgánicamente a los SUTE BASE y los es- calones superiores. Si no es así, solo benefician a las clases dominantes”. Los anarquistas de Puka Llacta agitan constan- temente elecciones universales desde el SUTE Base hasta el CEN-SUTEP y exigen: ¡Un maestro un voto! Magnífica propuesta “democrática”, pero para la tribuna, en los hechos hacen lo contrario. Basta dar lectura, su novísimo Estatu- to, donde expresan lo siguiente: “ Artículo 44°.- La elección de los dirigentes de la FENDEP desde los SUTEs Bases hasta el CEN es un proceso democrático y transparente de se- lección de los más calificados militantes sindica- les que se caracterizan por su conducta clasista y honesta, por sus conocimientos, capacidad de trabajo, lealtad al gremio y consecuencias (sic) en la lucha. Artículo 45°.- Los dirigentes del SUTE Base son elegidos en su IE mediante asamblea o voto se- creto y universal. Artículo 46°.- Los dirigentes de las bases distri- tales, provinciales o sectoriales y regionales son elegidos por voto secreto y universal, de todos los afiliados al nivel sindical correspondiente cada dos años”. (Capítulo VII: De la elección de los dirigentes. Estatuto de FENDEP: 2014, 18). Tales artículos son adaptaciones del Estatuto del SUTEP, salvo puntos, comas y algunos térmi- nos expresan lo mismo: Elecciones universales desde el SUTE Base hasta el SUTE REGIONAL. Incluso el artículo 49° autoriza la elección por asamblea, convención y congreso respectiva- mente, salvo el agregado de “en casos espe- ciales”. Pero el famoso “un maestro un voto” para elegir al Comité Ejecutivo Nacional mediante elecciones universales, no aparece por ningún lado. Estos pukas están más desorientados que Chiroque, sí, el mismo de educación deses- peranza. ¿Qué plantea FENDEP para elegir a sus dirigentes nacionales?. Veamos el artículo 50°: “Los miembros del CEN de la FENDEP serán producto y de las Elecciones Universales Regionales, el Secretario General Regional es miembro nato del CEN de la FENDEP. En el Congreso Nacional se determina el cargo que ocupará cada uno de ellos hasta completar los 18 cargos”. Total, dónde está la pregonada elección univer- sal desde las bases hasta el CEN, si solo se va a generar este proceso hasta el SUTE Regional. Incluso considerar solo a los secretarios regio- nales, constriñe el derecho de elegir y ser elegi- do a todo maestro encargado por su base para que asista al Congreso Nacional. Por ello, ya alguien dijo: a los hombres hay que calificarlos por lo que hacen y no por lo que dicen. Tanto grito de Huerta, Calla, Puescas y otros especí- menes anarquistas, para terminar ahogados en su propio veneno.
  14. 14. DESLINDE CON EL ANARQUISMO PROPATRONAL 15 VI. EL ROL DEL ANARQUISMO EN LA FENDEP Como el anarquismo se cansó de ser minoría en el SUTEP y no porque “¡Hubo (hay) manejo poco democrático en las elecciones de los di- versos estamentos del gremio! No solamente se desoyó el clamor de las bases que pedían: “¡Un maestro, un voto!”, sino que se hizo algo nor- mal: las tachas a dirigentes electos, ajenos a las posiciones hegemónicas. En este contexto, las dirigencias “democráticas” y de los “sutes regio- nales” fueron creciendo y siendo –de facto- re- conocidos en algunos Gobiernos Regionales”, tal como afirma irresponsablemente Chiroque (2014) en su blog Educación desesperanza. Sobre el caso planteado por Chiroque, trae- mos a colación lo sucedido el 2000 en el SUTE DOCE SECTOR, correspondiente a Comas y Carabayllo. Armida Huerta, máxima dirigente del FCM-Puka llacta ganó las elecciones uni- versales por 20 votos. Ejerció su mandato sin ningún problema. Participaron en los diversos eventos orgánicos del SUTEP con voz y voto. Hasta ahora existen fotos en el periódico SUTEP, de esa época, en que se indicaba su accionar sindical en respeto al carácter de Frente Único del gremio. Incluso cotizaban puntualmente al CEN del SUTEP, tal como emana nuestro Esta- tuto. El asunto es que Chiroque se hace el tonto en cuanto a los errores de dirección y conducción de sus socios anarquistas. Como cuando consi- deran como principio las elecciones universales y no como mecanismo democrático de elección de dirigentes. Por ello, en las siguientes eleccio- nes universales, Huerta fue reemplazada por una opción de unidad sindical clasista, que desen- mascaró la posición radicaloide, supuestamente democrática, de Puka Llacta. Por ejemplo, siem- pre pregonaron que los representantes del SUTE DOCE en las diversas Comisiones de trabajo en la UGEL 04-Comas, iban a ser designados en Asamblea de delegados. Jamás cumplieron. To- dos los representantes fueron designados a dedo por los pukallactas. Por ello, Chiroque no es tonto útil del anarquismo, sino es parte de esta campa- ña de paralelizar al SUTEP, ya que escribe mentiras con el fin de apoyar a sus amigos y desprestigiar a la vanguardia del SUTEP. Además, señala Chiroque que “Los grupos gre- mialistas “Ni Patria, ni Sendero” también se or- ganizaron sin romper el SUTEP en la década del 2000 (“Sutes democráticos” y “Sutes regio- nes”)…Y justamente estos grupos (con excepción de la CNM) son los que han buscado legalizarse sindicalmente, pero creando una nueva organiza- ción: La FENDEP. Por ello, no es tan verdad que en esta organización tenga hegemonía “la gente de Sendero”, como se ha informado en campañas mediáticas y desde el CEN SUTEP”. ¡Qué tal zamarro Chiroque! Dice que Sendero no tiene hegemonía, pero implícitamente reco- noce su presencia, no solo porque sus dirigentes sean redomados conaristas como Puescas y Re- villa, sino por lo que expresa la declaración de principios de su Estatuto:“La lucha política toma muchas veces la forma de enfrentamiento militar, de guerra o de lucha armada. Es que la guerra es la prolongación de la política por medios violen- tos” (Estatuto de FENDEP: 2014, pág. 7 y Ramos: 2014, pág. 4). Ni el mismo Escobar, gerente o secretario gene- ral de FENDEP, sabía lo que contenía su Estatuto. Quién introdujo tales principios, propios de los partidos revolucionarios de antaño. Por ello, de- clara a la revista Hildebrandt en sus trece (2 de mayo de 2014, pág. 5): “Fue un tremendo error usar esas expresiones”. Ah, pero como la FENDEP representa el nuevo sindicalismo en el Perú, en una semana ha realiza-
  15. 15. DESLINDE CON EL ANARQUISMO PROPATRONAL 16 do un Congreso Estatutario y ha corregido lo que molesta a sus aliados del gobierno. Ay, Chiroque para qué te metiste en este zafarrancho, sigues el mismo camino de tu carnal Gallardo; de viejos se convierten en enemigos gratuitos del Sindicato. Cuando el gremio siempre les invitaba a los diver- sos eventos pedagógicos para compartir experien- cia sobre educación y sindicalismo. Tamaña viveza de los fendepillos es informado a la revista Hidebrandt en sus trece (9 de mayo de 2014, pág. 37), por el mismo Edgardo Escobar, mediante una carta notarial, que a la letra dice: “…hemos realizado un Congreso Estatutario Ex- traordinario, en el que se han hecho todas las co- rrecciones para estar en total concordancia con la Constitución y la Ley”. En el caso de Escobar no sorprende, porque este es un tránsfuga que se adecúa de acuerdo a sus intereses; pero los pukallactas, que son aparentemente los únicos revolucionarios puros, persistirán en esta felonía paralelista y de sometimiento a la Constitución del Estado burocrático con el cual piensan acabar. ¡Qué triste final de Puka Llacta! Finalmente, ¿qué significa Pukallacta? Alguno de sus ahora enemigos, como Zenón Pantoja de CO- NARE, afirmaba que significaba ¡Patria Roja! ¡Ca- ramba! Tamaño atrevimiento de don Zenón. La misma Armida Huerta Gonzáles (DNI 08539958) aclara al respecto, en una carta enviada a la revis- ta Caretas, edición 1778, “Finalmente, Puka Llac- ta no significa `bandera roja’ sino `pueblo rojo’ o quizá `comarca roja’.” Tal carta, buscó justificar la marcha que realizó de los brazos de Meche Ca- banillas. ¡Abajo el sindicalismo propatronal! ARTICULO 13 de junio de 2003 Páginas 38 y 39 de la edición impresa. Maestro contrario a la dirección del Sutep, el sábado 7, en intento frustrado de tomar la sede de éste. Derecha, Encuentros cercanos de Meche Cabanillas y la adversaria de la dirección del Sutep Armida Huertas (en el círculo). La congresista abrió paso a los extremistas que agredieron a Nílver López en el Congreso.(CARETAS, EDICIÓN 1776: 13/06/03, págs.. 38-39). ARTICULO 13 de junio de 2003 Páginas 38 y 39 de la edición impresa. Maestro contrario a la dirección del Sutep, el sábado 7, en intento frustrado de tomar la sede de éste. Derecha, Encuentros cercanos de Meche Cabanillas y la adversaria de la dirección del Sutep Armida Huertas (en el círculo). La congresista abrió paso a los extremistas que agredieron a Nílver López en el Congreso.(CARETAS, EDICIÓN 1776: 13/06/03, págs.. 38-39). ARTICULO 13 de junio de 2003 Páginas 38 y 39 de la edición impresa. Maestro contrario a la dirección del Sutep, el sábado 7, en intento frustrado de tomar la sede de éste. Derecha, Encuentros cercanos de Meche Cabanillas y la adversaria de la dirección del Sutep Armida Huertas (en el círculo). La congresista abrió paso a los extremistas que agredieron a Nílver López en el Congreso.(CARETAS, EDICIÓN 1776: 13/06/03, págs.. 38-39).
  16. 16. DESLINDE CON EL ANARQUISMO PROPATRONAL 17 CONCLUSIÓN El grupo PUKA LLACTA y los rezagos del CONARE-Piura se han embarcado en una nueva aventura paralelista, conjuntamente con algunos funcionarios del Ministerio de Educación, al constituir una Federación Nacional de Edu- cadores del Perú (FENDEP), que fue reconocida por el Ministerio de Trabajo. Para ello utilizaron estilos y métodos ajenos a los principios del sindicalismo clasista; más bien se han prestado a colaborar con el gobierno neoliberal ac- tual, guiados por su odio visceral al Comité Ejecutivo Nacional del SUTEP. Sin embargo, ante la firme denuncia del Secretario General del SUTEP han deja- do sin efecto tal reconocimiento legal. A pesar de ello, estos sujetos seguirán en esa nefasta tarea de confundir y paralelizar al gremio, aprovechándose de la desinformación; de tal manera, que seguiremos desenmascarando el accionar anarquista en el seno del magisterio. Referencias 1. VILDOSO, Carmen. (1992). Sindicalismo clasista: certezas e incertidumbres. Lima: Edaprospo. 2. SUTEP. (2004). Estatuto del SUTEP y su reglamento. 3. CONTRERAS, Juan. (2004). El sindicalismo clasista, su doctrina, principios, y métodos de dirección y conducción. Lima: I Escuela Sindical Nacional HZG. 4. BREÑA, Rolando. (2006). “Muerte al SUTEP”. Lima: Diario CORREO. 5. AURIS MELGAR, Olmedo. (2004). Las huelgas y logros del SUTEP. 6. SUTEP. (2006). Estatuto del SUTEP y su reglamento. 7. MENDOZA, Julio. (2012). Una hoja de ruta contra la ley de Reforma Magisterial. 8. MAGISTERIO. (2007). Necesitamos un nuevo sindicato magisterial. Lima: N° 06, octubre – noviembre 2007. Frente Clasista Magisterial*. 9. RAMOS, Alonso. (2014). Peligrosa radicalización. Lima: Revista Hidebrandt en sus trece, Año 5, N° 200. Viernes, 2 de mayo de 2014. Pág. 5. 10. ESCOBAR, Edgardo. (2014). Carta notarial de FENDEP. Lima: Revista Hidebrandt en sus trece, Año 5, N° 201. Viernes, 9 de mayo de 2014. Pág. 37. 11. HUERTA, Armida. (2003). Carta a CARETAS, edición N° 1778, 26 de junio de 2003. 12. LÉVANO, César. (2003). Meche con la mecha corta. En: CARETAS, edición N° 1776, 13 de junio de 2003. Págs. 38-39.
  17. 17. DESLINDE CON EL ANARQUISMO PROPATRONAL 19 Julio 2014 DESLINDE CON EL ANARQUISMO PROPATRONAL CONTENIDO I. Importancia de la organización de los trabajadores II. La organización sindical y el Frente Único III. El SUTEP y el Frente Único IV. Unidad sindical clasista V. ¡Ni Patria ni Sendero! VI. Magisterio de Lima EL CUENTO DEL “AMIGO” SIGFREDO FENDEPILLOS: OTRO INTENTO ANARQUISTA DE LIQUI- DAR AL SUTEP BOLETÍN Nº2 ¡Por la Unidad Sindical Clasista!
  18. 18. DESLINDE CON EL ANARQUISMO PROPATRONAL 20 DESLINDE CON EL ANARQUISMO PROPATRONAL (2) I. Importancia de la organización de los trabajadores Para el desarrollo de su lucha sindical y política, los trabajadores urgen de una organización. El tipo de organización está diseñado por circuns- tancias y consideraciones políticas, según las condiciones concretas de la lucha, de los objeti- vos y las tareas político o sindicales planteadas, de acuerdo a la correlación de fuerzas, de la es- trategia y tácticas a seguir. Es el instrumento, la fuerza material indispensable que permite apli- car una determinada dirección y conducción. Debe existir, pues, una ligazón entre la dirección y la organización; esta debe cumplir los objeti- vos y tareas que se desprenden de aquella; su discordancia genera crisis de dirección (Estatuto del SUTEP, 2012). Tal apreciación sobre la importancia de la or- ganización de los trabajadores lo podemos per- cibir en la investigación de la socióloga Vildoso (1992): “La primera mitad de la década del setenta es- tuvo acompañada de condiciones favorables para el avance del movimiento sindical: un cre- cimiento económico sostenido desde mediados de los años cincuenta, la política reformista del primer gobierno de Acción Popular y especial- mente del Gobierno Militar en su primera fase. En este contexto, la intensa labor de organiza- ción realizada por sindicalistas y cuadros polí- ticos contribuyó a impulsar profundos cambios al interior de las fábricas, los trabajadores con- quistaban el reconocimiento de derechos mien- tras el sindicalismo aportaba a una acumula- ción de fuerzas que impactó en la sociedad en su conjunto”. Al respecto, mientras el clasismo ganaba la conciencia de los trabajadores y los organiza- ba en diversos gremios, el anarquismo liqui- dador siempre apostaba por la división de los sindicatos, como fieles guardianes de presa de los explotadores y funcionarios del Estado; por ello, consideran como algo natural una supues- ta ruptura del SUTEP y sostienen alegremente que “la ruptura efectiva y práctica del SUTEP es parte del proceso histórico de un sindicato que nunca se renovó, que había caído en el buro- cratismo y que dejó de practicar el frente único” (Magisterio: 2007, 5). De tal manera que Pucallacta, de Armida Huer- ta y CONARE, de Puescas y Revilla hipotética- mente dan un salto “cualitativo” en su sinuoso accionar político y forman una Federación Na- cional de Educadores del Perú (FENDEP) y, pa- radójicamente, asumen el lema: “Por un frente único magisterial”. Habría que indagar el por qué Pucallacta y sus socios de CONARE han desistido de sus respectivos lemas: “Por la línea sindical clasista” y “Por una línea de clase en el movimiento magisterial”. II. La organización sindical y el Frente Único Según Contreras (1999), en el devenir histórico, el sindicato surge en el capitalismo por dos ra- zones fundamentales: - Una realidad social injusta, de explotación, deshumanización. - Una conciencia de los trabajadores de de- fenderse frente a esta opresión, de conocer a sus adversarios principales o aquellos que los representan, tener claridad en el por qué y para qué luchar, y cuál es la misión del sindicato.
  19. 19. DESLINDE CON EL ANARQUISMO PROPATRONAL 21 ¿Qué es un Sindicato y cuál su característica fundamental? El sindicato es una agrupación de trabajadores de diversas ideologías o pensamientos, que tie- nen intereses comunes y persiguen los mismos objetivos y propósitos. El carácter de su organi- zación es de Frente Único, vale decir, conforma- dos por trabajadores con los mismos derechos y deberes a pesar de sus diferencias ideológicas, políticas, de credos, étnicas, etc. Es su naturale- za y no un principio. Por lo tanto todo sindicato no pretende imponer una sola ideología, sino que busca amalgamar las diferentes ideas re- novadoras, promueve la unidad, la solidaridad. Por ello, “ya en los albores del capitalismo, los obreros comenzaron a comprender que para luchar contra los patrones era necesario unirse, organizarse”; asimismo, “cuando en Inglaterra se operaba la revolución industrial que dio co- mienzo al capitalismo industrial, las uniones de los obreros –los sindicatos- empezaron a surgir en todas partes” (Veber: 1965, 75-76). Tanto la unidad de los trabajadores como el carácter de frente único de los sindicatos están intrínsecamente relacionados, porque lo ideal sería que todos los trabajadores estén unidos pero ello no ocurre en más de los casos. Por eso la construcción del Frente Único tiene que ver con encontrar los puntos coincidentes que como trabajadores es posible afirmar, indepen- dientemente de la ideología, partido, dogma o credo que cada uno pudiera profesar. Quien mejor trata el tema del frente único en el país es el Amauta José Carlos Mariátegui; sin embargo, aquellos que dicen ser mariateguistas e incluso consideran su efigie como logo, no practican lo que predican; ya que Mariátegui (1924) sostuvo al respecto lo siguiente: “El frente único no anula la personalidad, no anula la filiación de ninguno de los que lo com- ponen. No significa la confusión ni la amal- gama de todas las doctrinas en una doctrina única. Es una acción contingente, concreta, práctica. El programa del frente único considera exclusivamente la realidad inmediata, fuera de toda abstracción y de toda utopía: Preconizar el frente único no es, pues, preconizar el con- fusionismo ideológico. Dentro del frente único cada cual debe conservar su propia filiación y su propio ideario. Cada cual debe trabajar
  20. 20. DESLINDE CON EL ANARQUISMO PROPATRONAL 22 Expresión combativa y unificada de las masas magisteriales por la conquista de sus derechos. por su propio credo. Pero todos deben sentir- se unidos por la solidaridad de clase, vincula- dos por la lucha contra el adversario común, ligados por la misma voluntad revolucionaria, y la misma pasión renovadora. Formar un fren- te único es tener una actitud solidaria ante un problema concreto, ante una necesidad urgen- te. No es renunciar a la doctrina que cada uno sirve ni a la posición que cada uno ocupa en la vanguardia. La variedad de tendencias y la diversidad de matices ideológicos es inevitable en esa inmensa legión humana que se llama el proletariado. La existencia de tendencias y grupos definidos y precisos no es un mal; es por el contrario la señal de un período avanzado del proceso revolucionario. Lo que importa es que esos grupos y esas tendencias sepan enten- derse ante la realidad concreta del día. Que no se esterilicen bizantinamente en exconfesiones y excomuniones recíprocas. Que no alejen a las masas de la revolución con el espectáculo de las querellas dogmáticas de sus predicado- res. Que no empleen sus armas ni dilapiden su tiempo en herirse unos a otros, sino en combatir el orden social, sus instituciones, sus injusticias y sus crímenes”. III. El SUTEP y el Frente Único El SUTEP, como sindicato, tiene naturaleza de Frente Único, por eso se busca que la conducción sea unitaria, con la mayor amplitud posi- ble, aglutinar a la inmensa cantidad de trabajadores y sectores que tengan que ver con la educación y con las reivindicaciones históricas y coyunturales del pueblo y del magisterio. El respeto al Frente Único es el fortalecimiento de la or- ganización sindical, es la sana competencia en- tre diferentes ideologías, es promover el espíritu creador de sus agremiados, lo que contribuye a que las masas puedan seleccionar a sus re- presentantes, u opten por apoyar determinada orientación; de tal manera, el Frente Único sig- nifica, pues, democracia y a la vez centralismo, y, en la práctica, refleja la verdadera represen- tatividad de las ideas o propuestas existentes en el sindicato. Del mismo modo, se demuestra su vigencia cuando quienes conforman la organización sindical respetan sus principios, aceptan y de- fienden sus Estatutos, luchan por el Pliego de Reclamos y acatan los acuerdos y medidas de lucha de la organización sindical. Por ello, es risible que Pucallacta y CONA- RE-Piura asuman como lema el frente único cuando se han caracterizado siempre como es- pecialistas en dividir y destruir instituciones; así como desconocer acuerdos y conquistas de los trabajadores donde no han estado presentes como conducción, convirtiéndose así en ele- mentos útiles, ya sea directa o indirectamente, en favor de los explotadores. Al respecto, acusan cínicamente al CEN de no respetar el Frente Único y reclaman la “de-
  21. 21. DESLINDE CON EL ANARQUISMO PROPATRONAL 23 mocratización” del SUTEP; empero, son los anarquistas pro-patronales los primeros en no respetar los acuerdos ni las opiniones de los maestros, en tratar de paralelizar y romper el frente único a fin de imponer sus descabellados puntos de vista, como si el sindicato fuera su partido. Y, si no, ¿Qué significa que, sin consul- tar a nadie, usurpando la voluntad de las bases aprueben su propio “pliego” de reclamos, “de- creten” fecha para el inicio de la huelga y cons- tituyan un “comité de lucha” para conducirla? (Barrera, 2003). IV. Unidad sindical clasista Los trabajadores más lúcidos que formaron las uniones de obreros y empleados para exigir sus derechos y hacer frente a todo abuso de la clase dominante, resaltaron el asunto de la UNIDAD como algo fundamental en el fortalecimiento del Sindicato y el logro de mejores condiciones de vida y trabajo para los afiliados; por ello, que rechazaron y combatieron la división; tal como nos recuerda Veber (1965, 101-102): “La división del movimiento obrero debilita al proletariado, obstaculiza su lucha contra la bur- guesía, facilita a los capitalistas la aplicación de la política reaccionaria, antiobrera. Como resultado de la división en sus filas, la clase obrera no pudo en las décadas del 20 y el 30, impedir al fascismo ocupar el poder durante largos años en una serie de países, ni evitar que los imperialistas desataran la segunda guerra mundial”. Por ello, la materialización de la unidad sindical clasista se expresa sobre cuestiones concretas que en nuestro caso significa: a) El reconocimiento de los principios del sindi- calismo clasista. b) La aceptación y defensa del Estatuto. c) La defensa del Pliego de Reclamos y el aca- tamiento de las medidas de lucha que se acuerdan para tal efecto. La unidad por la unidad es precaria, no es históricamente vá- lida, ni coyunturalmente correcta, es total- mente efímera. Asimismo, la conducción unitaria es sinónimo de fortaleza y garantía para alcanzar grandes logros; por el contrario, una conducción sectaria es fuente de disgregación y pérdida de vista del carácter del sindicato (Frente Único), de las condiciones, de los objetivos estratégicos, dejando de lado los intereses de los trabajadores; de tal manera, la conducción sectaria termina sirviendo a los adversarios y a inte- reses reaccionarios, aunque se quiera adornar con fraseología radical. Lo que cuenta no es lo que se dice, sino lo que se hace. Se puede ser clasista de palabra, pero en los hechos ser lo contrario, se rom- pe el Frente Único, se le termina confundiendo con partido o secta, se le aísla y termina destruyendo. Al respecto, creemos que en el 2012 existie- ron magníficas oportunidades para conquistar mejores condiciones de vida y trabajo desen- mascarando al gobierno neoliberal de Ollanta, pero el anarquismo mediocre, tanto de Puca- llacta como de Sendero se aliaron, una vez más, para debilitar la Huelga Nacional del SUTEP, tal como recuerda Barrera (2012): “Sendero, por eso busca reinstalarse en el ma- gisterio y destruir la institucionalidad del SUTEP, creando su propio SUTEP (CONARE), para ello, hoy atiza una huelga antiunitaria y provocado- ra, que no es nacional, solo focalizada. Con esta aventura, otra vez, queda demostrado que al decretar una “Huelga” de este tipo, ha termi- nado siendo funcional e instrumental al sistema y haciéndole el juego al gobierno capitulador de Humala y a la derecha reaccionaria, recal- citrante y antipopular, que los ha usado para presentar un Proyecto de “Reforma Magisterial”, cuyo carácter regresivo y continuista, empeora la situación profesional, laboral y salarial de la gran mayoría del magisterio, comprendido en la Ley del Magisterio (24029 – 25212), pero que premia a los pocos que se acogieron a la Ley de Alan García – Chang, 29062”.
  22. 22. DESLINDE CON EL ANARQUISMO PROPATRONAL 24 Por consiguiente, una conducción sectaria tiende al aislacionismo y, consecuentemente al liquida- cionismo. Se produce cuando se confunde el carácter de la organi- zación imponiéndola tareas que, por su naturaleza, no soporta. El SUTEP es un sindicato y no un partido, por lo tanto tiene compo- sición, estilos y objetivos diferen- tes, pudiendo, sin embargo, en determinadas circunstancias his- tóricas, coincidir en alcanzar tales y cuales metas. La incapacidad para unir, para trabajar con otros de acuerdo a sus capacidades, ritmos y particularidades, conlleva a la intolerancia sectaria, disgre- gando el movimiento y debilitan- do la organización. Esta es la pré- dica y la práctica del anarquismo liquidador, que encabezado por Pucallacta y Conare-Piura, termi- na dividiendo, desarmando y debi- litando al sindicato, sirviendo con ello a los enemigos del pueblo. La huelga de hambre, ollas comunes y movilizaciones son formas de lucha de un sindicato clasista, como el SUTEPV. ¡Ni Patria ni Sendero! Los fendepillos del ex-gobernador fujimorista de Chaupimarca que funge de secretario general del fantasmal y fallido “fendep”, Edgardo Arturo ESCOBAR PORRAS, han asumido la consigna de propaganda para ganar grupos y opinión pública, demostrando así una conducta total- mente oportunista y utilitaria, que es síntoma de degeneración ideológica y política. Tal hecho demuestra que la conducción secta- ria se aparta del Frente Único, no es capaz de trabajar con los demás, de persuadir y conven- cer de la justeza de sus propuestas. Su accionar está alimentado de voluntarismo, no tiene en cuenta la tendencia general, las condiciones existentes, no solo la necesidad, sino también la posibilidad de lucha y victoria; en suma, el marco sociopolítico, las reales fortalezas y de- bilidades del movimiento. No tiene en cuenta la madurez de condiciones y a menudo confun- de el estado de ánimo de los dirigentes con las intenciones de las masas. Levanta plataformas con rasgos de intereses de grupos minoritarios. Siendo incapaz de educar ideológica y política- mente a los trabajadores y, ante la orfandad de fundamentos, alternativa y cultura, se esconden en el grito, el cliché, el insulto y la mentira: ¡Ni Patria ni Sendero! Tal pretensión de los fendepillos, no reconoce que la diversidad de ideas, opiniones, puntos de vista y pensamientos sobre el proceso de
  23. 23. DESLINDE CON EL ANARQUISMO PROPATRONAL 25 desarrollo social, permiten el surgimiento de lo que se conoce como corrientes ideológicas. La aparición o existencia de estas en un gremio o sindicato –incluso en otra asociación o colec- tivo- es inexorable, incuestionable y, más aún, necesaria. Esto es lo que caracteriza a todo sindicato: la presencia y participación de todos los trabajadores con diferentes ideologías, po- líticas, credos religiosos, pero con los mismos intereses y objetivos laborales y sociales; esta peculiaridad en el sindicato es lo que se deno- mina, reiteramos, frente único, vale decir, en un sindicato no existe unidad ideológica; por ello, la consigna de los fendepillos es oportunista, re- accionaria y anti-histórica. Aún más, los fendepillos se han olvidado que todos los partidos políticos tienen vocación de poder y representan intereses de clase. Por eso, al PPC se le denominaba el partido de los ge- rentes o de los ricos; mientras que el APRA se irrogaba la representación de la “clase media” y los partidos de izquierda se identificaban con los intereses de los trabajadores del campo y la ciudad. Al respecto, Veber (1965) precisa que los parti- dos comunistas son precisamente esos partidos Expresión orgánica y democrática del SUTEP y buscan ganar su conciencia para que asuman su propia emancipación, sin imposición alguna; hecho que nos diferencia del senderismo volun- tarista y sus cómplices pucallactas. VI. Magisterio de Lima Estamos a 42 años de celebrar el Día del Maes- tro y la fundación del SUTEP, por ello es necesa- rio desagraviar al magisterio limeño, que para nosotros tiene mucho significado conjuntamen- te con todos los Sute Regionales del país. Hace un tiempo el pucallactismo oportunista y propa- tronal viene atacando a nuestra base regional a través de su vocero Magisterio (2007), donde expresa: “Desde el 18 de junio se da una sucesión de inicios de huelga magisterial en diversas partes del país…, la huelga se generaliza desde el 5 de julio, fecha tardía (sic) acordada en un even- to del SUTEP oficial. Con este último acuerdo entra en huelga la renuente pero mayoritaria base de Lima y en esto reside su importancia”; asimismo, el anarquismo se atreve a despotricar de nuestra base regional afirmando: “En las bases de Lima Metropolitana estuvo el punto más débil de la huelga. La causa princi- pal de esta debilidad es que la mayoría de los 20 SUTE sectoriales no llevan una vida orgá- políticos revolucionarios de la clase obrera, que no se li- mitan a luchar por la mejora de la situación de los trabaja- dores bajo el capitalismo; su principal objetivo consiste en poner fin a la explotación del hombre por el hombre, en hacer la revolución socialista, en construir una sociedad sin clases. De tal manera, los verdade- ros proyectos socialistas se identifican con los intereses de clase de los trabajadores
  24. 24. DESLINDE CON EL ANARQUISMO PROPATRONAL 26 nica regular o no existen. En algunos de ellos se han enquistado camarillas corruptas que solo se preocupan por lucrar en contubernio con las autoridades de la UGEL. Por otro lado, el magisterio de la capital depende directamente del Ministerio de Educación y puede ser sancionado con mayor facilidad por el gobierno central. Esto asustó a muchos docentes atrasados y dio lugar a que mu- chos colegios y escuelas no hicieran huelga. El mayor déficit de la IX Huelga Nacional ha estado en el SUTE Lima, déficit bastante grave porque en Lima trabajan más de 80 000 maestros”. Tal apreciación de los fendepillos no se sustenta en la realidad; lo que pasa que en Lima los pucas y senderos no pueden sorprender con mentiras y chismes a un magisterio más informado y comprometi- do con la institucionalidad del gremio; por eso, a pesar que impulsaron la censura a los dirigentes del Comité de Lucha de la última huelga, fueron rechazados por las bases, porque jamás van a permitir la división del indómito SUTEP y nuestro inolvidable maestro: Horacio Zevallos Gámez. Referencias bibliográficas: 1. SUTEP. (2012). Estatuto y Reglamento. Lima: III Congreso Nacional Estatutario. 2. VILDOSO, Carmen. (1992). Sindicalismo clasista: certezas e incertidumbres. Lima: Edaprospo. 3. VEBER, A. (1965). La clase obrera: nacimiento y evolución. 4. MAGISTERIO. (2007). Necesitamos un nuevo sindicato magisterial. Lima: N° 6, octubre-noviembre 2007. Frente Clasista Magisterial. 5. CONTRERAS, Juan. (1999). Manual Sindical: por un sindicato de clase renovado. Lima: Comité Ejecutivo SUTE LIMA. 6. MARIÁTEGUI, José Carlos. (1988). El 1° de mayo y el frente único. En: Ideología y Política. 18° edición. Lima: Empresa Editora Amauta. 7. BARRERA, César. (2003). El SUTEP, la defensa de su unidad y el divisionismo propatronal: Consideraciones nece- sarias. Lima: SUTEP. 8. SULMONT, Denis. (1979). El movimiento obrero peruano 1890-1979. Reseña histórica. Lima: Tarea editores.
  25. 25. DESLINDE CON EL ANARQUISMO PROPATRONAL 27 EL CUENTO DEL “AMIGO” SIGFREDO Sigfredo Chiroque Chunga, investigador del Instituto de Pedagogía Popular (IPP), acaba de publicar un artículo titulado “Concesiones des- de las dirigencias del SUTEP” (Blog Educación Esperanza: 04 de mayo de 2014); dizque “con ánimo de ayudar a recomponer una unidad sin- dical”. Sin embargo, el contenido de su artículo no refleja dicho afán unitario, más bien preten- de institucionalizar el paralelismo del gremio representativo del magisterio peruano. Incluso se atreve a tergiversar sus propios datos esta- dísticos en favor de los que pretender destruir el SUTEP. El susodicho investigador parece que cree que todos los docentes no comprenden lo que leen, ya que desde el propio título del artículo se infie- re que existe una ruptura en el SUTEP, al señalar erróneamente “dirigencias del SUTEP”. Quien se precia de estar informado de lo que sucede en el movimiento magisterial, acaso desconoce que existe un solo SINDICATO UNITARIO DE LOS TRABAJADORES EN LA EDUCACIÓN DEL PERÚ (SUTEP), representado por su Comité Eje- cutivo Nacional, que actualmente lo preside el Mag. Hamer Villena Zúñiga; por lo tanto, solo existe una dirigencia del SUTEP. Asimismo, existen CONARES y otros anarquis- tas que hoy pretenden paralelizar al SUTEP, al formar una Federación Nacional de Educado- res del Perú (FENDEP). Chiroque conoce que es un intento más de destruir a nuestro histórico sindicato; así como en el pasado surgieron el SERP, el SINDEP y otros engendros que fueron promovidos por los gobiernos de turno con el fin de no atender los justos reclamos del magis- terio y pueblo peruanos; no solo conoce, sino está comprometido con esta última aventura paralelista. No es una acusación gratuita, sino un análisis de sus artículos demuestra lo que afirmamos. Veamos, a quién creemos, ¿al Chiroque que escribió en la revista Ideele N° 224, de octubre de 2012 o al Chiroque del blog Educación Es- peranza, del 04 de mayo de 2014? Según su artículo publicado en su blog Educa- ción Esperanza, el nivel de acatamiento de la Huelga Nacional 2012 fue el siguiente: “En la Huelga del SUTEP del 2012, un 77% del magisterio nacional acató la medida de fuerza, en diversos momentos. Hubo cuatro bloques de dirigencia movilizando al magisterio: (a) Un 22% fue movilizado por el CONARE-Condori (Sendero Acuerdistas - Movadef); un 3% por CONARE (Sendero Proseguir); un 33% por los llamados en ese momento SUTEs-Democráti- cos o Regionales (no PR, ni SL) y un 19% por la dirigencia del CEN-SUTEP. Los maestros ollan- tistas de la Coordinadora Nacional Magisterial (CNM) también se plegaron a la Huelga, con los Sutes democráticos o regionales)”. De donde se deduce que solo el 19% del ma- gisterio nacional acató la medida de lucha de- cretada por el Comité Nacional de Lucha del SUTEP, que Chiroque malévolamente lo tipifica de “dirigencia del CEN.SUTEP”; mientras que el 33% acató lo planteado por los llamados SU- TEs-Democráticos Regionales. De donde se infiere que el 53,4% del magiste- rio nacional acató la medida de lucha decreta- da por el Comité Nacional de Lucha del SUTEP; mientras que el 10,7% acató lo planteado por los llamados SUTES regionales y CONARE Pantoja.
  26. 26. DESLINDE CON EL ANARQUISMO PROPATRONAL 28 De tal modo que se percibe una manipulación de datos. ¿Por qué ha actuado Chiroque de esta manera? Simple y llanamente porque está comprometido en la nueva aventura paralelista del anarquismo liquidador. Además, este hecho no es casual. Confirma que es parte de un plan ma- yor, donde están implicados funcionarios del Ministerio de Educación y los eternos enemigos de la vanguardia que tiene la responsabilidad de conducir el SUTEP. Por ello, el Comité Ejecutivo Nacional y las bases del SUTEP tienen que considerar seriamente todo este proceso de paralelizar al gremio. Los anarquistas han revivido a los otrora “luchadores” y fieles “amigos”, como Chiroque, que dicen estar por la UNIDAD, pero realmente son punta de lanza de la nefasta acción de destruir nuestro histórico gremio, que se apresta a cumplir 42 años de lucha junto al pueblo. Cierto, hemos cometido errores, empero, siempre hemos estado a la vanguardia de las justas exigencias del magisterio nacional; mientras que otros invernaban en organismos bu- rocráticos del Estado con jugosos estipendios. Cuadro 1 Perú 2012: Huelga docente y su impacto en estudiantes Momento huel- guístico (dirección sindical y política) Fechas 2012 Acatamiento de la huelga por docentes* Estudiantes afectados** N.º % 1 (Conare-Condori) 20 de junio 82.553 24,6 1’528.882 12 de agosto 74.860 22,3 1’386.407 2 (Conare-Huaynala- ya-Zenón Pantoja) 15 de agosto 9.575 2,9 177.329 3 (CEN-SUTEP) 5 de sept. 140.801 42,0 2’607.635 5 de oct. 179.056 53,4 3’316.117 4 (SUTES regionales y Conare - Pantoja) 6-13 de oct. 35692 10.7 661,016 Totales … 261.609 77,0 4’844.999 * Acompañamiento del autor con base en fuentes propias, sindicales y del MED. ** Estimado, considerando el promedio de carga bruta 2011: 18,52 estudiantes por docente. *** Considera los datos del 20 de junio y del 5 de octubre. En estas dos fechas se pueden agrupar los estudiantes afectados. ¡EL SUTEP ES UNO SOLO Y NADIE LO DIVIDE! Referencias: 1. CHIROQUE CHUNGA, Sigfredo. (2014). Concesiones desde las dirigencias del SUTEP. 04 de mayo de 2014. Blog Educación Esperanza: http://www.schiroque.blogspot.com/ 2. CHIROQUE CHUNGA, Sigfredo. (2012). Educación: los efectos de la huelga. En: Ideele Revista N° 224, octubre 2012.
  27. 27. DESLINDE CON EL ANARQUISMO PROPATRONAL 29 FENDEPILLOS: OTRO INTENTO ANARQUISTA DE LIQUIDAR AL SUTEP Cerca de cumplir 42 años de fundación del SU- TEP, surge el anarquismo pro-patronal exigien- do la liquidación de tan histórico gremio. Para ello utiliza diversos mecanismos y clama apo- yo del gobierno de turno. Su última exigencia es la “nulidad de pleno derecho y cancelación de la anotación del SUTEP en el registro de or- ganizaciones sindicales de servidores públicos (ROSSP) del Ministerio de Trabajo y Fomento del Empleo”; solicitud presentada por Ángel Enri- que Matos Castellares, el 2 de mayo de 2014. En verdad, don angelito no hace honor a su nombre, como aclararemos posteriormente. Bueno, justifica su petitorio argumentando que el SUTEP reconoce la lucha de clases como principio rector de su accionar sindical. ¡Qué tal descubrimiento del tal angelito! Parece que fue ave de paso en la Universidad. Desconoce que el concepto de clase social surge desde tiempos inmemoriales, tal como nos recuerda Theotonio Dos Santos (2006, 7): “El concepto de clase social no fue una crea- ción del marxismo. Desde la antigüedad griega, por ejemplo (y aún se puede encontrar docu- mentos egipcios donde se plantea la existencia de clases en la sociedad). Aristóteles divide la sociedad en esclavos y hombres libres. Además, en la Política se divide a los ciudadanos en po- bres, clase media, y ricos. En este mismo libro, Aristóteles establece relaciones entre formas de gobierno y predominio de ciertas clases socia- les. También entre los patriarcas de la iglesia, según Ossowsky, era bastante nítida la concien- cia de una sociedad esclavista que se presen- taba junto a la idea de la igualdad social. Los actos de los Apóstoles y el Nuevo Testamento están llenos de referencias a las clases sociales, siempre observadas desde el punto de vista de la relación entre pobres y ricos o de las relacio- nes esclavistas”. Al respecto, existen numerosos ejemplos sobre el fantasma que quiere hacer desaparecer el tan terrible angelito. Pero el problema no se centra en tal fantasma. El asunto es que el anarquismo conarista “pide a gritos hacer lo que sea para reprimir, disolver, liquidar al SUTEP” (Breña, 2006); vano deseo que los emparenta con la ultraderecha y el fujimorismo. Lo que los mueve a los anarquistas, ultradere- chistas y fujimoristas es su odio visceral al SU- TEP, ya que es un obstáculo para concretar la privatización de la educación acorde con el rei- no neoliberal en que vivimos. Por ello, como las calumnias, las diatribas y mentiras no han surtido efecto, han abandonado el SUTEP y hoy hacen coro con todos nuestros enemigos para liquidarnos y avasallar al magisterio nacional. No subestimamos al enemigo, sin embargo re- saltamos que tenemos una rica historia de lucha en la escena nacional. Por ello, recordamos lo que escribió Rolando Breña cuando sufrimos la arremetida de los neoliberales y sus socios anarquistas en 2006: “Pretenden destruir al gremio que siempre los defendió, que enfren- tó dictaduras, mientras los mandamases de hoy atisbaban medrosamente desde ventanales de finos vidrios desde sus cómodas residencias…”. De tal manera, la lucha multifacética la hemos asumido desde nuestra fundación. Nadie nos puede acusar de haber pactado con gobierno alguno. Siempre estuvimos al frente de la lucha anti-dictatorial, mientras otros jugaban a las escondidas. Por ello, nuestro recordado maes- tro José Ramos expresó, cuando cumplimos 40 años de lucha junto al pueblo, lo siguiente: “No es casual que el filósofo Luis Felipe Alar- co, cuando fue Ministro de Educación en 1980, dijo que durante los 12 años de la dictadura militar de 1968-1980 fue el SUTEP el que había
  28. 28. DESLINDE CON EL ANARQUISMO PROPATRONAL 30 salvado la dignidad nacional. Le costó el cargo, pero decía la verdad. En estos años se sigue escuchando y leyendo opiniones que tratan de negar a los maestros el derecho de participa- ción en la vida política del país, idea oscuran- tista que tiñe también el proyecto de reforma de la ley magisterial que el gobierno “nacionalista” ha puesto en manos del Congreso de la Repú- blica”. El accionar heroico y sublime del magisterio peruano, organizado en el SUTEP, trascendió en la escena nacional; ya que en los anales de la historia del Perú, a partir de la década del setenta, se le considera como un referente en los diversos fenómenos sociales y culturales. Por ejemplo, en torno a la literatura, el escritor To- más Escajadillo (1992, 96) considera que: “Un punto ilustrativo sería, por ejemplo, el pa- pel del maestro. En los textos de Rivera Martínez y quizás en los de Yauri Montero, se presenta la tradicional figura del maestro: miembro de una familia importante, que apoya el orden es- tablecido y muchas veces no enseña nada a sus alumnos y los aprovecha para actividades ma- nuales que le producen utilidades. Este sería el maestro o la maestra de antiguo cuño. Pero, en la narrativa posterior, la de Pérez Huarancca o Huamán Cabrera, ya aparece la imagen del maestro sutepista. Son otros tiempos. Por eso, el referente de la existencia del SUTEP y la impor- tancia de los maestros en todo el país es ya re- flejado en la realidad de los nuevos escritores”. Empero, no solo hemos desarrollado la lucha sindical, política e ideológica, sino también la lucha pedagógica. Al respecto, traemos a cola- ción lo manifestado por el ilustre maestro Walter Peñaloza Ramella (2000): “En estos momentos existen tres propuestas para afrontar la educa- ción en el Perú: La formulada por los técnicos del Ministerio de Educación; la del Foro Edu- cativo; y la del SUTEP. En mi opinión, la más acertada, con ciertas modificaciones, es la del SUTEP; porque se acerca a las necesidades na- cionales”. Finalmente, señalamos que los fendepillos no se han equivocado en designar a don Ángel En- rique Matos Castellares para el juego sucio de exigir la anulación de inscripción del SUTEP; ya que este sujeto es un especialista en afrontar procesos administrativos, debido a su carácter violento y prepotente. Su última AGRESIÓN lo cometió contra su alumna B.P.E.O. (15) en la IE 7062 “Naciones Unidas” a fines del 2012. Por ello, se le instauró proceso administrativo, de acuerdo a la RD UGEL 01 N° 1306, de fecha 25 de marzo de 2013 y se ordenó interponer la denuncia ante el Ministerio Público por maltrato físico y psicológico a la estudiante, cuyas inicia- les se ha mencionado anteriormente. ¡Qué tal joyita de los fendepillos! ¡QUERRÁN MATARLO Y NO PODRÁN MATARLO! Referencias: 1) DOS SANTOS, Theotonio. (2006). Concepto de clases sociales. Venezuela: Fundación Editorial el pe- rro y la rana. Pág. 7. 2) BREÑA, Rolando. (2006). Muerte al SUTEP. Lima: Diario Correo (28/12/2006). 3) RAMOS BOSMEDIANO, José. (2012). A los 40 años del SUTEP los maestros peruanos siguen luchan- do. Lima: Vanguardia Magisterial. 4) ESCAJADILLO, Tomás G. (1992). El indigenismo en la literatura. En: Hombres de letras. Historia y crítica literaria en el Perú. Lima: Ediciones Memori Angosta. Pág. 96. 5) PEÑALOZA, Walter. (2000). Siglo XX: Balance de nuestra educación. Ponencia en Encinas 2000. Lima, Editora Magisterial. Pág. 200.
  29. 29. MENSAJE POR EL DÍA DEL MAESTRO Alfredo Velásquez Acosta Sec. General SUTE Región Lima Dignos maestros de Lima: Hoy 6 de julio nos convoca a tratar dos hechos de vital importancia en la historia del magisterio peruano.Primero,celebramoselDíadelMaestro, ocasión que permite reflexionar sobre el rol social del docente en la formación integral de los estudiantes y el desarrollo de la comunidad y el país; porque no vivimos en una isla, sino somos parte del pueblo. El segundo aspecto a tratar, se deduce del rol social del docente, ya que los maestros de la década del 70, tuvieron la lucidez de forjar un solo sindicato del magisterio peruano, un 6 de julio de 1972, superando etapas nefastas de división y enfrentamiento entre maestros. Horacio y los fundadores del SUTEP nos legaron una herramienta eficaz para luchar, junto al pueblo, por mejores condiciones de vida y de trabajo para todos, sin exclusión alguna. Durante los 42 años de vida institucional hemos logrado importantes conquistas, pero también tuvimos grandes dificultades, sin embargo, de todas ellas, siempre hemos sabido salir airosos, con el apoyo solidario de nuestros estudiantes, nuestros padres de familia y nuestro valeroso pueblo que siempre está presente. Hemos resistido diversos intentos de dividirnos y liquidarnos; a los adoradores del mercado neoliberal no les conviene un sindicato como el SUTEP, ya que es un gran obstáculo para la privatización de la educación, cuyo último intento fracasó con la municipalización. Hasta ahora hemos resistido y derrotado todo intento de mercantilizar el derecho humano de la educación, porque para nosotros la vida y formación integral de calidad de nuestros niños y jóvenes está primero. Por ello, los neoliberales al no poder derrotar directamente, han cambiado de táctica y mediante el vil metal han comprado conciencias para destruir a nuestra histórica y combativa organización sindical. Estamos seguros que, con la convicción y firmeza que caracteriza al maestro sutepista de Lima, estaremosencondicionesdeseguirmanteniendo la UNIDAD e INSTITUCIONALIDAD de nuestro gremio, muy a pesar de nuestras discrepancias y contradicciones; somos seres pensantes que condenamos a aquellos que han vendido sus conciencias al neoliberalismo. Por lo tanto, el reto actual se centra en reactivar democráticamente y manteniendo estrictamente el carácter de frente único, las bases de plantel y de los sectores, reafirmarnos en la lucha consecuente y responsable por reconquistar nuestros derechos, exigir mejores condiciones de vida y trabajo; así como debatir las propuestas curriculares y metodológicas del gobierno actual, a fin de tomar decisiones al respecto. Lamentablemente existen mentes obtusas que ni siquiera han leído el índice de dichas propuestas y las rechazan por indicación de algún “iluminado”; demostrando que es simplemente un empírico en la docencia y no un maestro que asume un rol científico. Estimados colegas, hay que persistir y continuar en la tarea de reempadronamiento y carnetización para dar solidez y seriedad a las diversas instancias del gremio. Asimismo, continuar con nuestra cualificación profesional, formación continua y buen desempeño docente en bien de nuestra comunidad educativa, sobre todo, de los niños del Perú y las poblaciones excluidas por el reinado neoliberal. Finalmente, a nombre del Comité Ejecutivo Re- gional del SUTE - Lima Metropolitana, expreso mi saludo respetuoso a las maestras y maestros de Lima y de todo el Perú, en este nuevo año de celebración del Día del Maestro. ¡FELIZ DÍA MAESTROS! ¡EL SUTEP LUCHANDO, TAMBIÉN ESTÁ EDUCANDO!

×